La portada de mañana
Acceder
Trump convierte un intento de asesinato en el mejor escenario, por Sáenz de Ugarte
El Gobierno se contradice a cuenta de la indemnización por despido
OPINIÓN | 'Fight', por Antón Losada

Antonio Maíllo, ratificado como nuevo líder de Izquierda Unida: “Seguimos orgullosos de nuestra tradición unitaria”

Alberto Ortiz

0

Antonio Maíllo es el nuevo coordinador general de Izquierda Unida después de recibir el apoyo mayoritario de la dirección entrante. El dirigente andaluz toma el relevo de Alberto Garzón para la nueva etapa de la organización que tiene como retos inmediatos conseguir que su candidato, Manu Pineda, entre en el Parlamento Europea el 9 de junio y encauzar la relación con Sumar que ha quedado dañada en los últimos meses. El nuevo líder de IU ha recibido casi el 80% de apoyo de la Coordinadora Federal tras conseguir los votos de la candidatura de la ministra Sira Rego. En concreto, un 79% ha votado a favor del nuevo líder, un 2% en contra y un 19% de los dirigentes se han abstenido.

La Asamblea Federal ha ratificado de este modo la decisión que tomaron las bases la semana pasada. En la votación de la militancia, Maíllo obtuvo el 53,4% de los votos, por encima de la mayoría absoluta, mientras que la ministra se quedó con un 23,4%. El coordinador madrileño, Álvaro Aguilera, obtuvo un 14,1% de los apoyos y el exdirigente José Antonio García Rubio, un 8,3%.

“Ha llegado el momento de Izquierda Unida”, ha dicho en su discurso después de ser elegido. “Tenemos una militancia activada y activa, viva. Y que ha apostado y ha tenido una tesis y una hoja de ruta clara. Compañeros de otras organizaciones: sabed que IU sigue orgullosa de su tradición unitaria, de construcción de un frente amplio con métodos democráticos y con participación de Izquierda Unida como protagonista”, ha dicho.

La votación de la militancia aclaró un escenario que en las semanas anteriores se presentaba complicado. La mayoría absoluta de Maíllo despejó el camino para que se convirtiera en coordinador general y descartó un escenario en el que las otras candidaturas pudieran ponerse de acuerdo para un liderazgo alternativo. 

No solo no ocurrió eso –los resultados de Maíllo impedían cualquier otra opción alternativa para dirigir IU– sino que en la votación de este domingo el excoordinador de IU Andalucía ha salido con un amplio apoyo al obtener los votos de la candidatura de Sira Rego. Maíllo sale así de esta asamblea con un refrendo de la organización similar al que recibió Alberto Garzón durante su mandato.

Todavía no está claro cómo Maíllo integrará al sector de Rego en su nueva ejecutiva. El nuevo coordinador ha asegurado en las entrevistas durante las últimas semanas que incorporaría a esa candidatura en su dirección, sin avanzar con qué personas y para qué responsabilidades contaba. 

Izquierda Unida sale de esta asamblea reforzada como organización en un momento en el que la izquierda española vive un debate intenso sobre cómo se configurará hacia el futuro. La candidatura de Maíllo era la más favorable a mantener la alianza con Sumar en forma de frente amplio y, en esta línea, la asamblea de este fin de semana ha tumbado todas las enmiendas al documento político que pedían una relación de bilateralidad con el proyecto de Yolanda Díaz.

La nueva secretaria de Organización de Sumar, Lara Hernández, ha acudido como invitada a la asamblea de IU este fin de semana, en la que también ha estado su colega socialista, Santos Cerdán, y el de Más Madrid, Gabriel Ortega. La líder de Sumar y vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, ha enviado un mensaje por vídeo.

“Cuando hablamos del espacio amable de la política lo decimos porque no siempre lo hemos construido. No es un espacio amable de hacer política”, ha reflexionado Maíllo, que ha apostado por una dirección plural en la que ha prometido integrar “a todas las candidaturas”. Y ha hablado también sobre la construcción de “frentes amplios” para expresar la necesidad de que en ese tipo de espacios “todas las organizaciones se sientan cómodas”. “Lo que queremos para dentro lo podemos conseguir para fuera”, ha dicho.

Maíllo también ha repasado el legado de todos los coordinadores de Izquierda Unida que le han precedido en el cargo en los 28 años de historia de la organización. Ha rememorado a Julio Anguita: “Somos herederos de esa apuesta generosa, estratégica y desinteresada de la unidad”. A Gaspar Llamazares, a Cayo Lara y finalmente a Alberto Garzón. “Desde su brillantez de diagnóstico y académica, en momentos muy complicados, asumió la dirección, tiró para adelante, tuvo el peor de los contextos y mantuvo el hilo que nos permite estar hoy aquí. Gracias, Alberto Garzón”, ha dicho sobre el exdirigente, que acudió este sábado presencialmente a la asamblea y lo saludó. 

Sira Rego: “IU siempre puede contar con mi compromiso como militante”

Más allá de la duda sobre si Rego se integrará o no en la nueva ejecutiva, lo que Maíllo sí ha confirmado es que seguirá como ministra. “Mi abrazo fraterno a Antonio y a toda la nueva dirección para esta etapa que se abre. IU siempre puede contar con mi compromiso como militante y en todas las tareas que se me encomienden siempre podrán confiar nuestra alergia rebelde. ”Es un orgullo ser la ministra de IU en el gobierno de nuestro país. Es un orgullo“, ha defendido en su discurso ante la asamblea federal, tras el que se ha fundido en un abrazo con el nuevo coordinador. 

“La tarea de Izquierda Unida es nítida. No debemos mantener la mirada fija en nuestros zapatos”, ha dicho Rego durante su intervención en la que ha constatado que este proceso asambleario ha reforzado a la organización. “Izquierda Unida está viva y nuestro proceso asambleario lo ha demostrado”, ha dicho la ministra de Juventud infancia.