Novell tensa la cuerda con el Vaticano y se arriesga a una condena canónica al pedir casarse siendo aún obispo emérito

Xavier Novell, en una imagen de archivo.

Xavier Novell tensa la cuerda. Con la Iglesia española, con la que ha roto amarras por completo. Ha ordenado a su banco que devuelva la nómina que regularmente le envía la Conferencia Episcopal, unos 1.200 euros como obispo emérito. Y con la de Roma, a la que ha desafiado abiertamente al solicitar contraer matrimonio civil con Silvia Caballol sin que se le haya concedido la dispensa canónica o la secularización. Es más: sin que, a día de hoy, ni el Obispado de Solsona ni la Conferencia Episcopal sepan siquiera si la ha solicitado al Papa Francisco.

En casa del obispo que sembraba odio

ANÁLISIS: En casa del obispo que sembraba odio, por Neus Tomás

Nadie sabe, nadie habla. El escándalo crece y la institución continúa sin dar explicación alguna. Y eso que, a efectos legales, Xavier Novell no tiene ningún impedimento para casarse... por lo civil. El emérito de Solsona, así lo dice su DNI, es soltero y su pareja está divorciada, con lo cual ambos son libres para dar el paso y contraer matrimonio, como pretenden en virtud del documento presentado en el Registro Civil de Suria el 7 de octubre. Sin embargo, Novell sigue siendo obispo y sacerdote.

¿Está suspendido a divinis Novell? Algunas fuentes, citadas por La Vanguardia, así lo aseguran, echando mano del canon 1314 del Código de Derecho Canónico, que establece la suspensión a divinis automática (latae sententiae) por haber mostrado su voluntad de contraer matrimonio sin tener permiso para ello. ¿Qué significa esto? Que Novell no podría ejercer el ministerio sacerdotal ni el episcopal. Es más, que podría ser incluso excomulgado si mantiene esta actitud.

De hecho el canon 1394 recoge, dentro de los catalogados como delitos contra obligaciones especiales, el de aquel "que atenta matrimonio", debe ser suspendido y "puede ser castigado gradualmente con privaciones o también con la expulsión del estado clerical". Sin embargo, otras fuentes consultadas por elDiario.es matizan la suspensión automática de Novell, aduciendo que, por el momento, el supuesto matrimonio sólo lo es "en grado de tentativa". Eso sí: "si todo fuera normal, se le tendría que imponer un precepto penal en virtud del canon 1319, una amenaza de sanción", al estar "próximo a cometer" un delito canónico. Aunque este caso, admiten dichas fuentes, "es de todo menos normal". También, el canon 1339 habla de "amonestación formal" por ocasión de delinquir, y por el escándalo generado entre la feligresía.

Política de hechos consumados

En todo caso, las posibles sanciones no parecen preocupar al todavía prelado. Fuentes cercanas al proceso apuntan que Novell "ha querido cortar por las bravas" con la institución, y apostar por la vía "de los hechos consumados", toda vez que se le habría solicitado un tiempo de silencio y reflexión antes de dar cualquier paso que, en el caso del orden episcopal, sólo puede ser aprobado por el Papa.

¿Ha concedido Francisco un permiso especial a Novell para contraer matrimonio? Parece extraño, pues si Bergoglio hubiera permitido al prelado oficializar su unión, lo lógico sería que el enlace fuera por la Iglesia. O que, al menos, alguien diera una explicación. Fuentes cercanas al caso sugieren en el paso dado por Novell un intento de "presión" para conseguir una dispensa rápida y evitar así un escándalo que, no obstante, ya está más que servido. El registro de las admoniciones prematrimoniales del obispo emérito, además, podrían buscar que en la dispensa no se ordene a Novell abandonar la diócesis (irse a vivir lejos de Solsona o Suria), algo que no tiene pensado hacer.

Por el momento, ni una cosa ni la otra. De hecho, lo único que se sabe es que Novell ha roto todo contacto con su vida anterior, que busca trabajo en el mundo de la ingeniería, que alguna vez ha acudido a misa a Montserrat, que sale a correr por las mañanas... y que en su solicitud matrimonial ante el Registro de Suria coloca su domicilio en el mismo lugar que aparece en su DNI: el palacio episcopal de Solsona. Y también, que mientras el asunto Novell sigue captando titulares, la Iglesia sepulta el escándalo de las terapias de conversión homosexual, en las que el prelado habría participado, y que afectaría, al menos, a media docena de obispos de nuestro país, tal y como adelantó elDiario.es.

Toda la información en www.religiondigital.org

Etiquetas
Publicado el
15 de octubre de 2021 - 14:12 h

Descubre nuestras apps

stats