eldiario.es

Menú

Cultura

Juan Tallón novela la corrupción porque la ficción puede "decir la verdad"

- PUBLICIDAD -
Juan Tallón novela la corrupción porque la ficción puede "decir la verdad"

Juan Tallón novela la corrupción porque la ficción puede "decir la verdad"

Políticos, banqueros y periodistas protagonizan la nueva novela de Juan Tallón, una historia de gente "sedienta de poder" con la que no ha querido retratar la realidad, aunque reconoce que a veces "la ficción tiene la capacidad de decirnos la verdad sobre nuestras vidas".

"Salvaje oeste", editada por Espasa, es una novela sobre la irrupción, el esplendor y la decadencia de una generación de políticos y empresarios que se apropiaron de un país y de cómo la prensa reaccionó ante el despliegue de semejante poder.

Una historia que se concentra en un espacio temporal de 13 o 14 años en la que Tallón (Ourense, 1975) ha huido de un enfoque periodístico o de una crónica de hechos, "aunque el lector crea asistir a la recreación de un tiempo que nos concierne", explica en una entrevista con Efe.

"Una novela menos escrita y más transcrita habría carecido de valor literario", sostiene Tallón, que concibió la historia como la narración de la llegada "de una generación de políticos sedientos de poder, que creen que el poder les pertenece y que por razones injustas se les ha negado. Por eso, cuando es suyo, lo ejercen con todo su esplendor".

Unos personajes que no se conformarán con el poder político sino que lo vincularán con el poder económico y lo extenderán al periodístico, explica Tallón, que señala que, mientras que otros países han desarrollado modelos para favorecer la división de poderes, "aquí ha sido para una unión de poderes".

Una novela coral con "personajes tipo" que encarnan los diferentes poderes de esa élite y otros que son observadores del abuso de poder o víctimas del mismo, explica el escritor, que divide la historia en tres partes: "Toma de control", "Control total" y "Pérdida de control".

A pesar de la decadencia de ese poder, reconoce que es muy difícil combatirlo, porque, cuando se deteriora, es sustituido por otro nuevo: "Es el salvaje Oeste".

Tallón trabaja sobre una época para "descubrir cómo son las élites en el ámbito privado, para levantar el techo de intimidad y poder ver cómo funciona por dentro: y el único modo que tienes es inventándolo", indica el novelista, que introduce en sus personajes un punto de humor, pero nunca en clave de farsa o sátira.

El autor señala cómo ha tenido que trabajar mucho la contención para que su relato no se confundiera con la realidad: "La novela es un proceso de huida, porque, cuando empiezas a ver similitudes con la realidad, estas se vuelven peligrosas y convierten la ficción en algo vulgar", explica.

"Pero es inevitable -dice- que en un mundo tan conocido busques personas que puedan estar detrás de los personajes. Las hipótesis que puede ir haciendo el lector a veces serán respaldadas por el relato, pero otras quedarán destruidas".

Preguntado por la posibilidad de que algún político, banquero o periodista pueda verse reconocido en su relato, señala que, aunque alguien pueda sentirse vinculado a algún personaje, cree que nadie tendrá tan "mínimo sentido del ridículo para sentirse aludido".

"Reclamar un personaje de ficción requiere un gran egocentrismo, aunque ninguna ficción está libre de que aparezca un excéntrico reclamando un personaje", señala.

No obstante, se desvincula de cualquier afán moralizante: "Lo que he querido es construir una novela sobre una época que he vivido de cerca sin otra ambición más allá de la literaria", recalca.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha