Familias y escuelas infantiles de 0 a 6, en pie de guerra ante el plan de cierre de Ayuso

Una de las pancartas desplegadas en la Escuela Infantil Los Ángeles, en Tetuán

Somos Tetuán


9

La semana pasada saltó la noticia. Tras una reunión con las directoras de las escuelas infantiles de 0-6 años, la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid expresó la intención de cerrar el segundo ciclo de infantil de las nueve escuelas que aún lo mantienen. O lo que es lo mismo, finiquitar la singularidad del modelo 0 a 6. Según la directriz, el año que viene ya no habrá en estas escuelas primer curso de segundo ciclo y los alumnos que están terminando el primero deberán pasar a cursar infantil en un colegio. Quedarían los niños de cuatro y cinco años solamente, a la espera de la extinción del ciclo en un par de cursos ¿La excusa? Liberar espacio en estos centros y crear más plazas de 0 a 3 años.

Para qué sirve una AMPA

Para qué sirve una AMPA

Se trata de escuelas en las que aún pervive la gestión pública directa, frente el resto de escuelas infantiles 0-3, donde los alumnos y alumnas pueden completar el ciclo completo para entrar directamente en Primaria en los colegios. Las escuelas afectadas son El Zofío, La Jara y San Fermín (Usera); El Zaleo y Los Girasoles (Puente de Vallecas); Los Títeres (Carabanchel), y Los Ángeles y La Plazuela (Tetuán).

Días después de que el anuncio cayera como una bomba sobre las familias, el profesorado de los centros (solo una directora de mostró su conformidad en la mencionada reunión) y sus comunidades educativas ya se han organizado, articulando movimientos de protesta para salvar un modelo que estiman pedagógicamente avanzado.

AMPAS y AFAS de las escuelas infantiles vienen planteando acciones de protesta a la puerta de los centros desde el pasado sábado. Es el caso de la vallecana Escuela Infantil Zaleo o de la Escuela Infantil La Jara, cuya comunidad educativa hizo un abrazo simbólico al centro, entre otras. La insoslayable petición de Change.org ya va camino de las 5000 firmas y fuentes de distintas asociaciones de madres y padres han declarado a este medio que siguen trabajando intensamente en acciones coordinadas de protesta y reivindicación del modelo. Próxima parada: una concentración este lunes, 29 de noviembre, frente a la Consejería de Educación (calle de Alcalá, 32) a las 17.30 h.

Las familias y docentes defensores del 0-6 explican que se trata de un modelo elogiado en Europa por ser especialmente respetuoso con las necesidades de la primera infancia, que permite el trabajo transversal durante todos los años de infantil y ayuda a la detección de necesidades especiales a los equipos de atención temprana. Es, hoy, un modelo demandado por muchas familias, advierten desde las AMPAS, que no puede ser sacrificado en aras de crear más plazas 0-3 en lugar de crear aulas nuevas.

“Se trata de escuelas que, la que más la que menos, tienen proyectos educativos muy potentes, es algo reconocido por la profesión. Otra de las ventajas de este tipo de escuelas es que permiten crear una comunidad activa. La continuidad durante más años lleva a que se generen AMPAS fuertes, solo hay que ver cuáles son las escuelas infantiles que han participado en la Revuelta Escolar o la rapidez con que se están organizando ante esta amenaza. A lo mejor eso no interesa”, explica M., una profesora de Infantil que prefiere no dar su nombre.

Aunque desde algunas instancias próximas a las escuelas infantiles se expresaba el temor a verse solos por la singularidad y la dimensión minoritaria de su modelo, por el momento están recibiendo muestras de apoyo desde el resto de la comunidad educativa. El próximo día 30 su defensa será el primer punto en la asamblea de la Marea Verde de Madrid.

Desde la Plataforma por la Educación Pública de Tetuán también han emitido un comunicado de apoyo a las Escuelas Infantiles de 0 a 6 años en su configuración actual. En el distrito hay dos: Los Ángeles (Bravo Murillo, 241) y La Plazuela (Mártires de la Ventilla, 32). Según explican, “proporcionan una educación inclusiva y con identidad propia, que muchas familias de Tetuán eligen para sus hijos e hijas. Todos los años tienen más demanda que la que pueden absorber y por ello la solución nunca puede ser cerrar el ciclo de 3 a 6 años, sino abrir más escuelas.” Según esta plataforma, que aúna a docentes y familias defensoras de la educación pública, la medida solo puede redundar en una situación deficitaria del distrito donde trabajan, que “está a la cola de Madrid en todos los indicadores de cobertura escolar (en Primaria, Secundaria, Formación Profesional) y en la oferta de plazas públicas respecto a las privadas”.

¡Viva la escuela de 0 a 6!

Al filo de las 12 de la mañana, uno de los puestos más concurridos del Día del Niño era el del AMPA de la Escuela Infantil Los Ángeles. Las familias organizadas del cole habían conseguido en tiempo récord solicitar los permisos y organizarse para ofrecer un día entero de talleres y actividades para niños. La intención primera era, por supuesto, aprovechar uno de los días con más movimiento para las familias (una vez al año se cierra la calle de Bravo Murillo, entre Cuatro Caminos  y Plaza de Castilla, y se llena de actividades infantiles) para dar a conocer su reivindicación sobre la permanencia del modelo de escuela infantil de 0 a 6 años y por lo tanto de la suya, situada en la misma calle Bravo Murillo.

Algunos papás o mamá iban disfrazados con los personajes que se utilizan en los seis años de la escuela –Frankie el Dragón o Clemente, una lustrosa bola del mundo– y preguntan por ellos en un cuentacuentos. La pequeña Violeta, por ejemplo, ahora va al Colegio Público Ignacio Zuloaga pero sigue jaleando enérgicamente a los personajes entre el público. Uno de los problemas con los que se encuentran las escuelas de 0 a 6 es la escasez de plazas en los colegios en Primaria, pero en Los Ángeles lo suplen con acuerdos de preferencia con centros de la barriada, como el propio Zuloaga.

El cuentacuentos acaba en mani de familias hacia la cercana escuela, con gritos de consignas,–“ ¡Que viva la escuela de 0 a 6”!”– y la colgadura de pancartas en las paredes del centro.

Una asistente, desde su experiencia como docente, nos asegura que a la luz de su dilatada experiencia el modelo tiene ventajas “para niños, familias y equipos, por la continuidad que se da en una etapa evolutiva única, que facilita que el equipo de atención temprana haga seguimientos muy exhaustivos y cercanos, y hace que se cree una cultura de participación de las familias que no se da desde el principio, pues las familias llegan a la escuela infantil asustadas y con la única preocupación de que sus hijos estén bien cuidados; para los equipos educativos la continuidad 03- y 3-6 también favorece el trabajo en equipo”, explica entre la algarabía infantil.

Los más pequeños y pequeñas también tienen muchas ganas de hablarle a la grabadora. Hay un grupito de niños y niñas, antiguos alumnos de Los Ángeles, que se han acercado al Día del niño con ánimo de pelear por la que hace poco fue su escuelita. “Echamos de menos a nuestras clases, a Ana, a Patricia, íbamos a las clases de los bebés, hacíamos cosas juntos todos”.

Arancha es madre y profesora de la escuela pública e insiste: “todas las escuelas infantiles deberían ser 0-6 y los colegios de primaria de 6 a 12 porque es un modelo más respetuoso con las necesidades de la infancia”.

La jornada de talleres, festivo-reivindicativa, continuó todo el día. Ya por la tarde, las familias descolgaron una de las grandes pancartas que habían colocado a la mañana en la escuela y marcharon en mini manifestación por Bravo Murillo hasta la Junta de Distrito, donde un montón de familias aguardaban ansiosas el comienzo del concierto que había de clausurar el Día del Niño: el de la estrella de la música infantil Yo Soy Ratón, que mencionó entre las canciones a los pequeños manifestantes.

La lucha de las escuelas infantiles de 0 a 6 acaba de empezar, pero si uno de los retos era demostrar que su modelo educativo propicia comunidades escolares fuertes, ya lo han conseguido.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats