La portada de mañana
Acceder
La vacuna contra la COVID-19 será hasta diez veces más cara según el laboratorio farmacéutico que la fabrique
Kamala Harris: heredera de Barack Obama y símbolo de una nueva generación
Opinión - El debate que ya existió, por Elisa Beni

La demanda eléctrica inicia una lenta recuperación tras desplomarse un 13,8% durante el confinamiento

El sistema eléctrico español es muy beneficioso para las compañías y pernicioso para los consumidores

La demanda eléctrica, un buen termómetro de la actividad económica, ha iniciado una lenta recuperación tras el desplome que sufrió en la etapa más severa del confinamiento por la crisis del coronavirus.

El Gobierno acaba de poner cifras a ese derrumbe. Según sus datos, la demanda acumulada de energía eléctrica a nivel nacional cayó un 13,8% interanual desde la declaración del estado de alarma el 14 de marzo hasta el 3 de mayo, "día anterior al comienzo de la Fase Preparatoria de la Desescalada". Las caídas alcanzaron el 25% y el 26%, respectivamente, en la industria y los servicios.

Las cifras figuran en una respuesta parlamentaria a diputados del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso en la que el Ejecutivo no precisa cuál ha sido el incremento del consumo de los consumidores domésticos en ese periodo, aunque sí aporta el detalle de la caída por sectores de actividad.

"Considerando exclusivamente los grandes consumidores, la demanda acumulada de energía eléctrica ha disminuido un 24% en el caso de la industria, un 25% en el caso de los servicios y un 9% en el resto de sectores, donde se incluyen la agricultura, la ganadería, la pesca, la silvicultura, la industria extractiva y la construcción".

Los mayores descensos de la demanda de energía eléctrica se registraron durante la paralización de las actividades no esenciales, entre el 30 de marzo y 12 de abril. En su respuesta, el Ejecutivo destaca que "la seguridad de suministro del sistema energético español ha estado garantizada en todo momento y para todos los tipos de energía", sin que se haya detectado "ninguna incidencia grave".

Los mayores descensos del consumo se registraron, como es lógico, en abril, el mes completo de confinamiento para frenar al virus. Ese mes, la demanda retrocedió un 17,8%, según Red Eléctrica, mientras que en mayo el retroceso fue algo inferior, del 13,1%. En función de cómo se desarrolle finalmente la recuperación, la caída del consumo y los menores ingresos del sistema, junto con los bajos precios del mercado mayorista, pueden propiciar un déficit de tarifa (diferencia entre ingresos y costes regulados) superior a los 1.000 millones para este ejercicio.

10% de caída pese a la desescalada

Desde el inicio de la desescalada, el consumo eléctrico se ha recuperado paulatinamente, pero de forma lenta. Según Red Eléctrica, los datos del pasado miércoles suponían todavía un 10% de caída respecto a hace un año. En el momento de mayor desplome (durante la hibernación salvo para las actividades no esenciales) el retroceso llegó a alcanzar el 20% respecto a las mismas fechas del año anterior.

En la primera semana de junio, el consumo experimentó un repunte del 1,5%, cuando se incrementaron las regiones que entraron ya en fase 2 y algunas, como en algunos territorios insulares, accedieron a la fase 3. No obstante, la demanda seguía siendo un 9,7% inferior a la de un año antes.

Mientras la crisis del coronavirus ha propiciado caídas históricas de la demanda, en mayo se superó un nuevo récord de potencia eléctrica tras el alcanzado en abril pese a la ralentización en la conexión de plantas por la pandemia. Con la nueva adición de plantas de fotovoltaica y eólica durante el mes pasado, la potencia alcanzada ya alcanzaba los 110.858 megavatios (MW) en mayo, 378 MW más que en abril.

Etiquetas
Publicado el
13 de junio de 2020 - 21:48 h

Descubre nuestras apps

stats