La portada de mañana
Acceder
Prohibición de fumar, más restricciones sociales y cribados: las comunidades buscan más medidas ante el aumento de contagios
Juan Carlos I, un capitán general del Ejército en paradero desconocido
Las irregularidades en la contratación de temporeros mediante intermediarios dificultan el control de la COVID-19

Los pueblos se unen en la lucha contra la basuraleza

La Iglesia de San Andrés en Carrión de los Condes, Palencia.

Cristina Castañer

En Carrión de los Condes, Palencia, han cambiado el cartel de las fiestas patronales por otro que dice: ‘Presume de un pueblo libre de basuraleza’. Este año San Zoilo se suspende por el coronavirus, pero hay motivos para celebrar. Carrión se ha sumado a la campaña #MiPuebloSinBasuraleza del Proyecto LIBERA, creado por SEO/BirdLife en alianza con Ecoembes, y con ello, sus 2.000 habitantes se unen por mantener la localidad y su entorno natural libres de residuos abandonados. 

Para su concejala de medio ambiente, Estíbaliz González, “es necesario mentalizarnos de la importancia de tener un municipio limpio. Cuando lo entendamos, empezarán a cambiar muchas cosas”. De momento, se ha creado un voluntariado ambiental que un domingo al mes reúne a vecinos de todas las edades para recoger basuraleza en este enclave de Tierra de Campos. “La semana pasada estuvimos retirando latas y plásticos en un parque a orillas del río y nos dimos cuenta de que hay gente muy poco concienciada”. 

Cuidar el pueblo

En el interior de la provincia de Alicante, Salinas (1.600 habitantes) también ha dicho sí a la iniciativa #MiPuebloSinBasuraleza de LIBERA. Varias veces al año, la Asociación de Vecinos y el Centro Montañista organizan batidas en los parajes cercanos. “Es sobre todo en los caminos de acceso donde más residuos se encuentran”, cuenta su alcalde Isidro Monzó. “Hay que insistir a la gente para que se implique. No se trata de tirar y que el Ayuntamiento limpie, todos tenemos la responsabilidad individual de cuidar de nuestros montes y senderos”. 

‘Montgat Net’ es la iniciativa ciudadana que ha decidido limpiar la basuraleza de las playas de Montgat (12.000 habitantes). “La clasifican y la pesan para que la gente sea consciente de la cantidad de desechos que ensucian nuestra costa”, explica Luis Antonio Fariña, concejal de Sostenibilidad y Medio Ambiente en esta localidad del Maresme (Barcelona). “Dentro del municipio tenemos 50 islas de contenedores y aún hay personas que dejan fuera las bolsas. Es clave luchar contra este incivismo”.  

El verano más rural

Es precisamente este verano, con la crisis sanitaria, cuando los pueblos se han convertido en la mejor opción para pasar las vacaciones. Destinos no masificados, seguros y de proximidad, pero que necesitan de un turismo respetuoso y sostenible. Desde el Proyecto LIBERA se pide a residentes y visitantes que se comprometan a no abandonar basuras en los espacios naturales. 

“Aunque este año, por seguridad, no podemos ofrecer todos los servicios, a nivel paisajístico sí hay mucho que descubrir en Salinas”, señala su alcalde. “Estamos en la Ruta del Vino de Alicante, rodeados por la Sierra de Salinas, que tiene una altitud de 1.100 metros; contamos con tres rutas senderistas y una zona de escalada”. Isidro Monzón no solo invita venir a la gente de fuera del municipio, también se dirige a sus propios vecinos. “Mi mensaje sería: ‘Quédate y descubre tu pueblo’. Muchos no conocen aún todos los recursos y parajes que tenemos”. 

Carrión de los Condes, en el corazón del Camino de Santiago francés, suele duplicar e incluso triplicar su población en verano. “Aquí suelen pasar diariamente entre 300 y 400 peregrinos de más de 40 nacionalidades, pero con el COVID es ahora cuando están empezando a volver” indica Estíbaliz González, que recuerda que “a más población, se generan más residuos y contamos con los mismos contenedores. Por eso tenemos que ser generosos entre todos, separar mejor e incluso reutilizar más”. 

Turismo local y calidad

SEO/BirdLife ha publicado el documento ‘Cambio del modelo turístico post Covid-19: Turismo de naturaleza y ecoturismo’, con propuestas para reducir el impacto negativo del turismo. Entre ellas, iniciar un debate profundo sobre el modelo del turismo de masas y potenciar las iniciativas de turismo local sostenibles, respetuosas con la naturaleza y el mundo rural y de bajo impacto. La ONG ambiental decana en España solicita, además, que el plan de apoyo al turismo presentado por el Gobierno tenga en cuenta a los modelos turísticos que respetan y ayudan a conservar el patrimonio natural. Desde LIBERA también están trabajando están trabajando para concienciar de que no se abandonen guantes y mascarillas en el entorno.

Las playas de Sant Joan y de Monsolís, a tan solo media hora del centro de Barcelona, son de las más demandadas por los bañistas urbanos que visitan Montgat. Pese a estar muy cerca de la ciudad, Luis Antonio Fariña destaca que “somos un pueblo que respira. No tenemos hoteles ni problemas de convivencia, pero sí creo que el turismo masivo debería ir a menos y ser de más calidad. Esta pandemia nos puede enseñar a hacer turismo de otra manera”.

Cabe recordar que España es el país con más biodiversidad de Europa, con más de 85.000 especies y el 54% de sus hábitats terrestres de interés comunitario; pero también en España hay 3.997 municipios con menos de 500 habitantes y uno de cada seis municipios cuenta con una población inferior a los 100 habitantes. Para Estíbaliz González, “lo vivido en estos meses ha puesto en valor los beneficios del medio rural. Muchas veces se habla de la España vaciada, nosotros preferimos decir que somos la España de las oportunidades”. 

Etiquetas
Publicado el
24 de julio de 2020 - 06:01 h

Descubre nuestras apps

stats