EEUU y la OTAN responden a Rusia que no frenarán la ampliación de la Alianza y llaman a la desescalada

Andrés Gil

Corresponsal en Bruselas —

0

Estados Unidos ya ha entregado a Rusia su propio documento sobre la seguridad en Europa en respuesta a los presentados por Rusia. El Kremlin reclamaba el fin de la expansión de la OTAN, mientras acumula fuerzas en la frontera con Ucrania. Y Estados Unidos, “en una respuesta coordinada con los aliados”, ha explicado Blinken este miércoles, “expresa las preocupaciones por las acciones de Rusia, al tiempo que propone medidas para aumentar la transparencia y el desarme”. Eso sí, ha reconocido que aporta muy poca novedad: “Reitera lo que hemos dicho públicamente durante muchas semanas y durante muchos años”. Por ejemplo, se rechaza la exigencia rusa de descartar la ampliación al Este de la OTAN, incluso de volver al estatus de 1997, antes de que la OTAN creciera hacia los antiguos países del Pacto de Varsovia.

El embajador de Estados Unidos en Moscú, John Sullivan, ha sido el encargado de entregar la respuesta por escrito a las demandas de Rusia en relación a nuevos “acuerdos” de seguridad en Europa. La OTAN, por su parte, ha entregado su propia respuesta en Bruselas, según ha confirmado el secretario general de la Alianza Atlántica, Jens Stoltenberg. Las propuestas de la OTAN pasan por recuperar el diálogo con Moscú a través del Consejo OTAN-Rusia con el fin de reducir “riesgos para la seguridad”.

“Desde nuestra perspectiva, la puerta de la OTAN sigue abierta”, ha insistido Blinken en relación con la petición rusa de que la OTAN no se amplíe a Ucrania y Georgia.

El secretario de Estado de EEUU también ha explicado que Estados Unidos ha establecido en sus propuestas un “camino diplomático serio para que Rusia lo tome de forma pacífica y evitar un conflicto. Pero, en todo caso, estamos preparados para que pase lo contrario”.

Blinken, además, ha anunciado que hablará con el ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, en los “próximos días”, en plena crisis por el temor de que Moscú pueda atacar Ucrania. Y ha adelantado que las “gravísimas sanciones” si se produce ese ataque “afectarán financieramente a Rusia”.

“El documento hace varias cosas”, ha dicho Blinken, quien ha negado que fuera un gran tratado con alto grado de detalle: “Establece nuestros principios, que defenderemos de todas las maneras; nuestras preocupaciones sobre las acciones de Rusia en Ucrania y en Europa, que atentan contra la seguridad; y se sugieren áreas donde, recíprocamente, podemos avanzar en la seguridad colectiva. Son ideas para avanzar en la seguridad colectiva. El presidente Biden ha estado implicado personalmente en este documento, hemos tomado ideas de nuestros aliados europeos”.

Blinken ha concluido: “Ahora el documento lo tienen ellos y la pelota está en su tejado. Tanto si eligen la opción del diálogo como si eligen la de la agresión, estamos preparados”.

En cuanto a la presencia de estadounidenses en Ucrania, el secretario de Estado de EEUU ha sido claro: “Nuestro mensaje es que considere seriamente irse”. No obstante, Blinken ha subrayado que la Embajada de EEUU en Kiev permanecerá abierta.

“La OTAN está lista para proteger a sus aliados”

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha explicado que la propuesta entregada a Rusia se fundamenta en la búsqueda de canales de coordinación con Moscú, en particular recuperando las reuniones del Consejo OTAN-Rusia y los canales de comunicación militares para “reducir la posibilidad de riesgos”.

Stoltenberg también ha pedido a Rusia que rebaje la tensión y “retire sus tropas de Ucrania [Crimea y Donbás], Moldavia y Georgia”.

“La OTAN es una alianza defensiva”, ha dicho el noruego, “pero está lista para activar el artículo 5 para ayudar a sus miembros”.

Stoltenberg ha explicado que el despliegue de las fuerzas militares de la OTAN debe ser tomado por el consejo de la organización: “Hemos aumentado los medios y la preparación, la presencia en los países bálticos y Polonia, y doy las gracias a los 8.500 soldados que ha puesto en alerta para participar en una eventual operación”.

“Las tensiones están creciendo”, ha dicho el secretario general de la OTAN, “Rusia prosigue con la acumulación de efectivos militares, vemos más tropas cerca de Ucrania y también dentro de Bielorrusia. Y no hay transparencia en estos depliegues, que añaden preocupación, tensión, y evidencian que no hay desescalada, sino más tropas, más medios y en más países. Al tiempo, hace más importante aún implicarse en una solución política”.

Alto el fuego en Ucrania

Mientras, en París, se han reunido los enviados de Exteriores de Rusia, Alemania, Francia y Ucrania –el llamado formato Normandía–, y han emitido un comunicado en el que reafirman su apoyo al alto al fuego en el este de Ucrania así como su compromiso con los acuerdos de Minsk –acuerdo para poner fin a la guerra en el este de Ucrania, firmado por representantes de Ucrania, Rusia, la República Popular de Donetsk (DNR) y la República Popular de Lugansk (LNR) en septiembre de 2014–. Han acordado volver a reunirse en Berlín en dos semanas.

Los cuatro representantes diplomáticos, de acuerdo con el comunicado, “reafirman que los acuerdos de Minsk son la base del trabajo del formato de Normandía y se comprometen a reducir los desacuerdos actuales sobre el camino a seguir. Apoyan la observancia incondicional del alto el fuego y la plena adhesión a las medidas para fortalecer el alto el fuego del 22 de julio de 2020, independientemente de las diferencias sobre otros temas de la implementación de los acuerdos de Minsk”.

Además, los cuatro países “discutieron la importancia de que el Grupo de Contacto Trilateral [Ucrania, Rusia, OSCE) y sus grupos de trabajo intensifiquen su tarea con miras a un rápido progreso en la implementación de los acuerdos de Minsk”.

El propio jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, ha alertado de la situación que vive el continente: “Europa está en peligro”. El Alto Representante para la Cooperación y Seguridad de la UE lanza la voz de alerta en medio de una crisis de seguridad en el Este, por el ruido de tanques rusos en la frontera con Ucrania. “Ojalá fuera diferente”, ha dicho este martes por la noche en una conferencia en Bruselas, “pero los últimos dos años hemos vivido un grave empeoramiento de nuestro entorno estratégico. Estoy convencido de que hoy vivimos el momento más peligroso desde el final de la Guerra Fría”.

Estados Unidos ya ha entregado a Rusia su propio documento sobre la seguridad en Europa en respuesta a los presentados por Rusia. El Kremlin reclamaba el fin de la expansión de la OTAN, mientras acumula fuerzas en la frontera con Ucrania. Y Estados Unidos, “en una respuesta coordinada con los aliados”, ha explicado Blinken este miércoles, “expresa las preocupaciones por las acciones de Rusia, al tiempo que propone medidas para aumentar la transparencia y el desarme”. Eso sí, ha reconocido que aporta muy poca novedad: “Reitera lo que hemos dicho públicamente durante muchas semanas y durante muchos años”. Por ejemplo, se rechaza la exigencia rusa de descartar la ampliación al Este de la OTAN, incluso de volver al estatus de 1997, antes de que la OTAN creciera hacia los antiguos países del Pacto de Varsovia.

El embajador de Estados Unidos en Moscú, John Sullivan, ha sido el encargado de entregar la respuesta por escrito a las demandas de Rusia en relación a nuevos “acuerdos” de seguridad en Europa. La OTAN, por su parte, ha entregado su propia respuesta en Bruselas, según ha confirmado el secretario general de la Alianza Atlántica, Jens Stoltenberg. Las propuestas de la OTAN pasan por recuperar el diálogo con Moscú a través del Consejo OTAN-Rusia con el fin de reducir “riesgos para la seguridad”.

“Desde nuestra perspectiva, la puerta de la OTAN sigue abierta”, ha insistido Blinken en relación con la petición rusa de que la OTAN no se amplíe a Ucrania y Georgia.

El secretario de Estado de EEUU también ha explicado que Estados Unidos ha establecido en sus propuestas un “camino diplomático serio para que Rusia lo tome de forma pacífica y evitar un conflicto. Pero, en todo caso, estamos preparados para que pase lo contrario”.

Blinken, además, ha anunciado que hablará con el ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, en los “próximos días”, en plena crisis por el temor de que Moscú pueda atacar Ucrania. Y ha adelantado que las “gravísimas sanciones” si se produce ese ataque “afectarán financieramente a Rusia”.

“El documento hace varias cosas”, ha dicho Blinken, quien ha negado que fuera un gran tratado con alto grado de detalle: “Establece nuestros principios, que defenderemos de todas las maneras; nuestras preocupaciones sobre las acciones de Rusia en Ucrania y en Europa, que atentan contra la seguridad; y se sugieren áreas donde, recíprocamente, podemos avanzar en la seguridad colectiva. Son ideas para avanzar en la seguridad colectiva. El presidente Biden ha estado implicado personalmente en este documento, hemos tomado ideas de nuestros aliados europeos”.

Blinken ha concluido: “Ahora el documento lo tienen ellos y la pelota está en su tejado. Tanto si eligen la opción del diálogo como si eligen la de la agresión, estamos preparados”.

En cuanto a la presencia de estadounidenses en Ucrania, el secretario de Estado de EEUU ha sido claro: “Nuestro mensaje es que considere seriamente irse”. No obstante, Blinken ha subrayado que la Embajada de EEUU en Kiev permanecerá abierta.

“La OTAN está lista para proteger a sus aliados”

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha explicado que la propuesta entregada a Rusia se fundamenta en la búsqueda de canales de coordinación con Moscú, en particular recuperando las reuniones del Consejo OTAN-Rusia y los canales de comunicación militares para “reducir la posibilidad de riesgos”.

Stoltenberg también ha pedido a Rusia que rebaje la tensión y “retire sus tropas de Ucrania [Crimea y Donbás], Moldavia y Georgia”.

“La OTAN es una alianza defensiva”, ha dicho el noruego, “pero está lista para activar el artículo 5 para ayudar a sus miembros”.

Stoltenberg ha explicado que el despliegue de las fuerzas militares de la OTAN debe ser tomado por el consejo de la organización: “Hemos aumentado los medios y la preparación, la presencia en los países bálticos y Polonia, y doy las gracias a los 8.500 soldados que ha puesto en alerta para participar en una eventual operación”.

“Las tensiones están creciendo”, ha dicho el secretario general de la OTAN, “Rusia prosigue con la acumulación de efectivos militares, vemos más tropas cerca de Ucrania y también dentro de Bielorrusia. Y no hay transparencia en estos depliegues, que añaden preocupación, tensión, y evidencian que no hay desescalada, sino más tropas, más medios y en más países. Al tiempo, hace más importante aún implicarse en una solución política”.

Alto el fuego en Ucrania

Mientras, en París, se han reunido los enviados de Exteriores de Rusia, Alemania, Francia y Ucrania –el llamado formato Normandía–, y han emitido un comunicado en el que reafirman su apoyo al alto al fuego en el este de Ucrania así como su compromiso con los acuerdos de Minsk –acuerdo para poner fin a la guerra en el este de Ucrania, firmado por representantes de Ucrania, Rusia, la República Popular de Donetsk (DNR) y la República Popular de Lugansk (LNR) en septiembre de 2014–. Han acordado volver a reunirse en Berlín en dos semanas.

Los cuatro representantes diplomáticos, de acuerdo con el comunicado, “reafirman que los acuerdos de Minsk son la base del trabajo del formato de Normandía y se comprometen a reducir los desacuerdos actuales sobre el camino a seguir. Apoyan la observancia incondicional del alto el fuego y la plena adhesión a las medidas para fortalecer el alto el fuego del 22 de julio de 2020, independientemente de las diferencias sobre otros temas de la implementación de los acuerdos de Minsk”.

Además, los cuatro países “discutieron la importancia de que el Grupo de Contacto Trilateral [Ucrania, Rusia, OSCE) y sus grupos de trabajo intensifiquen su tarea con miras a un rápido progreso en la implementación de los acuerdos de Minsk”.

El propio jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, ha alertado de la situación que vive el continente: “Europa está en peligro”. El Alto Representante para la Cooperación y Seguridad de la UE lanza la voz de alerta en medio de una crisis de seguridad en el Este, por el ruido de tanques rusos en la frontera con Ucrania. “Ojalá fuera diferente”, ha dicho este martes por la noche en una conferencia en Bruselas, “pero los últimos dos años hemos vivido un grave empeoramiento de nuestro entorno estratégico. Estoy convencido de que hoy vivimos el momento más peligroso desde el final de la Guerra Fría”.

Estados Unidos ya ha entregado a Rusia su propio documento sobre la seguridad en Europa en respuesta a los presentados por Rusia. El Kremlin reclamaba el fin de la expansión de la OTAN, mientras acumula fuerzas en la frontera con Ucrania. Y Estados Unidos, “en una respuesta coordinada con los aliados”, ha explicado Blinken este miércoles, “expresa las preocupaciones por las acciones de Rusia, al tiempo que propone medidas para aumentar la transparencia y el desarme”. Eso sí, ha reconocido que aporta muy poca novedad: “Reitera lo que hemos dicho públicamente durante muchas semanas y durante muchos años”. Por ejemplo, se rechaza la exigencia rusa de descartar la ampliación al Este de la OTAN, incluso de volver al estatus de 1997, antes de que la OTAN creciera hacia los antiguos países del Pacto de Varsovia.

El embajador de Estados Unidos en Moscú, John Sullivan, ha sido el encargado de entregar la respuesta por escrito a las demandas de Rusia en relación a nuevos “acuerdos” de seguridad en Europa. La OTAN, por su parte, ha entregado su propia respuesta en Bruselas, según ha confirmado el secretario general de la Alianza Atlántica, Jens Stoltenberg. Las propuestas de la OTAN pasan por recuperar el diálogo con Moscú a través del Consejo OTAN-Rusia con el fin de reducir “riesgos para la seguridad”.