La portada de mañana
Acceder
Los gobiernos europeos imponen la vacunación para intentar frenar la COVID
La derecha monta otra teoría de la conspiración contra el Gobierno
Opinión - Difusores de bulos, acreditados como prensa, por Rosa María Artal
Sobre este blog

Palabras Clave es el espacio de opinión, análisis y reflexión de eldiario.es Castilla-La Mancha, un punto de encuentro y participación colectiva.

Las opiniones vertidas en este espacio son responsabilidad de sus autores.

Disparar al sol: comunicando una nueva realidad climática

Fotograma de la película 'Amanece, que no es poco'

0

"Pues arreglar esto va a llevar su tiempo, porque esto tiene pinta de ser una avería gorda, gorda. A mí me acojona", dice Teodoro (Antonio Resines). Mientras, el Cabo Gutiérrez (José Sazatornil) vacía disparando el cargador de su arma a un sol naciente que ha salido por el oeste y Jimmy (Luis Ciges) propone a su hijo marcharse a Francia porque "¿Cómo van a consentir los franceses que ocurra una cosa así, hombre? Ellos son mucho más cuidadosos con sus cosas". El resto mira.

Valga esta escena final de la genial 'Amanece que no es poco' (José Luis Cuerda, 1989) como ejemplo de las distintas estrategias de comunicación frente al cambio climático. Frente a esta situación extrema se lanzan fuegos artificiales (disparos al sol), se esconde la cabeza (marcharse a Francia) o, simplemente, admiramos el espectáculo como si fuera una recreación artificial. Ni la nieve es de plástico, ni los volcanes se pueden tapar con corcho. Cada vez encontramos más voces que, desde los datos y no desde Twitter, avisan que el tiempo de solucionarlo ya ha pasado. Hemos cruzado ya algunas líneas rojas y es el momento de empezar a asumir con toda su crudeza esta nueva realidad climática. 

Atrapados en el dilema perverso entre catastrofismo o buenismo, todos los agentes participantes admiten, al menos, que la posición de quedarse a admirar el amanecer no es sostenible ante una ciudadanía que comienza a murmurar, que "esto tiene pinta de ser una avería gorda, gorda". Lamentablemente, el sistema global político y económico global no parece ser capaz de asumir ninguna decisión al respecto más allá de "disparar al sol", planteando medidas a tan largo plazo y tan poco ambiciosas que parecen más intentar calmar las conciencias que solucionar el problema. 

Muchas expertas y expertos consideran contraproducente una estrategia de comunicación basada en plantear escenarios inevitables, porque desincentivaría cualquier tipo de iniciativa para revertir la situación. Reciclar una bolsa de plástico, argumentan, no es mucho, pero al menos contribuye a concienciar sobre el problema y sobre todo, opino, ayuda a calmar las conciencias, haciendo creer que esos pequeños gestos son suficientes. Mirar el dedo y no la luna. En este caso el sol. 

Se sigue tratando de ocultar que el problema no es que el sol haya amanecido por el Oeste, sino que hemos obligado a la tierra a girar al revés debido a una enfebrecida carrera en la que el ser humano ha sido capaz de derrochar recursos naturales atesorados durante millones de años. Recursos que ya no volverán.  

Hace un tiempo, apareció en diversos medios de comunicación, que la ONU había diseñado en 2008 un plan para comunicar el fin del mundo cuando especialistas observaron un asteroide se dirigía directo a la Tierra, con impacto probable en Sudán. Tras este incidente la ONU creó la Red Internacional de Alerta de Asteroides (IAWN), encargada de comunicar de manera sencilla los peligros. De esta manera, establecieron una escala de alertas denominada "escala Bloomfield" que van desde el 1 al 6, en la que el nivel 6 es de color negro y hablarían de una "destrucción total". 

En el último informe de hace apenas dos meses del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) admite efectos irreversibles del cambio climático en el planeta y que nos quedan apenas cinco años para cambiar por completo el modelo productivo y económico que evite que el calentamiento global superar el límite de 1,5 grados. Algo parecido a anunciar un 6 en esta escala de Bloomfield. Destrucción total. La solución planteada es que sigamos separando la basura y, si la cosa se pone un poco peor, pues que marchemos a Francia porque, "¿cómo van a consentir los franceses que ocurra una cosa así? Ellos son mucho más cuidadosos con sus cosas". El resto mira.

Sobre este blog

Palabras Clave es el espacio de opinión, análisis y reflexión de eldiario.es Castilla-La Mancha, un punto de encuentro y participación colectiva.

Las opiniones vertidas en este espacio son responsabilidad de sus autores.

    Autores

Etiquetas
Publicado el
17 de octubre de 2021 - 19:32 h

Descubre nuestras apps

stats