La portada de mañana
Acceder
España hizo durante la Navidad un 29% menos de pruebas de COVID-19
Sánchez y Casado lanzan en Catalunya la campaña más incierta
Opinión - Lo de las vacunas no lo vamos a consentir, por Elisa Beni

La apuesta de Coca-Cola por un uso sostenible del agua

Para 2030 la demanda de agua superará en un 40% a la oferta.

P. Pérez

Un 60% del cuerpo humano es agua. Es un dato conocido por todos pero que conviene recordar, como el hecho de que una quinta parte de la población mundial sufre de escasez de este líquido según un informe de Naciones Unidas. Dos realidades que nos dan a entender la importancia de cuidar y preservar este elemento. Sin embargo, se calcula que para 2030 la demanda supere en un 40% a la oferta. En Coca-Cola lo saben y llevan años tratando de optimizar el uso del agua en sus fábricas para reducir su consumo y devolver a los ecosistemas la que se ha usado para hacer sus bebidas a través de distintos proyectos.

Para esta compañía el agua es el ingrediente fundamental y su recurso más preciado, supone el 90% de una lata de esta bebida. Por eso desde la empresa tratan de cuidar hasta el más mínimo detalle en lo que a su uso se refiere. Tanto la que se utiliza para la fabricación de bebidas, como para la limpieza de maquinarias, se ajusta siempre a los estándares fijados por la Organización Mundial de la Salud y las legislaciones locales y nacionales. La compañía se compromete a reducir un 20% el uso del agua en el proceso de fabricación con respecto a 2010 y a que el 100% de sus principales ingredientes agrícolas sean de origen sostenible. En el año 2010, Coca-Cola empleaba 2,17 litros de agua por cada litro de bebida fabricada. Ahora, la empresa ha logrado reducir ese gasto a 1,83 litros.

Proteger las fuentes de agua para las generaciones futuras

Antes de abrir una planta, Coca- Cola se asegura de la calidad y la cantidad de agua en la región con una evaluación del estado de los recursos hídricos. La compañía depende directamente de un consumo sostenible y responsable del agua. Sin embargo, la práctica de explotación excesiva y la mala gestión del agua que se venía practicando por distintos agentes desde hace años, se ha convertido en un problema importante para el negocio. 

Gracias a las medidas implantadas en sus procesos de producción, la compañía respalda cuatro de los objetivos de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas. El de agua limpia y saneamiento que, para el año 2030, pretende “lograr el acceso universal y equitativo al agua potable a un precio asequible para todos”, el referente a ciudades y comunidades sostenibles, para lograr ciudades “más inclusivas, seguras, resilientes y sostenibles”. Y también el relativo a la vida de los ecosistemas terrestres, que pretende preservar la biodiversidad, “luchar contra la desertificación y detener e invertir la degradación de las tierras”. Por último, Coca-Cola se compromete con el objetivo de “revitalizar la Alianza Mundial para el Desarrollo Sostenible”.

Reponer el agua que se utiliza

En 2019, Coca-Cola devolvió en España 3.782 millones de litros de agua a la naturaleza, lo que supuso un 129% respecto a la bebida que se comercializa en España. Y es que desde diez años antes, en 2009, la compañía ha puesto en marcha 10 proyectos para el reabastecimiento del agua y la recuperación de cuencas hidrográficas y humedales en nuestro país. Como la iniciativa llevada a cabo junto a WWF, “Misión posible: desafío Guadalquivir”, que tiene lugar en Sevilla y Cádiz e intenta mejorar la calidad y la cantidad del agua reduciendo la presión hidrográfica al ayudar a optimizar el riego en cultivos agrícolas. 

En este punto, el de ayudar a optimizar el consumo de agua, Coca-Cola también trabaja con agricultores de otros puntos de la península. Con el proyecto “Cítricos sostenibles”, la empresa aconseja a agricultores para optimizar el uso del agua . “Una fertilización eficiente permite ahorrar un 23% de emisiones de CO2, mientras que disminuir el consumo de agua baja 8,8 euros los costes de producción por tonelada de cítricos”, explica Coca-Cola en “La guía Fanta de buenas prácticas sostenibles en el cultivo de cítricos”. Consejos que llevan años aplicando en la finca de La Reva, una de las más importantes de la Comunidad Valenciana. 

Con iniciativas como esta, Coca-Cola en España busca la sostenibilidad en su cadena de producción de principio a fin, desde el agricultor hasta la tienda, para, entre otras cosas, cuidar su componente más preciado, el agua. 

Etiquetas
Publicado el
22 de diciembre de 2020 - 05:00 h

Descubre nuestras apps

stats