¿Dónde están las ingenieras?

Exposición del proyecto

Actualmente, la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) cuenta con seis grados de Ingeniería: informática, agrícola, arquitectura, civil, química e industrial. Durante el curso 2019/20, un total de 12.719 alumnas se matricularon en la universidad de la región, frente a 9.779 chicos. Solo un 24% de estas chicas cursó las carreras conocidas como ingenierías o tecnológicas.

“Si no están en las aulas no estarán en los puestos en los que se toman decisiones”, explica Gloria Rodríguez, primera mujer catedrática de la Escuela Superior de Ingeniería Industrial de Ciudad Real y directora del proyecto ‘La ingeniería a través de mujeres ingeniosas’, creado para cambiar unos datos que reflejan la realidad actual: la ausencia de mujeres en los estudios de Ingeniería y, en consecuencia, en los puestos de trabajo de estas profesiones.

Nos encontramos ante una brecha de género que preocupa al sector ya que, según Rodríguez, “durante los últimos 20 años el número de chicas matriculadas en estas carreras ha ido disminuyendo”. “No habrá ingenieras que puedan participar en la toma de decisiones como, por ejemplo, las referentes a la actual pandemia, a la informática o al tratamiento de la inteligencia digital. Ellas no tendrán voz en las medidas para la recuperación económica”, alerta Rodríguez. “Es importante que estas cuestiones no solo las decidan los hombres. Las mujeres plantean puntos de vista distintos a los que se han planteado en la Historia”. 

Con el objetivo de reducir una desigualdad de género que se intensifica, la UCLM volverá a organizar durante el próximo curso las exposiciones, talleres y actividades del proyecto ‘La ingeniería a través de mujeres ingeniosas’. “Está dirigido al público en general pero sobre todo al alumnado de educación primaria y bachillerato”, comenta la catedrática. El programa de la iniciativa busca “aumentar las vocaciones de niñas y adolescentes hacia carreras de ingeniería” rompiendo con los estereotipos de género, realidad que Rodríguez identifica como la raíz de esta brecha. 

“Desde que son muy pequeñas”, con apenas 6 años, “las niñas ya piensan que se les da peor que a los chicos todo lo relacionado con las matemáticas y la tecnología”. Esta triste realidad no es casualidad, ni culpa de las niñas, pues se debe a la gran cantidad de mensajes educativos, sociales, mediáticos y publicitarios que “inciden en esa idea”. 

Durante el próximo curso, la UCLM contará con un presupuesto extra de 20.000 euros para la difusión del proyecto gracias a la subvención otorgada por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT). Se trata de la segunda ayuda que la iniciativa recibe por parte de este organismo lo que refleja la gravedad de una brecha de género que no solo afecta a Castilla-La Mancha. “En España sólo un 26% de los matriculados en las escuelas de ingeniería son mujeres. Es una tendencia mundial”. 

Ingenieras en nuestra vida cotidiana

Normalizar la existencia de ingenieras y tecnólogas es lo que se espera con las actividades de este proyecto. Y es que visibilizar es sinónimo de “mostrarles a las niñas que existen y crear referentes”. Margarita Salas o Marie Curie son casi los únicos nombres de mujeres que resuenan en la ciencia mientras que la lista se reduce a cero si pensamos en ingenieras.

Según Rodríguez, no hay referentes porque “hay muy pocos nombres de mujeres en los libros de texto. A las mujeres se les ha negado durante mucho tiempo el acceso a la cultura y a la educación pero también el reconocimiento”. 

A diferencia de la pasada edición, ‘La ingeniería a través de mujeres ingeniosas’ “visibiliza a gente común, que no haya destacado por un gran invento. No salen en las noticias pero son mujeres que trabajan en desarrollos tecnológicos muy interesantes”, añade Rodríguez quien puntualiza que el reto de este proyecto es que tantos niños como niñas vean que las ingenieras son “mujeres normales”. “Tu vecina puede ser una astronauta o estar trabajando en el desarrollo de satélites”. 

Un concurso de cómics, cortos o un trivial online, serán algunas de las actividades que se desarrollen durante el próximo curso en colegios e institutos de la región. Sin embargo, el evento estrella será la celebración de la ‘Semana de la ingeniería’. “Durante el curso el alumnado preparará algún invento o trabajo para exponerlo durante esta semana en la que también organizaremos encuentros con ingenieras y con otros compañeros del sector”.

El año escolar también incluirá excursiones a empresas del sector en la región. “Serán grupos reducidos, mixtos, que pasarán una jornada con ingenieras en su ámbito de trabajo. Ya contamos con la colaboración de empresas como Vestas, Iberdrola, Indra, Simagas, Itxa, Airnova o el aeropuerto de Ciudad Real”. Para el alumnado de bachillerato está prevista una merienda “entre alumnas, estudiantes de Ingeniería e ingenieras que ya estén trabajando”. 

Según Rodríguez, uno de los principales retos que quieren afrontar este año es ir más allá del alumnado. “El proyecto es muy amplio. Participan 38 personas de distintas escuelas como la de Ingeniería, Informática o Educación. Queremos fomentar la formación de formadores”. 

Y es que en muchas ocasiones, es el propio profesorado quien transmite los estereotipos de género. “La educación primaria está formada mayoritariamente por profesorado de Humanidades. Suelen ser bastante reticentes a la hora de hacer cosas relacionadas con ciencias. Como grupo, en general”. 

¿Y el punto de vista de las mujeres?

“Las normas con las que funcionamos son establecidas por hombres y por eso tenemos el problema de la conciliación que no debería ser un asunto de las mujeres, es algo que deberíamos tener resuelto como sociedad”, analiza Rodriguez. La catedrática no duda en concretar que se trata de un problema que continuará si la tendencia actual no cambia. “Cuando te fijas en quien gestiona lo único que vemos son hombres. Eso al final influye mucho”. 

Rodríguez aboga por “una reflexión feminista” que pasa por abordar la herramienta de las cuotas. Gracias a esta medida las mujeres han conseguido visibilidad en ámbitos como la política. “En la televisión vemos mujeres gracias a la política, si las quitamos a ellas veríamos mayoritariamente hombres. Gracias a las cuotas la Presidenta del Congreso es una mujer y hay un equilibrio entre el número de ministros y ministras.”

“Vemos los hospitales llenos de mujeres, pero los gestores de la sanidad son hombres: quien dirige, quien toma las decisiones, quién lo gestiona”, añade la catedrática. “Las cuotas son unas ayudas que no deberían ser para siempre pero ahora las necesitamos. Sin ellas no ayudas en nada a los niños y a las niñas”. 

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats