Un hombre de 67 años y una mujer con tres hijos menores en riesgo de desahucio en Galdakao: “Tenemos que pararlo”

Patxi es pensionista, tiene 67 años y hace tiempo solicitó un crédito hipotecario a BBK (actual Kutxabank tras la fusión de 2011) para poder comprar la casa de Galdakao (Bizkaia) en la que residían sus padres, ya fallecidos. “Tiempo después, su condición económica empeoró y no pudo seguir pagando la hipoteca, como tantas miles de personas durante la crisis. Ahora Kutxabank le ha quitado la propiedad de la casa, le quiere hacer pagar toda la deuda acumulada y echar a la calle”, han explicado a este periódico desde el Sindicato de Vivienda que trabaja en el municipio vizcaíno para ofrecer ayuda a las personas sin recursos y sin información que tengan problemas de vivienda. Añaden además que pese a que la legislación y, en concreto, el Real Decreto 1/2013 “prohíben los desahucios derivados del impago de hipoteca de personas mayores de 60 años”, Kutxabank ha conseguido que el desahucio de Patxi siga adelante alegando que no ha presentado toda la documentación necesaria.

Amaia Egaña, diez años del suicidio que puso nombre propio al drama de los desahucios

Más

Desde el sindicato aseguran que llevan un año tratando de sentarse a negociar con el banco, algo que desde la entidad han rechazado alegando que “seguirán la vía judicial”. “Kutxabank ha aumentado un 42% su beneficio este año, alcanzando más de 250 millones de euros limpios en lo que va de año, así que sabemos que pueden ofrecer un alquiler social a Patxi o alojarlo en una de las viviendas vacías que tienen. Es una situación que se puede evitar y nos tendrán en frente. Tenemos claro que los fondos buitres y los bancos se enriquecen y benefician de las crisis y nosotras somos las que estamos sufriendo graves consecuencias psicológicas y emocionales por el riesgo de acabar en la calle”, han explicado.

El de Patxi no es el único posible desahucio que acecha al municipio de Galdakao. También se encuentra en peligro de perder su casa otra vecina del pueblo de 33 años que vive con sus tres hijos, dos gemelos de cuatro años y otro de ocho. A diferencia de Patxi, la mujer no quiere que se conozca su nombre, pero sí su caso. Según han explicado los miembros del Sindicato de Vivienda, Global Pantelaria, una sociedad que pertenece al Banco Santander y al “fondo buitre” Cerberus, que ya habría sido responsable de otros desahucios en Bizkaia, son las entidades que buscan que la mujer abandone la vivienda de alquiler en la que vive con sus hijos.

“Pedimos un alquiler social para que no se queden en la calle”

“En primavera ya desahució dos veces en Bilbao, parece que lo está intentando también en Basauri, y ahora nos está tocando en Galdakao. Global Pantelaria fue una sociedad creada por el Banco Santander en 2018 para dar salida a 26.000 inmuebles, en su mayoría procedentes de ejecuciones hipotecarias en los años que siguieron al estallido de la burbuja inmobiliaria en 2008. El Banco Santander, pese a vender el 80% de las acciones al fondo buitre Cerberus, decidió quedarse con el 20% de las mismas para participar de los beneficios de esta empresa”, han explicado desde el Sindicato de Vivienda. “A través de Global Pantelaria, tanto Cerberus como el Banco Santander siguen especulando con miles de viviendas y repartiéndose los beneficios de este negocio, a costa de desahuciar a las familias, lo que explica muy bien la conexión cómplice entre bancos y fondos buitre”, han señalado.

Al igual que con Kutxabank, desde el sindicato han tratado de ponerse en contacto con el Banco Santander para poder llegar a una solución que beneficie a la familia, en este caso numerosa y monomarental. “Queríamos negociar un alquiler social de esa misma vivienda o el realojo en otra de las viviendas de su propiedad, pero el banco se ha negado rotundamente y no nos ha ofrecido ninguna negociación y el proceso judicial sigue adelante. Por parte de Cerberus, siendo un fondo buitre a nivel global está clara cuál es su actitud, que es que el desahucio siga adelante. Nuestra petición es clara: pedimos un alquiler social para que una mujer y sus tres hijos no se queden en la calle”, han insistido.

Por ello, han realizado una concentración informativa este lunes en Galdakao, que ha contado con la presencia de Patxi, pese a que ha preferido no ser él quien cuente su historia. En el caso de la otra mujer, ha optado de momento por seguir en la sombra. El Sindicato de Vivienda ha convocado una manifestación para el jueves 15 de diciembre a las 19.00 en la plaza Santi Brouard de Galdakao. “Aún queda margen para detener los desahucios, tenemos que unirnos y pararlo, hacer presión a los bancos para que se sienten a negociar al menos alquileres sociales para estas personas, aunque consideramos que la vivienda debería ser un derecho básico, gratuito y universal”, han concluido.

Patxi es pensionista, tiene 67 años y hace tiempo solicitó un crédito hipotecario a BBK (actual Kutxabank tras la fusión de 2011) para poder comprar la casa de Galdakao (Bizkaia) en la que residían sus padres, ya fallecidos. “Tiempo después, su condición económica empeoró y no pudo seguir pagando la hipoteca, como tantas miles de personas durante la crisis. Ahora Kutxabank le ha quitado la propiedad de la casa, le quiere hacer pagar toda la deuda acumulada y echar a la calle”, han explicado a este periódico desde el Sindicato de Vivienda que trabaja en el municipio vizcaíno para ofrecer ayuda a las personas sin recursos y sin información que tengan problemas de vivienda. Añaden además que pese a que la legislación y, en concreto, el Real Decreto 1/2013 “prohíben los desahucios derivados del impago de hipoteca de personas mayores de 60 años”, Kutxabank ha conseguido que el desahucio de Patxi siga adelante alegando que no ha presentado toda la documentación necesaria.

Amaia Egaña, diez años del suicidio que puso nombre propio al drama de los desahucios

Más

Desde el sindicato aseguran que llevan un año tratando de sentarse a negociar con el banco, algo que desde la entidad han rechazado alegando que “seguirán la vía judicial”. “Kutxabank ha aumentado un 42% su beneficio este año, alcanzando más de 250 millones de euros limpios en lo que va de año, así que sabemos que pueden ofrecer un alquiler social a Patxi o alojarlo en una de las viviendas vacías que tienen. Es una situación que se puede evitar y nos tendrán en frente. Tenemos claro que los fondos buitres y los bancos se enriquecen y benefician de las crisis y nosotras somos las que estamos sufriendo graves consecuencias psicológicas y emocionales por el riesgo de acabar en la calle”, han explicado.

El de Patxi no es el único posible desahucio que acecha al municipio de Galdakao. También se encuentra en peligro de perder su casa otra vecina del pueblo de 33 años que vive con sus tres hijos, dos gemelos de cuatro años y otro de ocho. A diferencia de Patxi, la mujer no quiere que se conozca su nombre, pero sí su caso. Según han explicado los miembros del Sindicato de Vivienda, Global Pantelaria, una sociedad que pertenece al Banco Santander y al “fondo buitre” Cerberus, que ya habría sido responsable de otros desahucios en Bizkaia, son las entidades que buscan que la mujer abandone la vivienda de alquiler en la que vive con sus hijos.

“Pedimos un alquiler social para que no se queden en la calle”

“En primavera ya desahució dos veces en Bilbao, parece que lo está intentando también en Basauri, y ahora nos está tocando en Galdakao. Global Pantelaria fue una sociedad creada por el Banco Santander en 2018 para dar salida a 26.000 inmuebles, en su mayoría procedentes de ejecuciones hipotecarias en los años que siguieron al estallido de la burbuja inmobiliaria en 2008. El Banco Santander, pese a vender el 80% de las acciones al fondo buitre Cerberus, decidió quedarse con el 20% de las mismas para participar de los beneficios de esta empresa”, han explicado desde el Sindicato de Vivienda. “A través de Global Pantelaria, tanto Cerberus como el Banco Santander siguen especulando con miles de viviendas y repartiéndose los beneficios de este negocio, a costa de desahuciar a las familias, lo que explica muy bien la conexión cómplice entre bancos y fondos buitre”, han señalado.

Al igual que con Kutxabank, desde el sindicato han tratado de ponerse en contacto con el Banco Santander para poder llegar a una solución que beneficie a la familia, en este caso numerosa y monomarental. “Queríamos negociar un alquiler social de esa misma vivienda o el realojo en otra de las viviendas de su propiedad, pero el banco se ha negado rotundamente y no nos ha ofrecido ninguna negociación y el proceso judicial sigue adelante. Por parte de Cerberus, siendo un fondo buitre a nivel global está clara cuál es su actitud, que es que el desahucio siga adelante. Nuestra petición es clara: pedimos un alquiler social para que una mujer y sus tres hijos no se queden en la calle”, han insistido.

Por ello, han realizado una concentración informativa este lunes en Galdakao, que ha contado con la presencia de Patxi, pese a que ha preferido no ser él quien cuente su historia. En el caso de la otra mujer, ha optado de momento por seguir en la sombra. El Sindicato de Vivienda ha convocado una manifestación para el jueves 15 de diciembre a las 19.00 en la plaza Santi Brouard de Galdakao. “Aún queda margen para detener los desahucios, tenemos que unirnos y pararlo, hacer presión a los bancos para que se sienten a negociar al menos alquileres sociales para estas personas, aunque consideramos que la vivienda debería ser un derecho básico, gratuito y universal”, han concluido.

Patxi es pensionista, tiene 67 años y hace tiempo solicitó un crédito hipotecario a BBK (actual Kutxabank tras la fusión de 2011) para poder comprar la casa de Galdakao (Bizkaia) en la que residían sus padres, ya fallecidos. “Tiempo después, su condición económica empeoró y no pudo seguir pagando la hipoteca, como tantas miles de personas durante la crisis. Ahora Kutxabank le ha quitado la propiedad de la casa, le quiere hacer pagar toda la deuda acumulada y echar a la calle”, han explicado a este periódico desde el Sindicato de Vivienda que trabaja en el municipio vizcaíno para ofrecer ayuda a las personas sin recursos y sin información que tengan problemas de vivienda. Añaden además que pese a que la legislación y, en concreto, el Real Decreto 1/2013 “prohíben los desahucios derivados del impago de hipoteca de personas mayores de 60 años”, Kutxabank ha conseguido que el desahucio de Patxi siga adelante alegando que no ha presentado toda la documentación necesaria.

Amaia Egaña, diez años del suicidio que puso nombre propio al drama de los desahucios

Más

Desde el sindicato aseguran que llevan un año tratando de sentarse a negociar con el banco, algo que desde la entidad han rechazado alegando que “seguirán la vía judicial”. “Kutxabank ha aumentado un 42% su beneficio este año, alcanzando más de 250 millones de euros limpios en lo que va de año, así que sabemos que pueden ofrecer un alquiler social a Patxi o alojarlo en una de las viviendas vacías que tienen. Es una situación que se puede evitar y nos tendrán en frente. Tenemos claro que los fondos buitres y los bancos se enriquecen y benefician de las crisis y nosotras somos las que estamos sufriendo graves consecuencias psicológicas y emocionales por el riesgo de acabar en la calle”, han explicado.

elDiario.es/Euskadi depende de ti

¡Te necesitamos!

Necesitamos tu apoyo para seguir elaborando contenidos de calidad. Puedes darte de alta como socio o, si ya lo eres, desde tu panel personal puedes dedicar parte de cuota específicamente a tu edición más cercana, a la de Euskadi. Ahora te necesitamos más que nunca.

Para seguir a tu lado, disponemos de un sistema de alertas en Telegram con la última hora informativa y nuestros mejores temas y puedes encontrarnos también en TwitterFacebook Instagram. Y recuerda: suscríbete a nuestro boletín semanal si quieres recibir en tu buzón de correo electrónico una selección de contenidos cada martes. Para más información, estamos en el 625 88 87 80.