Terminó la obra de seguridad y comunicaciones ferroviarias entre Monfragüe y Madrid, 230 kilómetros

Estación de Monfragüe

JL

0

Adif ha terminado después de tres años las obras de señalización, energía, telecomunicaciones fijas e implantación del sistema de telecomunicaciones móviles GSM-R en el tramo Humanes (Madrid)-Monfragüe (229,6 kilómetros) de la línea de ancho convencional Madrid-Valencia de Alcántara, en las que ha gastado más de 54 millones de euros. 

Esta actuación es del plan de supresión de bloqueos telefónicos con objeto de minimizar los riesgos derivados del factor humano en los procesos de circulación. 

La instalación de este sistema de comunicaciones, ya en servicio, ha permitido que el bloqueo de trenes que circulan por la línea se haga bajo el sistema Bloqueo de Liberación Automática (BLAU) en sustitución del telefónico existente hasta el momento.  

Hasta ahora se daba paso a los trenes mediante llamada telefónica entre estaciones, pero con el nuevo sistema llega una red de señales automáticas manejadas desde un control de tráfico centralizado (CTC), en este caso el de Madrid; es el tercer tramo extremeño en contar con esa tecnología, actualmente implantada solo entre Badajoz y Villanueva de la Serena, y Mérida-Zafra.

El control centralizado comporta la reducción en kilómetros de los tramos en los que solo puede circular un tren, por lo cual en la misma distancia de antes podrán circular más convoyes; no obstante la vía sigue siendo única y sin electrificar, no se pueden cruzar por tanto trenes, y mientras no aumente en esa línea el número de circulaciones en lo único que se va a ganar es en seguridad.

Desde Madrid, Ciudad Real y Sevilla

A partir de ahora, la circulación se gestiona desde los Centros de Control de Tráfico Centralizado existentes en los de regulación de circulación (CRC) de Chamartín (Madrid), que gestiona Humanes; Manzanares (Ciudad Real), que regulará el tramo Griñón-Oropesa; y desde Sevilla Santa Justa, que gestiona el tramo Navalmoral-Monfragüe. 

Lo implantado ahora es compatible con los sistemas de señalización y telecomunicaciones de la Línea de Alta velocidad Madrid-Extremadura, en su primera fase, tramo Plasencia-Badajoz. 

El inicio de las obras de este proyecto se produjo en junio de 2018 con una inversión de 54 millones de euros, han durado por lo tanto algo más de tres años. 

Posteriormente fue mejorada en febrero del año pasado mediante la inclusión de nuevos puntos de suministro en estaciones y la instalación de telemando para la línea de suministro de energía, con una inversión de 3 millones de euros. 

Además, desde mayo de este año se encuentra en ejecución un contrato de inversiones complementarias, justificadas por nuevas necesidades surgidas durante el desarrollo del contrato principal, por un valor superior a los 8 millones de euros, que aportarán mejoras adicionales en la circulación y está previsto que finalicen a lo largo del año 2022. 

El alcance del proyecto incluye actuaciones en las instalaciones de seguridad, sistemas de protección del tren, telecomunicaciones, telecomunicaciones móviles, Control de Tráfico Centralizado (CTC), sistemas auxiliares de detección, suministro de energía, así como actuaciones de obra civil.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats