eldiario.es

9
Menú

eldiarionorte Navarra eldiarionorte Navarra

Paro, exilio y precariedad: mitos y realidades de los 'ni-ni' forales

- PUBLICIDAD -

Hace unos días el sindicato CC OO presentaba un alarmante estudio que ponía de manifiesto la precaria situación a la que los distintos gobiernos de PP y PSOE en el Estado, y UPN (y sus excompadres del PSN) en Navarra han sometido al conjunto de la juventud navarra con sus políticas neoliberales.

El primer titular que arrojaba el estudio de CC OO era que casi 6.000 jóvenes navarros de entre 16 y 24 años ni estudian ni trabajan, lo que popularmente son conocidos como ni-ni.

Cuando hablamos de los ni-ni, la idea preconcebida que generalmente nos viene a la cabeza es la del joven sin apenas formación, sin prácticamente experiencia laboral, y con poco interés en encontrar un empleo. Con semejante satanización, hasta puede parecer normal que estos ni-ni ni tengan un empleo, ni puedan, ni incluso se merezcan acceder a él.

¿Pero realmente el perfil de los ni-ni forales se ajusta a la idea que de ellos muchas veces tenemos en mente? Rotundamente no. Si nos sumergimos en el estudio de CC OO, comprobamos que el 50,3% de los ni-ni forales cuenta con estudios superiores (34,5% estudios de FP y 15,8% estudios universitarios), que el 66% de ellos sí que tiene experiencia laboral, y que el 84,5% se encuentra en búsqueda activa de empleo. Entonces, ¿cuál es el motivo de que estos jóvenes formados, con experiencia laboral y con ganas de trabajar no lo hagan? Sencillamente, que el precarizado sistema laboral actual no se lo permite.

Otro dato del estudio de CC OO que por lo elevado del porcentaje llama la atención es el porcentaje de estos jóvenes que convive en el hogar familiar, el 89%. Si bien es cierto que el estudio centra su análisis en la franja de edad comprendida entre los 16 y 24 años, y que quizá esta aún sea una franja un poco precoz en lo que a la emancipación juvenil se refiere, sí que el análisis de la calidad de los empleos previos de los actuales ni-ni forales puede servir para realizarnos una idea del porqué de este dato. Un 60% ha trabajado en ocupaciones no cualificadas, un 69% en empleos temporales, un 38% en jornadas parciales (de los cuales el 64% lo ha realizado de forma involuntaria), y lo más sangrante de todo, un 14% afirma que ha trabajado sin contrato, y un 15% sin cotizar a la Seguridad Social. Sumidos en semejante precariedad laboral, ¿qué joven se va plantear independizarse?

El mismo estudio apunta que en los últimos cuatro años la población navarra menor de 24 años que por motivos laborales reside en el extranjero ha crecido un 54%, pasando de los 1.781 de 2009 a los 2.735 del 2013 (sin tener datos del 2014, que a buen seguro serán mayores). Y no solo eso, sino que, según el Observatorio Navarro de la Juventud, uno de cada dos navarros menores de 30 años está dispuesto a emigrar al extranjero con tal de poder trabajar.

Por mucho que Fátima Báñez o cualquier otro ministro o consejero de turno hablen de “movilidad exterior” o de “espíritu aventurero”, lo único verdaderamente cierto es que las generaciones mejor preparadas de la historia de este país están siendo abocadas a un exilio laboral masivo y forzoso desconocido hasta el momento. ¿Qué joven preparado va a querer emigrar al norte de Europa para ser el último becario de cualquier empresa en el mejor de los casos o, por lo general, para freír hamburguesas precariamente en cualquier cadena de comida basura? Y ya no solo mirando por los propios jóvenes, ¿pero qué futuro le puede aguardar a un país que está viviendo una fuga de cerebros por la cual sus mejores científicos, técnicos y titulados en general lo están abandonando?

A día de hoy, el Estado español y su arquitectura capitalista es incapaz de ofrecer un proyecto a su juventud en el cual esta pueda auto-realizarse libremente

El futuro ya no solo de estos ni-ni sino del conjunto del país es oscuro e incierto. Macroeconómicamente, nos dicen que vamos en la buena dirección, pero lo cierto es que la única dirección que se vislumbra para la juventud española es la del paro, el exilio o la precariedad.

Con las políticas neoliberales aplicadas dogmáticamente por los últimos gobiernos, se ha empobrecido al conjunto de la mayoría social trabajadora, se ha desmantelado el llamado Estado del Bienestar que hasta la fecha contaba con unos servicios públicos de calidad, y se ha desregulado y precarizado hasta la extenuación el mercado laboral.

A día de hoy, el Estado español y su arquitectura capitalista es incapaz de ofrecer un proyecto a su juventud en el cual esta pueda auto-realizarse libremente. Este país requiere ahora más que nunca de un cambio político-económico-social que nos permita adueñarnos de nuestro propio destino. Frente a la resignación y a la sumisión que pretenden imponernos, la juventud abanderaremos la alegría y la rebeldía para ganar y transformar este país.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha