Bizkaia aprueba sus presupuestos con los votos de PNV y PSE y sin incluir ninguna de las enmiendas de la oposición

Archivo - Pleno en la Casa de Juntas de Gernika

El pleno de las Juntas Generales de Bizkaia ha aprobado este miércoles los presupuestos del territorio histórico para 2021, con los votos a favor de los dos grupos que integran el Gobierno foral, PNV y PSE-EE, mientras que EH Bildu, Elkarrekin Bizkaia y PP han votado en contra. Los grupos de la oposición han criticado que no se hayan incorporado ninguna de sus enmiendas, mientras que desde las formaciones del Ejecutivo les han censurado sus propuestas "maximalistas".

De este modo, cierra su tramitación en las Juntas Generales el proyecto presupuestario que cuenta con una cuantía de 7.970,8 millones de euros, un 6% menos que en 2020 como consecuencia de la caída de los ingresos tributarios provocada por la crisis derivada de la pandemia de la COVID-19. Sin embargo, el disponible departamental se incrementa un 5,9%, hasta los 1.358,8 millones de euros, según informa Europa Press.

En este trámite parlamentario, se han registrado enmiendas a la totalidad por parte de EH Bildu y Elkarreki Bizkaia, que fueron rechazadas por el pleno el pasado día 3, y más de 600 enmiendas parciales, de las que solo una, de PNV y PSE, ha sido incorporada al proyecto durante su debate en Comisión de Hacienda. Finalmente, este miércoles se ha sometido a votación el dictamen final de la Comisión, con lo que han quedado aprobados definitivamente los segundos presupuestos de la legislatura en Bizkaia.

Las votaciones de las cuentas de cada uno de los Departamentos forales y la del Texto Articulado han salido adelante con 33 votos a favor de los dos partidos que dirigen la Diputación y 18 en contra de los tres partidos de la oposición.

"¿Ni una era rescatable?"

Durante el debate en las Juntas, los grupos de la oposición han censurado al Ejecutivo foral que no haya aceptado ninguna de las más de 600 enmiendas parciales que habían reservado para este pleno. "¿Ni una era rescatable?", han cuestionado sus portavoces.

La juntera de EH Bildu Arantza Urkaregi ha asegurado que PNV y PSE no tienen "voluntad real de llegar a acuerdos" y no han querido "mover ni una coma" durante el debate de los presupuestos, que considera "una oportunidad perdida" para hacer frente a las prioridades que deja la pandemia.

En este sentido, ha advertido de que "la situación ha cambiado totalmente en el último año, han cambiado las prioridades de la gente, pero no las de este presupuesto". Por su parte, EH Bildu "seguirá poniendo encima de la mesa propuestas que respondan a las necesidades de quienes viven en Bizkaia, porque es nuestra responsabilidad y porque las personas y sectores que lo están pasando muy mal así lo demandan", ha asegurado.

Entre las propuestas incluidas en las enmiendas de la coalición soberanista se incluía un fondo para reforzar los servicios sociales públicos, reforzar la inspección en las residencias de mayores, recursos para acelerar la construcción de las líneas de metro a Galdakao o Rekalde, además de mayor dotación para fomentar el empleo público.

Desde Elkarrekin Bizkaia, su portavoz, Eneritz de Madariaga, ha acusado a los grupos del Gobierno foral de aplicar "el rodillo", sin "actitud negociadora de ningún tipo". Según ha indicado, "hay capacidad para hacer, la cuestión es tener voluntad política", pero en el Gobierno foral "hace tiempo renunciaron a ser la línea de defensa de los derechos de las gentes de Bizkaia".

De este modo, ha lamentado que las cuentas parecen "el presupuesto para un año sin pandemia y sin crisis económica, pero, por mucho que cierren los ojos, siguen estando ahí". En este contexto, ha planteado crear empleo público "de calidad, pero para aquellos puestos en los que se accede con OPE y no a dedo", así como "fondos de rescate" para recuperación de empresas y ayudas a comercio local, hostelería y sectores "que en la práctica no tienen ningún ingreso, como agencias de viajes, organización de eventos o bodas, y el sector cultural".

También ha advertido de que "el fortalecimiento de las residencias para dependientes es una de esas tareas que con el Covid-19 han pasado a ser inaplazables". Para ello, ha apostado por incrementar el número de personas de atención directa en las residencias y aumentar el número de plazas públicas residenciales, entre otras medidas.

Por su parte, la portavoz del PP, Amaya Fernández, ha reclamado que los vizcaínos "merecen unos presupuestos mejores", que estén "pegados a la realidad de la calle". A su entender, las cuentas son "excesivamente continuistas" y presentan "pocos proyectos nuevos" para afrontar la situación generada por la pandemia.

Según ha lamentado, Bizkaia está "en coma" y el presupuesto se parece más "al paracetamol" que a "un proceso de reanimación". En este sentido, ha dicho echar de menos "un mayor compromiso con las reformas", entre ellas la de la fiscalidad que "tiene que llegar a lo largo de 2021" porque "es una necesidad acuciante" que lleva "muchos años sin ser abordada de verdad".

Entre sus propuestas, se encuentran ayudas para que empresas y autónomos puedan "transitar un complejo año", un plan para "una verdadera conciliación", medidas para reducir "la brecha" entre las comarcas, así como partidas para las líneas 4 y de Metro y el estudio de una nueva línea para conectar la Zona Minera.

"Maximalistas"

Los grupos que integran el Ejecutivo vizcaíno han coincidido en criticar las propuestas "maximalistas" de la oposición. El juntero del PNV Mikel Bagan ha asegurado que por parte del Gobierno ha habido "voluntad de negociar y llegar a acuerdos" y ha presentado "propuestas serias", pero la oposición "no ha querido entrar". En este sentido, ha criticado a EH Bildu que sea "muy complaciente con otros gobiernos del Estado y totalmente exigentes" con los que integra PNV.

Bagan ha explicado que las enmiendas de la oposición se han rechazado porque "carecen de base justificativa, imposibilitan el normal desarrollo y prestación de los servicios de la Diputación, o van en contra de compromisos plurianuales o en detrimento de proyectos que son estratégicos y que han sido avalados socialmente".

Asimismo, ha defendido que PNV y PSE han consensuado unos presupuestos que responden a las prioridades de los vizcaínos y dedican el 43% a Acción Social. Según ha indicado, "permitirán afrontar las consecuencias de la crisis y trabajar por una Bizkaia más inclusiva, más competitiva, más sostenible y más digital".

Finalmente, el portavoz del PSE-EE, Juan Otermin, ha censurado a la oposición que haya presentado propuestas que "temen mancharse de consensos con otro", reflejan a "las necesidades de sus partidos" en lugar de las de los vizcaínos, y "miran el titular de mañana en lugar del futuro que dejaremos tras esta legislatura".

"El futuro no pasa por bajar los brazos o por poner impedimentos a las iniciativas y proyectos de quienes tienen la responsabilidad de dirigir el quehacer del Gobierno Foral", ha advertido el apoderado socialista, que ha lamentado que no se haya producido el "amplio consenso" que, a su entender, habría sido deseable en un momento de "extrema dificultad" por la pandemia y cuando aún se "arrastraban" los efectos de la crisis económica de 2008.

Asimismo, ha asegurado que los presupuestos recogen "de forma realista y contrastada" políticas para "atender lo urgente, lo inmediato, las respuestas de choque a los estragos causados por la pandemia", refuerzan los servicios públicos y contemplan "importantes recursos y políticas de inyección de gasto, inversión pública para la reactivación de la economía y del empleo".

Etiquetas
Publicado el
24 de febrero de 2021 - 13:44 h

Descubre nuestras apps

stats