El Gobierno busca liderar el debate sobre gestionar la COVID como la gripe pese a la cautela de la OMS

El Gobierno insiste en que es momento de “abrir el debate” sobre cómo transitar de la pandemia a la “endemia” para “anticiparse a un nuevo escenario”. España, de hecho, quiere liderarlo y elevarlo a los foros europeos, ha avanzado la ministra de Sanidad, Carolina Darias, pese a las peticiones de cautela de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés).

El sistema de vigilancia de la COVID-19 es insostenible pero todavía no es momento de cambiarlo

Saber más

Darias ha defendido la posición enarbolada por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al inicio de la semana sobre la necesidad de transitar de “una vigilancia de emergencia a otra sostenible y el compatible con el seguimiento de otros patógenos respiratorios” -lo que implicaría dejar de notificar todos los casos y adoptar un sistema de monitorización similar al que se usa con la gripe- y ha confirmado, dando un paso más, que ya han planteado esta posición al Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (EDCD, por sus siglas en inglés).

La ministra ha reiterado que estamos ante “un estadio diferente” un día después de que varios organismos internacionales advirtieran de que es pronto para empezar a hablar de una fase endémica.

La oficina regional europea de la agencia de Naciones Unidas ha pedido “mucha prudencia” al hacer predicciones sobre el futuro, insistiendo en que Europa está aún inmersa en la “gestión de la pandemia”. La Agencia Europea del Medicamento (EMA) también se ha sumado a esta posición: el coronavirus “sigue actuando de forma pandémica”, aunque en el futuro se podía considerar la posibilidad de que la enfermedad se convirtiera en “endémica”.

España, en todo caso, tiene todavía camino por recorrer en el nuevo diseño y nunca se aplicaría antes de que acabe la sexta ola. Darias no ha ofrecido más detalles sobre la estrategia de vigilancia que se prepara y lo ha encapsulado todavía en “un proceso de valoración” que están realizando los técnicos de la Ponencia de Alertas y que “no va a ser simple”.

“Al mismo tiempo estamos promoviendo el debate con los socios europeos para ver las mejores opciones para vigilar una enfermedad pandémica que va adquiriendo características de endemia, con toda la cautela”, ha añadido la ministra. Cualquier cambio en el sistema de notificación, ahora universal (caso a caso), no puede realizarse de manera unilateral, sino que debe ser acordado con los países europeos.

El Gobierno también se apoya en que varias comunidades han pedido “esta nueva métrica cuando acabe la sexta ola”. “Bastantes voces -ha dicho Darias- están solicitando esta nueva manera de medir y llegaremos a un consenso desde la cogobernanza y de la mano de los socios internacionales de manera conjunta y coordinada”. El objetivo de España, ha resumido la ministra, es “abrir nuevos horizontes que nos dibujen un futuro al que llegar en las mejores condiciones”.

El Gobierno insiste en que es momento de “abrir el debate” sobre cómo transitar de la pandemia a la “endemia” para “anticiparse a un nuevo escenario”. España, de hecho, quiere liderarlo y elevarlo a los foros europeos, ha avanzado la ministra de Sanidad, Carolina Darias, pese a las peticiones de cautela de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés).

El sistema de vigilancia de la COVID-19 es insostenible pero todavía no es momento de cambiarlo

Saber más

Darias ha defendido la posición enarbolada por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al inicio de la semana sobre la necesidad de transitar de “una vigilancia de emergencia a otra sostenible y el compatible con el seguimiento de otros patógenos respiratorios” -lo que implicaría dejar de notificar todos los casos y adoptar un sistema de monitorización similar al que se usa con la gripe- y ha confirmado, dando un paso más, que ya han planteado esta posición al Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (EDCD, por sus siglas en inglés).

La ministra ha reiterado que estamos ante “un estadio diferente” un día después de que varios organismos internacionales advirtieran de que es pronto para empezar a hablar de una fase endémica.

La oficina regional europea de la agencia de Naciones Unidas ha pedido “mucha prudencia” al hacer predicciones sobre el futuro, insistiendo en que Europa está aún inmersa en la “gestión de la pandemia”. La Agencia Europea del Medicamento (EMA) también se ha sumado a esta posición: el coronavirus “sigue actuando de forma pandémica”, aunque en el futuro se podía considerar la posibilidad de que la enfermedad se convirtiera en “endémica”.

España, en todo caso, tiene todavía camino por recorrer en el nuevo diseño y nunca se aplicaría antes de que acabe la sexta ola. Darias no ha ofrecido más detalles sobre la estrategia de vigilancia que se prepara y lo ha encapsulado todavía en “un proceso de valoración” que están realizando los técnicos de la Ponencia de Alertas y que “no va a ser simple”.

“Al mismo tiempo estamos promoviendo el debate con los socios europeos para ver las mejores opciones para vigilar una enfermedad pandémica que va adquiriendo características de endemia, con toda la cautela”, ha añadido la ministra. Cualquier cambio en el sistema de notificación, ahora universal (caso a caso), no puede realizarse de manera unilateral, sino que debe ser acordado con los países europeos.

El Gobierno también se apoya en que varias comunidades han pedido “esta nueva métrica cuando acabe la sexta ola”. “Bastantes voces -ha dicho Darias- están solicitando esta nueva manera de medir y llegaremos a un consenso desde la cogobernanza y de la mano de los socios internacionales de manera conjunta y coordinada”. El objetivo de España, ha resumido la ministra, es “abrir nuevos horizontes que nos dibujen un futuro al que llegar en las mejores condiciones”.

El Gobierno insiste en que es momento de “abrir el debate” sobre cómo transitar de la pandemia a la “endemia” para “anticiparse a un nuevo escenario”. España, de hecho, quiere liderarlo y elevarlo a los foros europeos, ha avanzado la ministra de Sanidad, Carolina Darias, pese a las peticiones de cautela de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés).

El sistema de vigilancia de la COVID-19 es insostenible pero todavía no es momento de cambiarlo

Saber más

Darias ha defendido la posición enarbolada por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al inicio de la semana sobre la necesidad de transitar de “una vigilancia de emergencia a otra sostenible y el compatible con el seguimiento de otros patógenos respiratorios” -lo que implicaría dejar de notificar todos los casos y adoptar un sistema de monitorización similar al que se usa con la gripe- y ha confirmado, dando un paso más, que ya han planteado esta posición al Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (EDCD, por sus siglas en inglés).