Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
El juez Peinado exprime la causa contra Begoña Gómez y cita ahora a Pedro Sánchez
OPINIÓN | 'Que no pare el espectáculo Peinado', por Esther Palomera
CRÓNICA | Una guerra de cien días para impedir la victoria de Trump

Los directores piden reunirse con la Consejería de Educación de Ayuso ante el escándalo de los centros de FP hechos sin contrato

Alumnos de un instituto en clase.

Raquel Ejerique

51

La Consejería de Educación del Gobierno de Ayuso ha construido al menos dos centros millonarios de FP de manera ilegal, sin expediente que los sostenga y pagados con fraccionamiento de contratos, haciendo pasar una gran obra que debía haberse sacado a concurso público como si fueran obras menores sin relación entre sí.

Esto supone que no hay control financiero ni económico y las obras y los pagos no pasaron controles. En su primer movimiento, Educación ha implicado a un subdirector y a dos directores de Secundaria, pese a que la envergadura de las obras supera su capacidad de gestión y ejecutarlas requiere de colaboraciones técnicas y plácets en otros departamentos.

Después de abrir una investigación por el primero de los casos –un hospital escuela en el macrocomplejo educativo Ciudad Escolar presupuestado en 2,5 millones de euros– Educación decidió elevar a Fiscalía un escrito en el que apuntaba como responsable de su investigación interna a un subdirector de FP –Alfonso Mateos, que fue cesado de manera fulminante– y abría expediente a dos directores de instituto, el de Hotel Escuela y el de Ciudad Escolar, que pagaron las facturas siguiendo las indicaciones de Mateos, según el escrito remitido, al que ha tenido acceso elDiario.es.

El segundo caso, la Escuela de Arte de Alcalá, que ha costado 1,2 millones y se han pagado también fraccionando facturas, está siendo investigado internamente pero no se ha enviado a Fiscalía.

Al abrir la puerta del delito penal, es decir, denunciar a la Fiscalía y que el caso pueda tener un recorrido judicial por delitos de corrupción, los directores de Secundaria de Madrid han empezado a temer que haya más casos y que acaben ellos en un banquillo. “Yo no he recibido nada a cambio, ni siquiera sé qué empresa hacía la obra, siempre seguí las indicaciones de la Dirección General”, contó cuando saltó el escándalo de Ciudad Escolar uno de los directores.

La decena de gestores consultados por elDiario.es o no quieren hablar o admiten que han hecho obras en sus institutos pero no tienen ni idea de si son o no correctas: la Consejería tiene un departamento propio de Infraestructuras que se encarga de construir edificios sacándolos a concurso. De hecho, es el departamento que pidió planos de la Escuela de Arte Alcalá en plena construcción, en 2022, de manera que se conocía la obra y su envergadura en la Consejería pese a que no la licitó. Hay directores que cuelgan el teléfono y otros secretarios y directores remiten al departamento de prensa de Educación, que no contesta ninguna de las preguntas de este medio por sencillas que sean.

Los directores son profesores con cargo, sin formación específica para la gestión económica, pese a que manejan de manera autónoma los cientos de miles de euros que llegan a sus cuentas cada año, desde fondos europeos, dinero para su funcionamiento ordinario desde la Consejería o dinero del Ministerio de Educación. Las cantidades, sobre todo tras la apuesta de la Unión Europea por la FP, no son baladí. Por ejemplo, el Instituto Luis Vives de Leganés recibió 1,3 millones en 2023, según la información proporcionada por la propia Consejería.

Todas las fuentes consultadas coinciden en que las directivas de los institutos no tienen la capacidad de gestionar, pedir licencias, permisos o recopilar toda la documentación técnica que requiere construir edificios de más de un millón de euros como los dos desvelados por elDiario.es.

“Estamos muy preocupados, porque los directores somos los que ejecutamos y acatamos órdenes que vienen de arriba y no hemos sido conscientes de todo esto”, cuenta Rosa Rocha, presidenta de Adimad, la Asociación de Directores de Institutos Públicos de Madrid, que representa a 240 de los 360 directores que hay en la Región.

Acaba de solicitar una reunión oficial con el número dos de Educación, el viceconsejero José Carlos Fernández Borreguero, para pedir instrucciones claras sobre la contratación de obras y aspectos de gestión económica: “Queremos que nos ayuden, porque gestionamos dinero público y hay detalles que se nos escapan. Llevamos a cabo una gestión económica de Fondos Sociales Europeos, Erasmus...”. La formación que reciben son algunos cursos puntuales y voluntarios que pueden hacer, por ejemplo, los secretarios. También suelen recibir instrucciones por escrito a principio de curso, sin más.

Precisamente las instrucciones sobre el próximo curso escolar, enviadas este lunes, incluyen un párrafo sobre obras y reformas. Se especifica que las obras superiores a un contrato menor (las de más de 40.000 euros más IVA) se deben hacer a través del departamento de Infraestructuras.

Sin embargo, en la documentación a la que ha tenido acceso elDiario.es en los casos de las obras ilegales, se pone el nombre del exsubdirector Alfonso Mateos (dependiente entonces de Rocío Albert López Ibor, hoy consejera de Hacienda) como la persona de referencia para los pagos de facturas y de la parte administrativa de las dos obras investigadas, en lugar de a Infraestructuras. Rocío Albert era el peso pesado entonces de la Consejería, en manos de Enrique Ossorio, hoy presidente de la Asamblea.

También estaba al tanto de una de las obras ilegales, la de la Escuela de Arte de Alcalá, el director de la zona Este, que visitó las obras y pidió mejoras. Jorge de la Peña es hoy director general de Educación Concertada y número dos del PP de Alcalá.

Rocha admite que hay mucho desconcierto y muchos equipos directivos tensos por lo que pueda haber pasado en sus institutos, sobre todo los que han hecho obras de importancia: “Hay directores que lo están dejando, están también agotados de burocracia y los problemas que conlleva bregar con la administración. Y encima te viene un problema como estos por ahí... Están agotados”.

Confirma también que se están haciendo auditorías en muchos centros, aunque no sabe precisar si son específicas por el tema de las obras sin contrato: “Quizás estaría bien que se hicieran de manera más reiterada, porque siempre te hacen recomendaciones y te dicen lo que has hecho mal, los directores necesitamos apoyo e información”.

La Consejería de Educación no ha contestado sobre si va a reunirse con la asociación de directores.

Puedes hacernos llegar documentación o datos confidenciales a la redacción por correo electrónico: pistas@eldiario.es

Etiquetas
stats