La portada de mañana
Acceder
La matanza de palestinos hambrientos abre los ojos del mundo ante la crisis en Gaza
Ábalos: “El aforamiento, por lo que pueda pasar, también es una forma de defenderme”
Opinión - De un tiempo, de un país. Por Rosa María Artal

Trabajo propone ampliar el subsidio de paro a menores de 45 años sin cargas familiares: 152.000 beneficiarios más

Laura Olías

0

El Ministerio de Trabajo plantea ampliar el subsidio de desempleo a las personas menores de 45 años sin cargas familiares. Este grupo sumaría unas “152.000” personas beneficiarias más, estiman en el Ministerio de Trabajo, como ha adelantado la Cadena Ser y confirman a elDiario.es. Se trata de una de las propuestas del equipo de Yolanda Díaz frente a las del Ministerio de Economía, que lidera Nadia Calviño, con el que se han vuelto a generar tensiones a propósito de esta “inminente” reforma del desempleo asistencial.

Fuentes del departamento de Yolanda Díaz explican que “la reforma que plantea el Ministerio de Trabajo va en dirección contraria de quienes plantean recortes”, en una referencia velada a Economía. El secretario de Estado de Economía, Gonzalo García, defendió esta semana dos medidas: graduar el subsidio de 480 euros al mes, para recibir más dinero al principio y menos al final, y “potenciar” en control de vuelta a la actividad de las personas en desempleo.

Yolanda Díaz ha afirmado este miércoles que la regulación es “una competencia del ministerio de Trabajo y Economía Social y, por tanto, de esta vicepresidencia” y ha mostrado públicamente su “absoluta disconformidad” con la propuesta del departamento de Nadia Calviño. “Ya les garantizo a los trabajadores y las trabajadoras de nuestro país que desde esta vicepresidencia no vamos a propiciar ningún recorte en materia de subsidio por desempleo”, ha afirmado.

Tras estas palabras, Economía ha lanzado un comunicado en el que sostiene que “está alineada con Trabajo en los elementos mencionados por ese departamento”. Es decir, compatibilizar la prestación con el empleo, dar cobertura a colectivos como el de 45 años sin cargas familiares y “que haya una cartera de servicios e itinerarios formativos y laborales adecuados al perfil y situación personal del desempleado”.

Fuentes del departamento de Calviño añaden que “en ningún caso la información que ha manejado el Gobierno a nivel técnico implica algún tipo de recorte. Es justo lo contrario, es ampliación de coberturas y compatibilización de prestaciones”. Preguntada al respecto, Economía sigue defendiendo las dos medidas mencionadas por Gonzalo García, a las que se opone Trabajo. “Lo que queremos y compartimos es que todo el sistema se oriente a apoyar el empleo”, sostienen en la Vicepresidencia económica.

Trabajo sostiene que “ha ultimado un borrador que intentará llevar al Consejo de Ministro lo antes posible”. Para su aprobación, se tiene que lograr antes un acuerdo interno en el Gobierno, para lo que se ha iniciado la cuenta atrás. La reforma se prevé como “inminente”, ya que está incluida en el Plan de Recuperación y Resiliencia europeo y estaba planificada de inicio para finales de 2022.

Menos de 45 años y el mes de espera

Los subsidios forman parte de la protección asistencial de desempleo, que cubre a unas 800.000 personas del total de 2,7 millones de desempleados en España. Alcanzan a personas en paro una vez que consumen la prestación contributiva (y si cumplen ciertos requisitos) o a desempleados que no acumularon suficientes meses de cotización para acceder a la prestación. Más de la mitad, 436.000 personas, perciben el subsidio para mayores de 52 años, que el primer Gobierno monocolor de Pedro Sánchez, con la ministra Magdalena Valerio al frente de Trabajo, recuperó tras las restricciones del mandato de Mariano Rajoy durante la crisis económica.

En Trabajo concretan básicamente dos propuestas que aumentarían el número de beneficiarios. Por un lado, ampliar la cobertura “a colectivos como el de 45 años sin cargas familiares que hasta ahora carecían de protección”. De ahí parte la estimación de unas 152.000 personas más cubiertas por la protección por desempleo. El sistema deja en la actualidad a algo más de un millón de personas sin percibir ninguna prestación o subsidio, “1.022.902”, destacaba este martes Carlos Bravo, secretario de Políticas Públicas y Protección Social de CCOO.

Además, el Ministerio añade otra mejora para evitar uno de los llamados “vacíos de cobertura”, que dejan a las personas desempleadas sin ninguna protección: eliminar el mes de espera para el cobro entre la percepción de la prestación de desempleo y el subsidio.

“Vamos a mejorar la calidad de esa prestación, que insisto es un derecho de todos y de todas”, ha afirmado Yolanda Díaz este miércoles.

Compaginar “un mes” con el empleo

Trabajo también propone permitir que se compatibilice “la ayuda con la incorporación al trabajo durante el primer mes”. Aunque sin margen temporal, esta medida es una de las que se incluyó expresamente en el pacto de coalición de PSOE y Sumar, como un incentivo a la reactivación al empleo de las personas desempleadas.

“Hay que recordar que estos subsidios son el último recurso de muchas personas trabajadoras cuando no tienen acceso a las prestaciones contributivas y que, por tanto, viven un momento laboral extremadamente delicado”, destaca el Ministerio de Trabajo, que ha rechazado las propuestas de Economía sobre todo con un argumento: el de “no estigmatizar” a las personas en paro.

Desde el departamento de Yolanda Díaz destacan, por ejemplo, que “en torno al 80% de las perceptoras y perceptores no llegan a agotar el subsidio”.

Trabajo añade que esta reforma “continúa la renovación  de las políticas de empleo de  la Ley de Empleo”, ahora también con la regulación sobre desempleo asistencial, “las personas perceptoras tendrán derecho a una cartera de servicios y acordarán con las personas responsables de su  orientación los itinerarios formativos y laborales adecuados a su perfil y situación personal”.

Los sindicatos mayoritarios, CCOO y UGT, reclamaron este martes una reunión “urgente” de la mesa de diálogo para abordar esta reforma, que no está siendo negociada con los agentes sociales, como confirmaron también en la patronal. En CCOO denunciaron antes de las elecciones su temor a una reforma poco ambiciosa, pero ahora ante las intenciones públicas de Economía advierten que la legislación no puede suponer pasos atrás ni “poner en duda la honradez de las personas beneficiarias de los subsidios por desempleo”.

“Necesitamos unas prestaciones que protejan a más personas y en mejores condiciones. Es necesario simplificar el amplio abanico de subsidios asistenciales existentes, facilitar los criterios de acceso para llegar a más beneficiarios y ampliar la cobertura, junto con el refuerzo de las plantillas del SEPE, incluido el número de orientadores y su capacidad de intermediación en el mercado de trabajo para conseguir mejorar la adecuación de la formación y capacitación para el empleo de las personas en paro y mejorar las tasas de incorporación al empleo y en el menor plazo posible”, resumían este martes los sindicatos.