La portada de mañana
Acceder
Esperanza Aguirre y su marido vendieron un Goya inédito sin protegerlo
La nueva normalidad de los países con más vacunados, más severa que España
Opinión – Marlaska y sus islas del Diablo, por Elisa Beni

Un taller para buscar y pasear la memoria colectiva del barrio de Malasaña

Una de las derivas urbanas de La Liminal

Durante el último año, la calle ha cobrado una importancia central en nuestras vidas. Confinados o con los espacios cerrados casi vetados, la hemos mirado con deseo detrás de la ventana (primero) y nos hemos lanzado a desgastar sus aceras (después). No es extraño encontrar testimonios de descubrimiento del propio barrio originados en la singular experiencia pandémica

Por eso se antoja muy pertinente el taller llamado Pasear la memoria del vecindario que llega ahora al Conde Duque de mano de La Liminal, en el que se cruzarán “recuerdos y espacios, memorias y paisaje urbano, historias del pasado y ritmos de la vida cotidiana”. Le toca el turno al redescubrimiento de la memoria y la densidad de vivencias de barrios particularmente turísticos como Malasaña y Conde Duque.

El taller tiene las inscripciones abiertas hasta el próximo 25 de marzo y transcurrirá entre los meses de abril y mayo. Pasear la memoria del vecindario constará de cinco sesiones, de las cuales una de ellas estará dedicada a realizar un recorrido urbano (el próximo 22 de mayo) que será guiado por los propios participantes a partir de los temas y el trabajo desarrollados durante las sesiones anteriores. En palabras de La Liminal, “diseñaremos un recorrido que será abierto a todo aquel que quiera participar (estamos trabajando en pensar formas que nos permitan acoger al mayor número de participantes posibles contando con las restricciones de aforo en espacio público actuales)”

Previamente, se habrá trabajado colectivamente la memoria del barrio a partir de la de los participantes en las sesiones del taller. Los asistentes serán preferiblemente vecinos o personas que tengan una conexión fuerte con el territorio. “Es relativamente fácil acceder a los hitos históricos o las grandes narraciones, pero mucho menos, acceder a las memorias que han atravesado el paisaje del barrio y a quienes lo habitaron”, nos cuentan desde La Liminal.

Las memorias individuales y las colectivas, de alguna forma, interseccionarán con los datos históricos del barrio recogidos por otros antes, en la literatura sobre la materia. De esta confluencia de conocimientos saldrá el diseño del paseo. En la última sesión, a modo de cierre, se recogerá la experiencia en forma de fanzine colectivo.

La Liminal es un colectivo de mediación cultural fundado por Beatriz Martins y Yolanda Riquelme (formadas en historia del arte, antropología social y producción artística) muy conocido por sus mapeos al paso, que indagan en las memorias y los paisajes urbanos. Las temáticas de sus rutas suelen tocar lo artístico, la Historia de la Mujer y la reflexión urbana –como los dedicados a las cigarreras, las vanguardias en Chamberí o la ruta por espacios feministas de Pacífico. Sin ir más lejos, vienen realizando una serie de derivas urbanas en el propio Conde Duque.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats