eldiario.es

9

“Apostaría por una rectora para esta Universidad”

Igualdad y solidaridad son los pilares de la gestión del nuevo delegado de alumnos del campus de Cuenca

Sobre la financiación de la UCLM, avisa: "No puede volver a volar sobre nosotros la sombra de las tijeras"

Fernando Garrote / Saúl García

Fernando Garrote Saúl García

Fernando Garrote es desde el pasado mes de noviembre el nuevo delegado de alumnos del campus de Cuenca. Natural de Cuenca, tiene 22 años y estudia el grado de Derecho. Es un gran amante de la lectura, especialmente de la novela realista o de ficción política o jurídica, y de autores como Gabriel García Márquez o John Grisham. Además, es un maestro de la oratoria, un arte donde ha obtenido varios premios en el ámbito universitario. Su leitmotiv: para que aquello que no funciona cambie, no sirve sólo quejarse, hay que tomar iniciativa. Y eso es lo que pretende hacer en el año de mandato que tiene por delante.

¿Por qué decides presentarte a las elecciones? ¿Cuáles han sido los puntos fuertes de tu candidatura?

Atreverse a capitanear el equipo que dirige la delegación de estudiantes del campus fue una decisión aceptada tras el ‘empujón’ de varias compañeras y compañeros que confiaron en mi poniendo como aval la gestión que lideré en la delegación de Ciencias Sociales. Representantes como la subdelegada de estudiantes de la UCLM, Laura Vergara, o la actual delegada de la Facultad de Ciencias Sociales, María Esperanza Calleja, quienes forman parte de mi Ejecutiva junto con Erick Cunalata, Rafael Zamora o Libertad Martínez. En noviembre de 2017 era la hora de una alternativa, de una regeneración en la organización que dejara atrás los personalismos y se centrara en los problemas de los estudiantes, construyendo una delegación fuerte y renovada, con mucha batalla por delante. Nuestra candidatura se centra en tres ejes fundamentales. Trabajar por y para los estudiantes es el primero de ellos, vital y lógico. También es trascendental edificar el futuro de la Delegación. ¿Cómo? A través de la motivación y progresando en la comunicación y coordinación entre las Delegaciones de Facultad, que constituye nuestro segundo punto fuerte. Apostamos por la cohesión del estudiantado, incentivando el compañerismo y transmitiendo los valores de la Universidad a través de actividades de ocio, culturales y solidarias, como la promoción de eventos contra la violencia de género que surgieron a iniciativa de varios colectivos de estudiantes y jóvenes, o campañas solidarias como la de recogida de juguetes que hicimos en diciembre o la de tapones solidarios próximamente.

Una de tus propuestas más interesantes es abrir las bibliotecas universitarias. ¿Existen carencias?

Los estudiantes de Cuenca no tenemos alternativa los fines de semana para preparar todas nuestras tareas; nuestro oficio es a tiempo completo, todos los días. Quedarnos en casa no es una opción, del mismo modo que nunca se nos ocurriría pensar en que el cirujano opere en el salón de su hogar. Los horarios de la biblioteca universitaria no se adaptan a las necesidades del estudiantado. El 7 de enero, el día antes de la convocatoria oficial de exámenes ordinarios, estaban todas cerradas. Los universitarios, preuniversitarios y opositores, carecemos de un lugar donde ejercer nuestra labor. Por ello hemos pedido formalmente a la vicerrectora de Estudiantes que se abra la biblioteca universitaria los fines de semana, que el horario de la misma se adapte a la demanda real y que se habilite un aula estudio 24 horas abierta toda la semana, como cualquier universidad española y europea. Se ha efectuado alguna reunión ya sobre el tema, pero el avance es lento. El siguiente paso será concertar una entrevista con el alcalde y los concejales competentes, también con el delegado de la Junta, quienes en los próximos días recibirán una carta para abordar este asunto, pues hay más alternativas y bibliotecas aparte de la universitaria.

¿Qué otras novedades recoge tu programa? ¿Qué retos te marcas para 2018?

El principal reto es acabar nuestro mandato con todo nuestro programa ejecutado. Uno de los objetivos primordiales es conseguir una partida presupuestaria para la delegación de estudiantes del campus de Cuenca, que reasignaremos entre las Delegaciones de Centro. Es un proyecto relevante, si nuestras Delegaciones de Facultad tienen autonomía financiera podrán realizar actividades enfocadas en sus propios compañeros y compañeras y resolverán mejor sus inquietudes y peticiones. El Consejo de Representantes de Estudiantes de la UCLM, que coordina a los representantes estudiantiles a nivel de toda la Universidad, ha trabajado para asumirlo y será una realidad en breve, no puedo estar más que agradecido de su labor.

La novedad más inminente es un servicio de información vía Whatsapp, para que cualquier estudiante o incluso ciudadano pueda conocer de primera mano que hacemos, por lo que la información será más fiable y fluirá a más gente. La práctica anterior era crear un grupo donde estaban todos los representantes estudiantiles de las Facultades y del Campus, hablamos de más de 100 personas, no resultaba nada práctico para el cometido inicial que es informar.

Queremos recuperar la Semana Cultural, unos días donde a través de diferentes planes podamos conocer a otras personas con intereses similares, la idea es celebrarlo en abril. También estamos ya trabajando en las Jornadas de Formación para representantes estudiantiles, proyectadas para antes de Semana Santa y que tras el periodo de exámenes anunciaremos.

Tú eres estudiante de Derecho. ¿Qué radiografía harías del Campus de Cuenca?

En nuestro caso, el principal parámetro para medir la situación del campus es ver cómo están los del resto de España. Los representantes estudiantiles tenemos encuentros a nivel nacional donde hablamos de los problemas y soluciones de nuestros grados o de nuestra Universidad. Tengo que decir que el campus de Cuenca y la UCLM no tienen, normalmente, las contrariedades que el resto de universidades sí suelen tener, bien porque los hayamos superado o bien por nuestras propias características.

El campus de Cuenca se caracteriza por el trato sencillo y cercano: docentes, personal de administración y servicio, personal de la cafetería y hasta los de la oficina del Santander nos conocen. Esto te da un servicio personalizado muy enriquecedor. En otras universidades eres un número más, el supuesto pedigrí que tienen algunos centros universitarios no se puede comparar con la calidad en la formación y materiales a nuestro alcance, sin duda, aquí son mejor. La competencia para acceder a becas como las de colaboración o Erasmus es mucho menor, por lo que tenemos más oportunidades de conseguirlas.

La radiografía no se puede centrar sólo en una zona, sino que se debe de hacer con el conjunto de nuestro municipio. Cuenca no es una ciudad universitaria, sino con universidad. Si apostamos por ser lo primero podemos revertir el declive de Cuenca, que la gente deje de marcharse y acabar con la despoblación.

¿Por qué crees que hay muchos jóvenes que aún prefieren ir a estudiar a Madrid o a otras capitales más grandes? ¿Cómo se podría frenar esta tendencia?

Si la población joven se marcha a ciudades grandes no es por el campus de Cuenca o la UCLM, sino por dos factores principalmente: no nos queremos y por la situación decadente en la que ha entrado Cuenca. Quien tiene la oportunidad se aleja de Cuenca por la falta o deficiencia de muchos servicios: el transporte público, la ausencia de oportunidades de empleo, la carencia de un tejido empresarial activo y consolidado que nos dé oportunidades, ahora no hay ni siquiera para realizar prácticas. Revertir esta situación depende de todos y, sobre todo, de los jóvenes que como nosotros tomamos la iniciativa. Mi apuesta personal para transformar la situación pasa por generar más sinergias con la Universidad y plantear un modelo de ciudad que ponga solución a estas adversidades, para que Cuenca recupere el esplendor y la vitalidad que siempre le ha caracterizado.

El 2017 no ha sido un año fácil para la UCLM por el problema de la financiación. ¿Cómo se encuentra este tema?

Para este 2018 la UCLM ya ha aprobado su presupuesto, que en términos globales es ligeramente inferior a los del año pasado. Ahora la UCLM le toca hacer los deberes a los que se ha comprometido: el Contrato-Programa y el Plan Estratégico. Estos documentos dirán en qué se va a invertir el dinero de nuestras matrículas e impuestos y cuál es el futuro de la UCLM. Un futuro que, a mi criterio, pasa por la especialización de los campus, acabando con duplicidades y apostando por becas de movilidad internas, para que el estudiante que vive en Toledo o Albacete que quiera estudiar Relaciones Laborales o Periodismo, respectivamente, pueda venirse a Cuenca dado que allí no hay.

Muchos dependen de las becas de colaboración o ayudas extraordinarias para situaciones especiales y que aún no se han resuelto definitivamente porque la cuestión de la financiación ha ocupado mucho las agendas, pero que estimamos inminente. La cuestión de la financiación ha generado un gran revuelo alimentado por quienes querían sacar provecho de ello y los sucesivos bulos. La solución definitiva al asunto económico pasa por que la UCLM y la JCCM establezcan líneas de diálogo permanentes, una mayor información sobre las gestiones y que se dote de una financiación digna a la Universidad. No puede volver a volar sobre nosotros la sombra de las tijeras.

A este respecto, ¿qué partidas consideras primordiales para nuestro Campus?

Las que sean imprescindibles para el correcto funcionamiento de nuestro campus, así como las que atañen a actividades culturales, deportivas y de extensión universitaria, que se dirigen desde aquí. También nos debemos de centrar en la partida para mejora de las infraestructuras, pues la revolución digital nos ha hecho dependientes de un enchufe y precisamente de éstos faltan en nuestras aulas; también para contribuir con el medio ambiente. La partida de bibliotecas es primordial, a mayor presupuesto, más recursos para horarios y materiales. Aunque la Delegación de estudiantes no tiene mano en la gestión de las partidas y su cuantía.

¿Cuenta nuestra ciudad con estudiantes activos, dispuestos a luchar por lo que es justo o se han contagiado del ‘pasotismo’ que a veces parece que impera en Cuenca?

A lo que algunos le llaman pasotismo, yo le denomino la “cultura del ea”. Lo bueno de esta expresión es que es multiusos y se puede emplear en diversas circunstancias, no sólo para resignarse. Los estudiantes activos existen, por supuesto. He cifrado antes en más de 100 representantes estudiantiles en este campus, elegidos democráticamente por sus clases, un claro ejemplo de ello. Todo depende de la responsabilidad, tiempo y ganas de cada cual. Cada vez la gente joven tenemos más oportunidades de actuar, de ‘empoderarnos’ y ser capaces de hacer cosas muy grandes, la Delegación de estudiantes del Campus es vivo ejemplo de ello.

¿Cómo sería para ti el rector perfecto? ¿Y el estudiante perfecto?

¿Y por qué rector? Apostaría por una rectora. Para mí, la rectora perfecta debe ser una persona cercana, empática, que atienda a los estudiantes y cubra sus necesidades. Es hora de que la mujer asuma puestos de dirección en la sociedad y la Universidad debe ser ejemplo de ello: decanas, vicedecanas, rectoras, vicerrectoras, delegadas de Facultad o de campus. Para ser rectora hay que ser catedrática previamente, y ahora mismo no llegan ni al 20 % en la universidad española; equilibremos la balanza apostando por la igualdad, promoviendo más catedráticas y más rectoras. La igualdad es uno de los valores que inspiran mi gobierno, cuando dirigía la Delegación de Ciencias Sociales la ejecutiva era paritaria, y ahora que dirijo la Delegación del Campus también.

En cuanto al estudiante perfecto no es el de matrícula de honor, sino el que más se esfuerza para seguir aprendiendo y logrando éxitos en su vida. Si tiene una matrícula de honor como fruto de su esfuerzo, mejor que mejor. Pero un estudiante tiene muchos factores a los que hacer frente, cada uno tiene sus responsabilidades y sus condiciones, y hay que estarse a éstas.

¿Cómo te gustaría que fuese el campus conquense al que vayan en un futuro, por ejemplo, tus hijos?

Sin ir más lejos, al que me gustaría que fuera mi hermano de aquí a unos años. Sencillo, un campus con grados y postgrados únicos que no se impartan en el resto de la UCLM y que nos permita acoger más estudiantes, es decir, apuesto por la especialización y eliminación de duplicidades. Incorporar el grado en Turismo sería clave. También algún grado relacionado con el campo o con las energías renovables. Son los tres sectores estratégicos económicos de Cuenca a mi forma de entender.

También espero que sea un campus con un aula 24 horas abierta o que la biblioteca universitaria tenga un horario de apertura los fines de semana. Quiero una UCLM con exención de tasas, es decir, con matrícula gratuita, donde las becas no sean premios de excelencia, que de estos ya hay, sino que vengan a suplir las carencias económicas de los estudiantes que menos tienen, que es su finalidad principal. Serían buenos puntos para garantizar una educación pública, gratuita, y de calidad.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha