No tienen excusa

Ignacio Aguado (derecha) observa a la presidenta de la CAM Isabel Díaz-Ayuso (izquierda)

22

Afrontamos el aumento de los casos de coronavirus con un Gobierno decidido que sabe qué medidas hay que tomar, como lo lleva haciendo desde el minuto uno: con responsabilidad y firmeza.

El presidente Sánchez se ha dirigido a la ciudadanía, y ha recordado que existen instrumentos jurídicos y recursos humanos y económicos para luchar contra el virus, incluso se ha ofrecido a proporcionar este apoyo a la administración regional que lo solicite, en un claro ejercicio de cogobernanza. La declaración del estado de alarma en los territorios que lo precisen, puede contar con el apoyo parlamentario de la izquierda, y hay al menos 2.000 rastreadores de las Fuerzas Armadas entrenados y preparados, listos para entrar en acción si así se solicita. Quien ignore estas facilidades mientras sigue sin hacer nada, será responsable ante su ciudadanía.

 No tienen excusa los que critican al Gobierno y le acusan de inacción mientras no hacen nada. No tienen excusa aquellos que, durante semanas, han dejado pasar un tiempo precioso sin tomar ninguna medida para luchar contra el virus en su comunidad autónoma. En la Comunidad de Madrid, Andalucía o en Castilla y León, hubo voces que gritaban contra el estado de alarma en los peores momentos de la pandemia, y que ahora exigen al Gobierno “que haga algo”, como ha llegado a exclamar la propia presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, en sus redes sociales.

Lo estamos comprobando ante el inminente comienzo del curso escolar. Las familias están muy preocupadas ante lo que consideran una falta de previsión grave en algunas comunidades como Madrid o Andalucía, donde la necesidad de tomar medidas para un escenario de pandemia en los colegios estaba clara desde hace meses, pero donde no se ha hecho nada, excepto anuncios precipitados en el último momento de dudosa eficacia y muy difícil aplicación real.

 

Dos modelos enfrentados

 No nos engañemos, la pandemia está dejando al descubierto dos modelos muy diferentes: el del PP, que apuesta por la privatización y el desmantelamiento de lo público, frente al modelo de la izquierda, liderado por el PSOE, que apuesta por el fortalecimiento de lo público para hacer realidad la aplicación de los derechos a un sistema sanitario y educativo eficaz y de calidad.

Por ello, no es casualidad que las comunidades autónomas gobernadas por el PSOE hayan aprovechado el verano para contratar a casi cuatro veces más docentes para reforzar sus plantillas que las comunidades gestionadas por el PP. O que en comunidades como la de Madrid, no se hayan hecho esfuerzos para reforzar las plantillas sanitarias o contratar rastreadores, a pesar de que ha sido allí donde se han registrado las peores cifras de la pandemia. 

El coronavirus está poniendo a prueba a nuestra sociedad. Son momentos muy difíciles que solamente podemos superar si permanecemos unidos. No es el momento de la política cortoplacista y de la crítica fácil y sin reflexionar. Es el momento de que cada uno asuma su responsabilidad y colabore en la lucha contra un virus que ya casi ha matado a un millón de personas en el mundo. Es el momento de la unidad y de la responsabilidad. Como ha dicho el presidente, ya hemos doblegado una vez la curva y lo volveremos a hacer.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats