La portada de mañana
Acceder
Las cinco alternativas de España para cumplir su objetivo de vacunación
Los contagios se duplican en dos semanas en 30 grandes ciudades
Opinión - Biden, el FMI y la ONU eligen comunismo, por Neus Tomàs

The Guardian en español

El cese del director del FBI se vuelve contra Donald Trump

La alta participación de los latinos por adelantando augura problemas para Trump

Tom McCarthy

A Trump se le acumulan las malas noticias. The New York Times publicó el martes por la noche que Trump había presionado al exdirector del FBI James Comey para que abandonase una investigación sobre los supuestos lazos entre el dimitido Michael Flynn y el Gobierno ruso.

Trump pidió al exdirector del FBI que dejara de investigar los vínculos de su gobierno con Rusia

Trump pidió al exdirector del FBI que dejara de investigar los vínculos de su gobierno con Rusia

Los demócratas calificaron la información de “smoking gun” (la prueba definitiva) y afirmaron que “la historia es testigo” de la reacción que tenga el Congreso. Mientras tanto, incluso miembros del Partido Republicano han expresado su preocupación y han pedido a la Casa Blanca que dé explicaciones, más allá de su negativa inicial. El episodio cierra semanas de malos titulares para Trump que comenzaron justo después de superar los primeros 100 días de presidencia, cuando afirmó que su administración ha sido la que más logros ha alcanzado en este primer periodo.

Pasamos lista de los principales problemas en la mesa del presidente Trump.

Comey y la supuesta obstrucción

De momento, este es su principal problema y el que tiene más posibilidades, según parece, de hacer que su presidencia acabe antes de lo previsto. La destitución del director del FBI James Comey el 9 de mayo fue un escándalo en sí mismo. Además, el presidente acabó reconociendo que había despedido a Comey con “ese asunto ruso” en mente. Muchos críticos lo tomaron como una admisión de Trump de obstrucción a la justicia, una acusación penal a la que se enfrentaron Bill Clinton y Richard Nixon en sus juicios políticos (impeachment).

En la nueva comunicación que ha salido a la luz, Trump pide a Comey que el FBI al pusiera fin a la investigación del exconsejero de Seguridad Nacional Michael Flynn. La Casa Blanca niega haber hecho esa solicitud.

Reforma sanitaria estancada

Aunque las historias de espionaje y caos en el personal han dominado la cobertura mediática de la Casa Blanca en las últimas semanas, Trump se enfrenta a un riesgo continuo: no lograr cumplir sus promesas internas, como por ejemplo la reforma sanitaria.

Una pobre reforma legislativa se aprobó el pasado 4 de mayo en la Cámara de Representantes, pero un esfuerzo del Senado por elaborar su propia versión de la ley se ha estancado. La percepción de escándalo alrededor de Trump puede hacer más improbable que los legisladores aprueben una ley para que el presidente la firme.

Estancamiento en la reforma fiscal y el muro

Otras dos promesas que hasta ahora Trump ha incumplido claramente. Los afines a Trump están pidiendo una bajada de impuestos, pero los constantes comentarios en torno a la Casa Blanca, igual que en el caso de la reforma sanitaria, han dificultado los esfuerzos de redactar una ley. Mientras tanto, la financiación del muro fronterizo concebido por Trump ha quedado fuera de un acuerdo presupuestario alcanzado el mes pasado en el Capitolio.

El escándalo ruso del Despacho Oval

Este lunes por la noche, el jurista Alan Dershowitz calificó lo ocurrido como “la acusación más grave jamás lanzada contra un presidente de Estados Unidos en el cargo”. Trump está acusado por fuentes anónimas de inteligencia de pasar información altamente secreta a diplomáticos rusos durante su reunión en el Despacho Oval. Esta información, aseguran los agentes de inteligencia, podría poner vidas en peligro y descarrilar la estrategia de Estados Unidos en Oriente Medio. La Casa Blanca ha asegurado que las conversaciones de Trump con los rusos fueron “absolutamente apropiadas”.

Crisis de personal

Cuatro intensos meses de crisis han pasado factura al equipo del presidente. Los periodistas escuchan discusiones a gritos a puerta cerrada en la Casa Blanca y obtienen descripciones cada vez más oscuras sobre el estado de ánimo del presidente. Hay muchos rumores sobre una posible reestructuración de personal, una reestructuración que podría afectar al secretario de Prensa, Sean Spicer, al jefe de Gabinete, Reince Priebus, al director de estrategia, Stephen Bannon, y a otros.

Otras investigaciones

Dos comités del Congreso están llevando a cabo sus propias investigaciones de los vínculos entre Rusia y la campaña presidencial de Trump. Además, el FBI y otras agencias de inteligencia pueden tener en marcha otras investigaciones sobre la presidencia o la campaña presidencial.

Arriesgado viaje al extranjero

El viernes, Trump iniciará una gira por varios países. El viaje arrancará en Riad, donde está previsto que dé un discurso sobre el islam. Posteriormente irá a Jerusalén donde, según está programado, se convertirá en el primer presidente de EEUU en el cargo en visitar el Muro de las Lamentaciones. También visitará el Vaticano, donde se reunirá con el Papa. Se dice que Trump no tiene ganas de hacer el viaje.

El signo de interrogación / factor X

El mayor problema al que se enfrenta Trump puede que en estos momentos esté escondido. La decisión de no deshacerse de sus empresas ha creado numerosos posibles conflictos de interés que podrían tener consecuencias en su capacidad de gobernar. Trump se ha enemistado con amplios sectores de la comunidad de inteligencia estadounidense, que colectivamente podrían tener el poder de precipitar futuros escándalos. Y todavía tiene su cuenta privada de Twitter.

Traducido por Javier Biosca Azcoiti

Etiquetas
Publicado el
17 de mayo de 2017 - 19:57 h

Descubre nuestras apps

stats