eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

ENTREVISTA | Alberto Arce

"Cuando muere un periodista, hay que encontrar la relación entre la muerte y qué hizo, qué investigó"

El reportero español habla sobre la situación del periodismo en México tras el asesinato de Rubén Espinosa

"Todos hablan de los periodistas cuando mueren pero nadie les paga cuando trabajan"

Alberto Arce en el Encuentro Internacional de Foto y Periodismo de Gijón / Antonio Rull

Alberto Arce en el Encuentro Internacional de Foto y Periodismo de Gijón / Antonio Rull

Alberto Arce ha trabajado en las zonas más peligrosas del mundo. Irak, Afganistán, Libia, Palestina y Honduras han sido algunos de sus campos de trabajo. Es uno de los periodistas españoles más premiados de la última década, aunque nunca tuvo el sitio en los medios españoles que sí le han reconocido los latinoamericanos y, ahora, la gran agencia internacional Associated Press.

Arce ha narrado como corresponsal de AP en la capital mexicana la historia de las últimas horas de vida del fotoperiodista asesinado Rubén Espinosa. A él ya no le produce el mismo impacto que al principio ir a funerales de periodistas. A lo largo de su trayectoria ha vivido situaciones de grave riesgo. Ha visto decapitados en El Salvador, tuvo que huir de Gaza porque se sentía amenazado y ahora, a pesar de no sentir miedo por su integridad en Mexico, asegura que sus compañeros locales "ya tampoco se sienten seguros en el DF".

¿Qué te parece la cobertura que los medios internacionales hacen sobre los asesinatos de periodistas?

Me parece que están haciendo un ejercicio de corporativismo acrítico. El hecho de que sea periodista hace que no nos cuestionemos nada. El periodismo aquí no es como el periodismo en otros lugares del mundo. Creo que es muy importante cuando un periodista es atacado o amenazado identificar cuál fue aquel trabajo que hizo, a quién molestó y tratar de rastrearlo de esta manera. Hay que encontrar la relación entre la muerte y qué hizo, qué investigó.

El problema es que hay veces que no encuentras eso. Entonces entre que no encuentras lo que hizo para morir, y que las entidades de justicia raras veces llegan a ofrecer una versión creíble de los hechos, pues imagínate.

También me parece destacable que todos los medios hablan de ellos cuando mueren, pero nadie les paga cuando trabajan. Y claro que el dinero da seguridad. Yo puedo vivir en un barrio seguro, porque puedo pagarlo y a mi casa es imposible que entren.

¿Cómo está afectando el caso a la prensa local?

Las personas que trabajan en medios locales lo están viviendo extremadamente mal. Los compañeros mexicanos sienten que ya no hay un lugar seguro, que la violencia puede perseguirles incluso hasta un barrio céntrico de la capital, y sienten que ya la violencia no puede ir solo hacia el periodista, sino hacia las personas que hay a su alrededor.

Hay una cosa importante aquí y es que nosotros siempre hemos creído que en el Distrito Federal estamos seguros, que el distrito es una isla segura dentro de un mar muy complicado. Y ahora los periodistas mexicanos ya no se sienten seguros en el DF.

Según un informe de la organización europea Artículo 19, con el mandato del presidente Nieto han aumentado las agresiones a periodistas, que se produce una agresión a informadores cada 26,7 horas  ¿te consta que esto sea así?

Están los informes de Artículo 19, también del Comité para la Protección de Periodistas, pero lo primero que llama la atención es que las distintas organizaciones dan distintas cifras. El primer problema es que es imposible definir qué es un periodista y qué no, porque el debate es el siguiente: te encuentras que con que de las personas que han muerto este año uno editaba él mismo una hoja que repartía en su barrio, y al mismo tiempo trabajaba de taxista. Entonces el gobernador de Veracruz salió diciendo que este señor era taxista y se acabó el debate.

Yo no he pisado una facultad de periodismo en la vida, ¿y me puedes decir que yo no soy periodista?

¿Es un problema de falta de justicia?

El gran problema es la impunidad. El problema es que no nos podemos acercar mucho al caso porque siempre se siembra la duda sobre el trabajo periodístico de la persona asesinada.

Otro tercer factor muy propio de México es que aquí nunca nadie se cree la versión oficial. Todavía no sabemos qué paso con los estudiantes desaparecidos. La cuestión es que el trabajo de la procuradoría de justicia no tiene credibilidad social, igual un día dicen una verdad y como sale de ellos no te la crees.

¿Tú te has sentido amenazado por el trabajo que has hecho?

En México no, nunca. Todos nos acostumbramos al medio en que trabajamos. Para nosotros es normal que civiles armados te paren el carro y te pidan la documentación. El concepto de amenaza en México totalmente distinto al concepto de amenaza para un periodista en Europa. Aquí encañonan a la gente con el arma, y no son los policías, sino civiles o narcotraficantes. No se pueden comparar nunca las realidades de Europa con las de esta zona del mundo.

¿Cómo es hacer periodismo en México?

Para mi trabajar en México DF no tiene ninguna diferencia a como sería si trabajara en eldiario.es. Es exactamente igual, ninguna diferencia, cero. Aquí es exactamente lo mismo. Hay ruedas de prensa sin preguntas, no tienes acceso a algunos políticos, las solicitudes de información pública son respondidas tarde y o mal. Pero lo máximo que pasa allí es que en una manifestación le peguen tres porrazos a un chico. Aquí vas a funerales, ves cabezas cortadas.

El problema está cuando sales del Distrito Federal. Tienes que aprender que el Estado no controla el territorio y tienes que aprender a convivir con parámetros con los que tú has sido educado, y parámetros que aquí no sirven. Tienes que aprender que necesariamente las autodefensas no son malas, son vecinos que ante la peligrosidad salen a defender sus localidades. Y acostumbrarte a que de repente en una carretera te pare un retén de gente vestida de policía y que realmente no lo sea.

¿Existe la libertad de expresión en México?

El ejercicio del derecho a la libertad de expresión existe, por supuesto que existe. Porque cualquiera puede convocar una manifestación y decir lo que quiera, editar lo que quieras, incluso mentiras. Hay libertad de expresión para contar las mentiras que te plazca. 

La cuestión es que hay libertad de expresión, cualquiera puede publicar lo que quiera, y estamos viendo desde hace un tiempo que hay periodistas que son asesinados. Lo que pasa es que si el sistema de justicia no funciona y no se puede vincular el asesinato con el ejercicio del periodismo o descartarlo, se genera ese espacio de duda intermedio en el que me imagino que habrá personas que por autoprotección se autocensuran.

Esa es la realidad. El no saber lleva a la autocensura, el no saber si los periodistas muertos lo son por problemas personales o por ejercicio de su trabajo.

¿Y la prensa libre?

La prensa libre tiene que ver con la ética y los estándares periodísticos de cada uno. Cada periódico y cada televisión tienen la libertad y el derecho de servir a los intereses que ellos crean. Por voluntad o por dinero. Pero yo no soy nadie para juzgar o poner etiquetas. Yo creo que hay poca prensa libre en el mundo. No creo que haya mucha diferencia entre México y España. No sé cuánto de libre es un medio que debe millones a un banco.

Las agresiones a periodistas en México aumentan bajo el mandato de Peña Nieto

Los datos del informe sobre el Estado de censura en 2014 de Artículo 19 revelan que las agresiones a periodistas han aumentado en el mandato de Enrique Peña Nieto respecto al sexenio de la legislatura de Felipe Calderón, cuando se registraron un total de 1.092 agresiones a profesionales de la comunicación, un promedio de 182 al año. En los dos primeros años del gobierno de Nieto, la organización ha registrado un total de 625 ataques, lo que se traduce en 328 al año y significa un aumento considerable de actos violentos.

En cuanto a los asesinatos, la tendencia no sigue este camino ascendente. Durante el mandato de Felipe Calderón fueron asesinados 54 periodistas, un promedio de 9 al año. Si embargo, en los dos primeros años de Nieto en el Gobierno, el registro de periodistas asesinados ha sido de 4 en 2013 y 5 en 2014.

Aunque no existen datos de las agresiones en lo que va de 2015, con la muerte de Rubén Espinosa son 4 los periodistas asesinados en el país.

Agresiones a periodistas en México (2007-2014)

Fuente: Article 19 | gráfico: Belén Picazo

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha