eldiario.es

9
Menú

Cultura

La SGAE contra Wert y Montoro: el ogro ya no son las descargas sino el IVA

La entidad de gestión de derechos cambia su estrategia: “El batacazo del cine llega con el IVA, no hay nueva piratería”, afirman tras la presentación del Anuario con los datos de 2013

La SGAE también ha criticado recientemente al Gobierno porque, según ellos, han perdido cien millones de euros en recaudación tras el fin del canon digital

Cultura también utiliza sus tácticas e incluye en sus bases estadísticas de la cuota de pantalla de cine español la película Fast and Furious 6

- PUBLICIDAD -
El Gobierno simplifica los trámites para acceder a las ayudas al cine

La SGAE tampoco cree que la Fiesta del cine supusiera un impacto en 2013

Si en los últimos años, el monstruo para la industria del cine y la entidad de gestión de derechos, SGAE, había sido la piratería, ahora hay un nuevo ogro en escena: el Gobierno y el IVA que tasa a los servicios culturales con el 21%. José Ignacio Wert, titular de Cultura, y Cristóbal Montoro, de Hacienda, son la novedosa pesadilla. Es la vuelta a la tortilla a sus argumentos anteriores que parece que no dan más de sí. Y además se produce en un momento en el que la entidad también critica al Ejecutivo por haber perdido, según ellos,  cien millones de euros en los últimos dos años por el fin del canon digital. La guerra está servida y las armas son las cifras.

Así se desprende de las conclusiones del último  Anuario SGAE presentado por esta gestora y que señala que el cine español alcanzó una cuota de pantalla del 13,9% en 2013, cinco puntos menos que en 2012 –un 19,5%-. Según explica a eldiario.es Rubén Gutiérrez, director de I+D de la Fundación SGAE, “la asistencia al cine empieza a disminuir en 2007, pero el batacazo llega en 2013, que coincide con el IVA de las entradas al 21%. Porque parece que el resto de los factores se ha mantenido constante: no hay nueva piratería, no han fallecido todas las personas mayores y solo han quedado adolecentes adictos a Internet”.

Por tanto, la red y los cambios en el hábito de consumo de los productos culturales, que desde hace siete años habían sido la gran bestia negra – en 2009 entregaron al Ministerio de Cultura una lista con 200 webs piratas, y en 2010 su entonces presidente  Teddy Bautista llegó a clamar por el control absoluto de Internet- , se han convertido, de alguna manera, en un asunto algo menor. Lo que parece preocupar ahora en la SGAE es que el tipo impositivo sea “hasta cierto punto” el responsable de que el año pasado se perdiera el 17,8% de los espectadores y el 18,5% de la recaudación en el sector del cine (tanto español como extranjero).

La Fiesta del cine “no tuvo impacto”

Esto indica que la estrategia se ha escorado algunos grados. De hecho, desde la SGAE se ha insistido en que ni siquiera la Fiesta del Cine u otras actividades como el Día del Espectador, que rebajaban el precio de las entradas, pudieron el año pasado con este nuevo monstruo del Lago Ness que amenaza al cine español.

“Para que la Fiesta del Cine hubiera tenido impacto en la cuota de pantalla, los espectadores tenían que haber ido a ver cine español y tenía que haber habido una afluencia mucho más grande, pero dentro del conjunto del sector de la exhibición fue muy residual. Es algo muy llamativo, pero en los datos estatales es bastante residual así que lamentablemente no afectan a los resultados globales del cine”, afirma Gutiérrez.

Nada que ver con el alborozo causado cuando, en octubre de 2013, se aplaudieron los datos que señalaban un 550% de incremento en los espectadores con respecto al lunes anterior y que habían generado un aumento en la recaudación del 330%. No basta con las entradas a 2,90 euros tan de vez en cuando, parecen insistir desde la SGAE donde no caben ni siquiera estas iniciativas que gustaron a casi todos, comenzando por los espectadores. 

'Fast and Furious 6', una película española

Ahora bien, si desde la SGAE se ha cambiado la estrategia y se apunta de lleno al IVA para doblegar al Gobierno, en el Ministerio de Cultura también tienen su propia estrategia e intentan salvar los muebles. Así se puede explicar por qué durante el pasado Festival de San Sebastián, Wert señalara que la cuota de pantalla del cine español había sido de un 19,5% en 2013 en vez de un 13,5%. “Creemos que fue un lapsus, una equivocación del ministro y que se refería al año 2012, ya que en la base de datos del Ministerio la cifra es la correcta”, rebajan desde la SGAE.

Lo que quizá ya se entienda menos de todo este regocijo es que en la estadística de la cuota de pantalla del cine español –tanto los datos del Ministerio como los de la SGAE- esté incluida una película como  Fast and Furiuos 6, estrenada en junio de 2013 y que recaudó casi 800 millones de dólares en total. En España la vieron, sólo el primer fin de semana, casi 700.000 espectadores y recaudó cerca de 4,5 millones de euros. Es cierto que fue rodada en Tenerife y tiene una aportación española, pero nada comparable a otras películas como, por ejemplo,  Lo imposible, con un capital prácticamente español.

Otro sector que quiere invitar al optimismo son los propios productores de cine. No hay que olvidar que hay otra guerra soterrada con el Ejecutivo por las desgravaciones fiscales y el discurso de que todo va bien siempre suena mucho mejor. De hecho, la FAPAE informó durante este festival que la cuota de pantalla de las películas españolas durante el primer semestre de 2014 había sido del 24%, lo que, en el caso de mantenerse, serían 11 puntos más que en 2013.

“Esto se debe al enorme éxito de  Ocho apellidos vascos y  El niño. Y aún queda la saga de  Torrente y otros estrenos potentes, lo que hace prever que vaya a haber un incremento. Pero yo sería cauto con las cifras de asistencia”, advierte por su parte Gutiérrez.  

Batacazo de la danza y la música en directo

Las explicaciones en cuanto a las pérdidas en el sector de la música en vivo y de la danza para la SGAE también tienen como diana los ministerios de Cultura y Hacienda. Según el Anuario, en 2013 el número total de los conciertos se redujo un 11,4%, y  los espectadores cayeron en un 12,4% (12,5% si se descuentan los macrofestivales) lo que hizo que la recaudación se contrajera en un 13,6% (un 15,4% si dejan los grandes eventos al margen) con respecto a 2012. “Coincide con el nuevo IVA. Tanto el caso del cine como la música en vivo responden con una mayor proporción a  cómo con los incrementos de precio  desciende significativamente la demanda”, sostiene Gutiérrez.

En cuanto a la danza, el otro gran sector perjudicado, el problema, según entiende la SGAE, ya no es tanto el IVA, sino la dejadez por parte de las administraciones públicas para invertir en esta disciplina artística. En 2013, el número de funciones descendió un 10,6%, los espectadores disminuyeron en un 10,5%, y la recaudación también cayó un 10,5%. A eso se suma que desde 2008, ha perdido en recaudación un 50%. “La danza es un sector cuya importancia está más en el ámbito de lo público y no hay unos efectos coyunturales del efecto del IVA sino de desgaste paulatino de la danza en la actividad cultural del estado español. No termina de ser una prioridad por parte de nadie”, analiza Gutiérrez. Nadie apuesta por ella y el resultado es que cada vez hay menos festivales y teatros que programen danza.

La conclusión es que estamos en una guerra de cifras y responsabilidades. Y cada uno las va a usar para sus propios intereses. Los espectadores debemos de estar al tanto.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha