Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Una denuncia de la extrema derecha lleva al límite al Gobierno de Sánchez
Crónica - El día que Sánchez se declaró humano. Por Esther Palomera
Opinión - El presidente Sánchez no puede ceder

La OCDE insta a España a estudiar una prestación económica universal por hijo

En Aragón, tres de cada cuatro familias monoparentales están encabezadas por una mujer

Ana Requena Aguilar

1

En España, la ley va por detrás de la realidad, al menos en cuanto a familias se refiere. Mientras el Ministerio de Derechos Sociales trabaja para ultimar un borrador de la Ley de Familias, un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos da un espaldarazo a varias de sus propuestas. La OCDE ha elaborado un libro blanco al respecto de la nueva norma sobre familias en el que constata que la política familiar ha sufrido “pocas reformas importantes” en las últimas décadas, a pesar de los grandes cambios sociales. El informe, al que ha tenido acceso elDiario.es, insta a España a estudiar la implantación de una prestación universal por hijo y a aprobar un permiso parental retribuido, más allá de los actuales permisos por nacimiento.

La organización destaca “el bajo nivel” de gasto social en familia e infancia de España comparado con la media de la OCDE y la UE. En 2019, España dedicó el 1,3% del PIB a este gasto frente a la media del 2,3% de la UE. Nuestro país, además, prima la prestaciones en especie sobre las prestaciones en efectivo: el 53% del gasto en familias se dedica a los servicios, en comparación con el 39% en la OCDE.

El informe, elaborado con el apoyo económico de la Comisión Europea, señala que uno de los retos que tiene España por delante es adaptar sus normas y políticas a la “creciente diversidad de modelos familiares”. “La normativa estatal sobre protección a las familias ha estado muy centrada en las familias numerosas, dejando fuera otros tipos de familias con necesidades de apoyo”, señala. La organización subraya que la protección económica y los derechos de los niños cuyos padres no están casados tiene que equipararse por completo a los de los niños que proceden de relaciones matrimoniales. Insta también a proteger especialmente a las familias monoparentales -el 40% se encuentran en situación de riesgo de exclusión social- y a atender el grave problema de pobreza infantil que arrastra nuestro país.

Más allá de reordenar y actualizar las políticas familiares, la OCDE hace algunas recomendaciones concretas a España. Una de las más significativas es estudiar las implicaciones de una prestación universal por hijo, una política que ya existe en otros países, como Francia, Alemania, Dinamarca o Irlanda. Se trataría de ayuda económica directa y sin límite de rentas, que se configuraría por tanto como un derecho universal mientras niñas y niños son menores de edad.

La pobreza relativa de ingresos alcanza al 19,3% de la infancia en nuestro país, un dato por encima de la media de la OCDE, que se sitúa en el 12,9%. La organización concluía hace poco en un estudio que la mejora de la tasa y de la calidad del empleo de los progenitores tiene relación directa con la reducción de la pobreza infantil. Es por eso que en este informe, la OCDE también menciona la necesidad de actuar directamente sobre el empleo de madres y padres y también sobre sus condiciones de trabajo, por ejemplo, los horarios.

Permiso parental retribuido

Otra de las recomendaciones que hace la OCDE es la aprobación de un permiso parental retribuido. Estos permisos son independientes de los de nacimiento, se trata de varios días remunerados al año que madres y padres pueden tomar para llevar a sus hijos al médico, acompañarles si tienen que quedarse en casa por enfermedad o cualquier otra circunstancia.

El informe habla también de reforzar la primera etapa de educación infantil, de a 0 a 3 años, para la que España no cuenta con cobertura pública al cien por cien: “El cuidado y la educación de la primera infancia ya es casi universal a partir de los tres años, pero madres y padres de niñas y niños más pequeños aún pueden tener dificultades para encontrar opciones asequibles para su cuidado formal”. También menciona la necesidad de ofrecer programas extraescolares “de calidad” accesibles para todas las familias, una medida que, defiende, no solo facilita combinar trabajo y responsabilidades familiares, sino que también fomenta “la igualdad de oportunidades para niños, niñas y adolescentes que, de otro modo, no tendrían acceso a las mismas actividades culturales y deportivas, y ayuda con las tareas escolares.”

La OCDE propone ajustar el régimen de pensiones alimenticias en caso de divorcio y separación, y asegurar la protección de las familias en caso de fallecimiento de progenitores no casados. Un dato: la proporción de nacimientos de niñas y niños con progenitores no casados prácticamente se triplicó entre el año 2000 (era el 18% de los nacimientos) y el 2018 (representaban ya el 47% del total).

En cualquier caso, señala el informe, es hora de que leyes y políticas atiendan la diversidad familiar.

Etiquetas
stats