Las excusas del Gobierno de Almeida para tumbar el 90% de las ideas de los Presupuestos Participativos

Ciudadanos votando en los Presupuestos Participativos del Ayuntamiento de Madrid.

Carmen Moraga


6

“Proyecto inviable”. “No entra en los planes del Ayuntamiento”. “La reestructuración se hará cuando sea necesaria”. Argumentos como estos llenan los informes con los que los técnicos del Consistorio madrileño han tumbado cerca del 90% de las propuestas de los ciudadanos para la última edición de los Presupuestos Participativos de la capital, los primeros en tres años de Gobierno de José Luis Martínez-Almeida.

Almeida y Villacís devalúan los Presupuestos Participativos de Madrid tras dos años congelados

Almeida y Villacís devalúan los Presupuestos Participativos de Madrid tras dos años congelados

El Ayuntamiento ha despachado así más de 1.700 ideas de lo más variopintas que los vecinos de Madrid demandaban para sus barrios y que quedarán en un cajón: desde pistas de patinaje o carriles bici a la construcción de más zonas verdes, la apertura de nuevas bibliotecas y escuelas infantiles o la mejora de la accesibilidad en zonas peatonales. Los presupuestos recibieron 1.942 propuestas iniciales y han quedado apenas 211 finalistas para su votación a finales de mayo. El dato contrasta con las 700 que solían quedar durante la etapa de Manuela Carmena.

Fuentes del Área de Coordinación explicaron entonces que los aprobados eran los únicos proyectos “técnica y competencialmente viables” después de haber analizado cada uno con detalle. En Chamberí, por ejemplo, solo se salvaron un tercio de los proyectos ciudadanos y quedaron descartados los que más apoyos habían recogido: los que presentaron en conjunto varias AMPA de los colegios del distrito para peatonalizar calles e instalar medidores de contaminación junto a los centros escolares. El Ayuntamiento les explicó que “no eran viables técnicamente” y no pasaron a la fase final de votación.

Según explica el Consistorio en la página que detalla el funcionamiento de las diferentes fases de los Presupuestos Participativos, “los proyectos podrán ser declarados inviables por diferentes motivos”. Por ejemplo, que su coste superase “el presupuesto previsto para su respectivo ámbito territorial”, no sean “competencia” del Ayuntamiento, sean “contrarios a la normativa de aplicación”, resulten “inviables técnicamente”, “haya otro proyecto similar ya aprobado o declarado inviable en convocatorias anteriores, etc”.

En Más Madrid, sin embargo, creen que el Gobierno de Almeida tumba muchas de estas peticiones de los vecinos y vecinas madrileñas simplemente porque “no coinciden con sus planes políticos”. El principal partido de la oposición ha criticado con dureza este recorte en la participación. “En algunos distritos, como Barajas o Centro, los participantes tan solo pudieron elegir entre cuatro proyectos. Y si se miran el resto de distritos, la cosa no mejora, el Ayuntamiento ha salvado seis, ocho o un máximo de diez proyectos en otros barrios. Así Almeida mata la participación”, lamenta el concejal Nacho Murgui, cuyo grupo además denuncia que la convocatoria de estos presupuestos abiertos haya pasado de ser anual a bienal.  

En la última comisión del área de Vicealcaldía, responsable de estos presupuestos y dirigida por Ciudadanos, los de Rita Maestre ya denunciaron que se hubieran “congelados estos proyectos durante dos años”, con lo que se redujo además a la mitad su presupuesto: de 100 millones de euros a 50.

“Buscan cualquier pretexto para declararlos inviables”, señala Murgui, que cita algunos casos del distrito de Puente de Vallecas, como el 'Plan Nueva Numancia Accesible', que planteaba dar más espacio al peatón en ese barrio. Fue declarado “inviable” porque su presupuesto asciende a 4 millones de euros, un importe superior al que le corresponde al distrito de Puente de Vallecas (2.516.680€). “Si hubiera el mínimo atisbo de interés por parte del equipo de Gobierno, se hubiera podido negociar con el proponente reducir la superficie a intervenir o pasarlo a proyecto de ciudad, como se hacía en el anterior mandato, pero es más fácil decir que no es viable porque eso supone trabajar y, además, supone restar espacio público al coche, claro”, denuncia el concejal.

En Vallecas se rechazó la creación de un carril bici y la adecuación de espacios en el Pozo del Tío Raimundo. “Técnicamente inviable”. ¿Motivo? Que se necesita un “estudio de movilidad”. El Ayuntamiento esgrime además que ya se están construyendo carriles bici en el eje del Paseo de la Castellana, Joaquín Costa y Pedro Bosch. También se rechazó la construcción de una biblioteca en el distrito de Barajas “porque ya existe una en el barrio de la Alameda de Osuna y se considera suficiente”. Es decir, quedará una sola biblioteca para 50.000 habitantes.

Aunque las razones para la inadmisión de los proyectos se desconocen oficialmente, ya que no figuran en el portal de participación municipal Decide Madrid porque solo cuelgan los admitidos, existe un listado, al que ha tenido acceso esta redacción, en el que se pueden comprobar los motivos que esgrimen los técnicos municipales para declarar la inviabilidad de un proyecto. Como el que solicitaba la apertura inmediata de la Nave de Daoíz y Velarde en Retiro, sobre el que sorprende ver que la única explicación que dio el Ayuntamiento para rechazar la idea fue que era “técnicamente inviable”, sin más. “Las personas que se han molestado en pensar una idea y redactar una presentación y una propuesta merecen una justificación un poco más elaborada”, opina Murgui. 

En algunos, como en el caso de la recuperación del Pabellón Árabe del Retiro, la explicación es más detallada. El Ayuntamiento consideró que el proyecto no se podía realizar porque “la reintegración o reconstrucción solo se efectuará cuando resulte necesaria” y este, añadía, no era el caso de ese edificio. En su respuesta, los técnicos recuerdan que el Parque del Retiro “está declarado Bien de Interés Cultural [BIC] y pertenece al ámbito declarado Patrimonio Mundial por la Unesco el 25 de julio de 2021”, y que “la Ley de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid regula los usos y criterios de intervención en los BICS, basados en los principios de mínima intervención”.

Sin embargo, la apertura de una escuela infantil en Nuevos Ministerios fue rechazada por considerarla el Ayuntamiento “incompatible con los planes municipales”. En la respuesta, el Gobierno defendió que la ciudad ya cuenta actualmente con 71 escuelas Infantiles municipales y “tiene planificadas la construcción y entrada en funcionamiento de cinco nuevas escuelas”.

En cambio, para el Ayuntamiento sí “es viable” la peatonalización de las calles Cava Alta y Cava Baja, en La Latina, para establecer “calles de tapeo turístico”, un proyecto que pasó a votación, mientras rechazaban las peatonalizaciones de las calle Trole, en Puente de Vallecas; y Vázquez de Mella, en Ciudad Lineal; o la ampliación del espacio peatonal de la plaza de Almuñécar, entre otras muchas.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats