La portada de mañana
Acceder
La decisión de perimetrar 10 comunidades "no puede responder a un festivo"
El Gobierno encarrila los Presupuestos tras limar diferencias con el PNV
OPINIÓN | Acabaremos encerrados, por Elisa Beni

Feijóo, el apoyo en la sombra que el Gobierno de Ayuso tiene en Galicia

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, posa con la presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, tras la ceremonia de su toma de posesión en el Parlamento gallego.

Alberto Núñez Feijóo desconoce por sistema lo que pasa en otras comunidades. Esa es su respuesta habitual cuando la prensa le pregunta por alguna polémica que sucede más allá de Galicia. El presidente gallego procura en apariencia no pisar charcos, especialmente si estos afectan a algún gobernante con carné del PP. La excepción que confirma la regla es la defensa que mantiene sobre la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, desde el inicio de la pandemia y que le brinda, de paso, la oportunidad de censurar al Gobierno central y sus decisiones. En el último encontronazo, derivado de la presión del Ministerio de Sanidad sobre Madrid para que tome medidas más contundentes contra la expansión del virus, el presidente de la Xunta aseguró que el Gobierno del PSOE y Unidas Podemos ha escogido los "tres criterios que solo afectan a Madrid" para elaborar su orden. "Parece que es un diseño para una comunidad autónoma. Es muy sospechoso", añadió.

Feijóo: "Es más complejo el consentimiento informado para operar de juanetes que para cerrar una ciudad"

Feijóo: "Es más complejo el consentimiento informado para operar de juanetes que para cerrar una ciudad"

No es la primera vez que Núñez Feijóo utiliza el argumento de la antipatía de Moncloa por el Gobierno de Díaz Ayuso, que suele combinar con el que dice que la pandemia la están gestionando las comunidades y no el Ejecutivo central. "Sánchez siempre ha dicho que no entraría a descalificar lo que estamos haciendo en los servicios de salud. Somos los presidentes autonómicos los que estamos haciendo frente a la pandemia", decía a mediados de mayo Alberto Núñez Feijóo cuando Díaz Ayuso hacía frente a la polémica sobre su alojamiento en un apartamento de lujo de la capital. Entonces, considera el presidente gallego que su homóloga madrileña estaba viviendo una situación de "acoso político".

Unas semanas después, Feijóo recriminaba a las dos patas del Gobierno central, PSOE y Unidas Podemos, lo que consideraba "ataques" contra Díaz Ayuso a raíz de unas declaraciones de Pablo Iglesias en las que calificaba de "escándalo, sino un crimen" lo ocurrido en las residencias de mayores de la Comunidad de Madrid y Castilla y León. "Es absolutamente impropio que un Gobierno central esté contra una presidenta de una comunidad autónoma", dijo entonces Feijóo, al tiempo que asegura que el PP estaba manteniéndose "a la altura" de las circunstancias y actuando con lealdad hacia el Gobierno.

Mientras durante los primeros meses de la pandemia Feijóo se repartió entre el entendimiento y los ataques al Gobierno central con el consiguiente acercamiento y distanciamiento de las posiciones que transmitía el Partido Popular a través de su presidente Pablo Casado, el barón gallego del PP mantuvo la comprensión con Díaz Ayuso, de la que dijo que es "una presidenta que ha intentado gestionar sus servicios sanitarios en los peores momentos, a pesar de estar contagiada con el virus". Una comprensión que se tornó en colaboración cuando Madrid precisó más respiradores y Galicia envió once a la comunidad a las puertas del pico de contagios previsto en Galicia, lo que le valió al barón popular las críticas de la oposición. Fuentes próximas al Gobierno gallego afirman que de las palabras del jefe del Ejecutivo gallego se desprende más una censura a Pedro Sánchez que un apoyo explícito a la presidenta de Madrid.

La afinidad que Feijóo muestra con Díaz Ayuso, aunque habitualmente se les coloque en líneas ideológicas diferentes dentro del Partido Popular, ha sido difícil de encontrar en las palabras que el presidente gallego ha dedicado a la que fue portavoz de su partido en el Congreso. De Cayetana Álvarez de Toledo, que no fue invitada a hacer campaña electoral en Galicia en las pasadas elecciones de julio, censuró Feijóo su acusación de "terrorista" al padre de Pablo Iglesias y evitó comentar su destitución al frente del grupo popular en la Cámara baja.

Con la segunda ola de la pandemia sumergiendo Madrid, Díaz Ayuso vuelve a encontrar el apoyo de uno de los líderes más significados dentro su partido y que acaba de estrenar su cuarta mayoría absoluta en Galicia. Hace algo más de una semana, con las cifras de la evolución de la pandemia en Madrid en escalada, el presidente gallego afirmó que Díaz Ayuso gestiona "la comunidad más difícil", que la "responsabilidad" de lo que sucede en la región supera la que corresponde "a un presidente autonómico" y que Madrid "no tiene medios ni capacidad para controlar esa pandemia con sus propias competencias".

Detrás de la defensa, el presidente de la Xunta incluia un ataque el Gobierno de Sánchez. Según Feijóo, la cuestión diferencial de la capital se debe a las infraestructuras de comunicación como aeropuertos, carreteras y vías férreas que obligan a Sánchez a "no desentenderse" de la situación que tenía la comunidad hace diez días. Una vez concretada la injerencia del Gobierno central en las citadas y recitadas competencias de las comunidades, el presidente de la Xunta acusa ahora al Ejecutivo central de improvisar tres criterios y ajustarlos para ir en contra de Madrid. Feijóo considera que son "incompletos", "poco trabajados", "insuficientes", "groseros", "parciales" e "improvisados" y los compara con los diez que utiliza la Xunta de Galicia y que, por otra parte, no son públicos, ni comparables ni se pueden aplicar a las grandes ciudades de Galicia ni a ayuntamientos de otros tamaños, debido al oscurantismo que mantiene el Gobierno de Feijóo sobre los datos desagregados de la comunidad.

Etiquetas
Publicado el
2 de octubre de 2020 - 06:00 h

Descubre nuestras apps

stats