Ni los semáforos inclusivos de Carmena se libran de la LGTBIfobia

La asociación LGTBI Arcópoli ha realizado un informe de los ataques lanzados en redes sociales contra los semáforos inclusivos instalados por el Ayuntamiento de Madrid durante el WorldPride que quieren presentar en la fiscalía contra delitos de odio y en la Comunidad de Madrid.

Cuando Manuela Carmena presentó esta iniciativa municipal de progresiva implantación en toda la ciudad y como recuerdo del Orgullo LGTBI internacional, muchas fueron las quejas recibidas en Arcópoli de personas del colectivo que se sentían insultadas, humilladas, acosadas o amenazadas al leer tuits y comentarios en portales de Internet «donde había claramente LGTBfobia», aseguran en un comunicado.

Entonces 10 activistas se pusieron al frente de una comisión para examinar más de 800 comentarios en redes sociales como Twitter y en las noticias publicadas en los medios de comunicación relativas a estas 288 nuevas señales luminosas y han llegado a una triste conclusión: 203 de ellos pueden ser constitutivos de un delito de homofobia o de una infracción administrativa.

El objetivo no es contabilizar respuestas que incluyan cualquier argumentación política o que valoren negativamente la medida municipal, sino aquellas «que contengan odio, discriminación, hostilidad, desprecio o humillación hacia las personas por su orientación sexual o identidad de género», afirma el estudio.

Así, detallan que la medida de colocar en 72 cruces 288 semáforos con ilustraciones de parejas del mismo género, (aunque también las hay heterosexuales) ha provocado un 25 por ciento de respuestas de odio, lo que muestra que ni los semáforos se libran de la «intolerancia en la sociedad, digna de análisis».

En cuanto a la naturaleza de estos indicios de LGTBOfobia, 12 son las amenazas o incluso deseos de que se produzca algún tipo de atentado contra el colectivo LGTB o contra el Orgullo «por el mero hecho de ser aprobadas medidas como ésta».

De estas amenazas directas, siete eran referidas al terrorismo islamista, una referida a que son «una plaga a la que hay que exterminar sin determinar el procedimiento» u otra «esperando que los 'machos ibéricos y los tercios'» acaben con ellos.

Han recogido frases como «infieles, vais a pagarlo muy caro», «muerte a los infieles y gays», «si tienen que atentar, que sea allí antes que en otro sitio», «ver las secuelas de este atentado [por un atentado yihadista] sería orgásmico», «a ver si algún Mohamed hace un trabajito fino en pleno Chueca ese día», «ya verás cuando atenten los moros i les corten la poia» o «los LGTB son sencillamente una plaga que hay que fumigar».

Arcópoli también ha encontrado un total de 36 palabras ofensivas en función de la orientación sexual o identidad de género, que se dividen en 11 por su orientación sexual o identidad de género y 25 calificativos de desprecio o humillación que reciben por ser LGTB.

La palabra más utilizada para referirse a los hombres que practican sexo con hombres es la de «maricón» o sus derivados «mariquita», «marica», «mariconada». También se refieren a mujeres lesbianas como «tortilleras» y «bolleras» y mencionan al colectivo trans con la palabra «travelos».

Por otra parte, han reunido también todas aquellas palabras que, en su opinión, son constitutivas de ser una ofensa fundamentada en el odio debido a su orientación sexual o identidad de género: «Desequilibrado, raro, anormal, enfermo, aberrante, desorientación sexual, desviados, denigrante, asqueroso, putos enfermos, conducta sexual desordenada, depravados, desvergonzados, deficientes, contra natura, abominable, denegerados, degradación moral, asquerosos mugrosos chupadores de trancas, tarados, invertidos, vacas locas que son tontos de nacimiento, repugnantes, perversión, sodomita».

Estos resultados los van a poner en conocimiento de la Unidad de la Gestión de la Diversidad de la Policía Municipal de Madrid y de la Policía Nacional específica de delitos de odio «para que tengan constancia de estos perfiles de twitter y otros usuarios de plataformas que han dado muestras de odio al colectivo LGTB y estudien si pueden aplicar alguna medida para evitar este tipo de acciones».

También lo presentarán ante la Consejería de Familia y Políticas Sociales «para denunciar que vulnera varios artículos de la ley LGTB y que cometen infracciones de varios artículos que están sancionados con multas económicas».

Asimismo, lo remitirán a todos los concejales del Ayuntamiento de Madrid para agradecerles su apoyo y que «tomen conciencia del problema de la LGTBfobia cuando si con una iniciativa tan naïf y que no molesta ni afecta a nadie, hay una respuesta tan virulenta, con esa componente discriminatoria y de odio al colectivo LGTB».

Con motivo del día europeo por las víctimas de los delitos de odio, que hoy sábado 22 de julio, Arcópoli solicita al Ayuntamiento de Madrid una placa en memoria de Mariano Gómez, chico gay asesinado en un ataque homófobo el 5 de mayo de 1993 en la Casa de Campo donde recibió 17 puñaladas.

La asociación LGTBI solicitará a la Junta de Distrito de Moncloa-Aravaca la colocación de una placa conmemorativa, así como un monumento por las víctimas de LGTBfobia como los que hay en otras ciudades españolas como Barcelona o Sitges.

Etiquetas
Publicado el
22 de julio de 2017 - 11:29 h

Descubre nuestras apps

stats