Los empresarios que participaron en la regularización del rey emérito: navieros, banqueros y miembros de la nobleza

Imagen de recurso del rey emérito Juan Carlos I.

Los empresarios Vicente Boluda, Alejandro Aznar y Diego del Alcázar son algunos de los nombres que dieron dinero al rey emérito Juan Carlos I para llevar a cabo su segunda regularización fiscal en España, según publica este martes El Confidencial. En total, Juan Carlos I pagó más de cuatro millones a Hacienda por los vuelos privados que le sufragó una fundación de su primo.

Juan Carlos I paga más de cuatro millones a Hacienda por los vuelos privados que le sufragó una fundación de su primo

Juan Carlos I paga más de cuatro millones a Hacienda por los vuelos privados que le sufragó una fundación de su primo

El grupo que colaboró para que el monarca pudiese depositar esa cantidad ante la Agencia Tributaria ronda la decena y cada uno de ellos habría pagado como máximo 250.000 euros, según este periódico. Forman parte Vicente Boluda, empresario naviero y expresidente interino del Real Madrid; Jaime Castellanos, presidente en España del banco de inversión Lazard; Diego del Alcázar y Silvela, marqués de la Romana, expresidente de Vocento y presidente del IE Business School; Alejandro Aznar, presidente de las Bodegas Marqués de Riscal y de la naviera Ibaizabal, y Alicia Koplowitz, propietaria de Omega Capital. Solo Boluda ha reconocido directamente su aportación al emérito, mientras el resto han declinado hablar con El Confidencial o han rechazado dar detalles.

El organizador de la colecta fue el también empresario Javier Corsini y su hermano Miguel Corsini colaboró asimismo contactando con Boluda. Miguel Corsini, que falleció el pasado mes de noviembre, fue presidente de Renfe con Aznar y estaba casado con la hija del primer jefe de la Casa Real. Francisco Javier Corsini es el propietario de la empresa que gestiona la finca La Flamenca, uno de los lugares a los que acudía a cazar Juan Carlos I.

Ocho millones para vuelos

La regularización fiscal de febrero, que asciende a 4,4 millones de euros, se correspondería con deudas tributarias derivadas de los ocho millones de euros que Juan Carlos I recibió para vuelos realizados en una compañía de jet privados y que pagó hasta 2018 la fundación Zagatka, propiedad de su primo lejano Álvaro de Orleans.

A diferencia de la anterior regularización, efectuada desde Abu Dhabi, donde Juan Carlos I fijó su residencia el pasado agosto y que se efectuó a través de la Comunidad de Madrid por tratarse de una liquidación del impuesto de donaciones, de titularidad autonómica, esta vez el pago se efectuó a la Agencia Tributaria. 

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats