La portada de mañana
Acceder
Solo el 5% de contagiados en España tenía la pauta completa
Los últimos días de la nobleza de Franco
Opinión - Demoler la cruz, por Antonio Maestre

La fiscalía de Pontevedra acepta la confesión de abuso sexual del trabajador de un colegio como atenuante para evitar la cárcel

El acusado sentado en el banquillo durante la vista

El exadministrador de un colegio de Vigo ha aceptado dos años de prisión como autor de dos delitos continuados de abusos sexuales sobre dos hermanas, alumnas del centro, aunque eludirá el ingreso en la cárcel tras llegar a un acuerdo con la Fiscalía, que inicialmente pedía para él penas que sumaban ocho años de prisión.

En una vista de conformidad celebrada en la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Pontevedra, con sede en Vigo, el acusado ha admitido los abusos y el tribunal le ha aplicado las circunstancias atenuantes de reparación del daño y confesión.

Ha sido condenado a un año de cárcel por cada uno de los dos delitos y se le ha impuesto la pena de inhabilitación para cualquier profesión u oficio en el que haya contacto con menores durante cinco años. Además, se le ha aplicado la medida de libertad vigilada durante cinco años y la prohibición de acercarse o comunicarse con las víctimas por otros cinco años.

La sala ha acordado la suspensión de la condena por cinco años, a condición de que el procesado no delinca en ese periodo y no quebrante las medidas impuestas.

Según el escrito de acusación pública, las hermanas acudían al Aula Matinal del colegio en el curso 2018-2019, antes del inicio del horario lectivo y, con frecuencia, cuando llegaban al colegio todavía no estaba la profesora encargada, por lo que el acusado se quedaba con ellas.

En esos momentos aprovechaba para darles cachetes y manosearles el trasero, y para realizarles tocamientos en el pecho por encima de la ropa, mientras les decía que eran sus "favoritas".

Al curso siguiente, una de las hermanas ya no estaba en el centro, pero el acusado mantuvo su actitud con la otra niña, a la que incluso llegó a meter la mano por dentro de la ropa, por el escote. Los hechos se mantuvieron hasta que fueron denunciados ante el colegio, en febrero de 2020, y el hombre fue despedido.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats