Sandro Rosell insinúa que Jaume Roures está detrás de una “conspiración” contra él

Rosell, en un momento de la entrevista

El empresario y expresidente del F.C. Barcelona Sandro Rosell ha apuntado a una “conspiración” para explicar su absolución tras 22 meses en prisión preventiva, y ha insinuado que detrás de la misma estaría el director general de Mediapro, Jaume Roures. Además, ha considerado que el proceso soberanista y la catalanofobia influyeron en el inicio de su investigación.

La querella de Sandro Rosell contra la jueza Lamela: "Ocultó deliberadamente 1.200 folios muy relevantes para la causa"

La querella de Sandro Rosell contra la jueza Lamela: "Ocultó deliberadamente 1.200 folios muy relevantes para la causa"

En su primera entrevista televisiva concedida a 'Lo de Évole' (La Sexta) tras ser exculpado, Rosell ha rechazado que su detención y sus 643 días en prisión provisional –el periodo más largo de prisión preventiva para un imputado por delitos económicos en la historia judicial española– sean producto de un “error judicial”. “No tengo duda de que ha habido una conspiración y quiero saber quién hay detrás de mi caso”, ha afirmado Rosell.

A la hora de buscar a los responsables de la conspiración, Rosell ha señalado a Roures, ya que, según el expresidente del Barça, el exdueño de Mediapro alardeó en una entrevista en TV3 de saber que pasaría “mucho tiempo” en prisión tras su primer mes entre rejas. “Esto me hace malpensar”, ha expresado Rosell.

En la comisión rogatoria que dio pie a su encarcelamiento se pedía, según el expresidente del Barça, un registro en la sede Mediapro por los sobornos admitidos por una filial en EE. UU. de la productora de Roures. Sin embargo, el registro no se llegó a producir. “Todo esto me extraña y un día quiero saber qué pasó. Dios dirá, hoy no puedo decir ni 'sí' ni 'no', pero él siempre estaba cerquita en pasajes alrededor de mi caso”, ha indicado Rosell sobre Roures.

Menos claro ha sido Rosell al ser preguntado por si el fichaje de Neymar por el Barça le generó “enemigos”, entre ellos Florentino Pérez, que maniobraran para iniciar la investigación. “Enemigos es una palabra muy fuerte, pero sí se creó una rivalidad extra a la que ya existía”, ha expresado el expresidente del Barça. A diferencia de Roures, Rosell no ha situado expresamente a Florentino Pérez en la “conspiración”.

Además de las personas concretas que supuestamente conspiraron contra él, Rosell ha apuntado a la catalanofobia y al hecho de que durante su presidencia el Barça autorizara a la Vía Catalana de la Diada de 2013 pasar por el Camp Nou como catalizadores de su causa judicial: “Hoy parece que por el hecho de ser catalán automáticamente pasas a ser un delincuente”.

“Antes por ser catalán te respetaban en España y te veían trabajador y ahora es el 'a por ellos'. Me parece muy bestia todo esto y hay que revisarlo”, ha continuado Rosell, que ha concluido que ser catalán “no ayudó” en su investigación judicial. Respecto a su posición en el debate soberanista, Rosell ha explicado que en un referéndum votaría 'sí', pero que si finalmente los partidarios de la secesión se impusieran en la votación él se marcharía de Catalunya.

Rosell también ha sostenido que en la sociedad actual “tener dinero está muy mal visto y se ve como si tuvieras que estar cerquita de la delincuencia”. “Se eligen gobiernos y hay competencia para ver quién es mas pobre. Si alguien tras treinta años de trabajar tiene 1.000 euros en la cuenta yo no le voto para gestionar el país”, ha aseverado, para a renglón seguido apostillar: “Hemos llegado a la guerra de ver quién es el mas 'tirao' y pensar que el más pobre será el mejor dirigente”.

La Audiencia Nacional, en la sentencia por la que absolvió a Rosell, sí consideró pertinente la apertura de una investigación habida cuenta del movimiento del dinero por distintos paraísos fiscales –y declarado a la Hacienda española– que el expresidente del Barça cobró por conseguir un contrato de derechos televisivos de la selección brasileña de futbol para una televisión árabe.

Rosell, que se ha querellado contra la instructora de su caso, la jueza Carmen Lamela, ha negado la mayor y ha recordado que la investigación se inició once años después de que se produjeran los contratos y cuando todo el dinero ya estaba declarado a la Agencia Tributaria. “¿Es normal once años después, transferencias entre particulares y sin denuncias? ¡Que baje Dios y lo vea! Puse el dinero en Andorra por motivos fiscales pero luego pagué, cuando me presenté al Barça lo declaro todo, y todo lo que sea legal es normal”, ha argumentado.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats