Sanidad coloca la barrera para levantar restricciones: "El objetivo no es bajar de la incidencia de 500, es llegar a 50"

El director del Centro de Alertas Sanitarias, Fernando Simón. EFE/ Chema Moya/Archivo

La Comunidad de Madrid se va a ver obligada a tomar medidas especiales de restricción contra la COVID en ciudades con una incidencia acumulada en 14 días superior a los 500 casos por 100.000 habitantes. El gobierno regional va a recurrirlo ante los tribunales, aunque cumplirá con la orden del Ministerio de Sanidad.

Lo cierto es que, como recuerda texto oficial que publica este jueves el Boletín Oficial del Estado, "una tasa de incidencia por encima de los 250 casos por 100.000 habitantes puede considerarse un indicador de alto riesgo de transmisión descontrolada en el territorio afectado y, por lo tanto, se debe garantizar un alto nivel de capacidad de detección, control de la transmisión y refuerzo asistencial para evitar un gran impacto en la población y, en particular, en los grupos más vulnerables". Esto es, la tasa que se establece en Madrid (y para toda España) como medida duplica lo que se considera de alto riesgo. La Comunidad solo ha tomado medidas especiales hasta ahora en zonas donde se multiplica por cuatro, es decir, donde se superan los 1.000 casos.

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, recordaba este jueves que "los criterios de actuación a nivel nacional e internacional están en 50 o 60 casos de incidencia. A nivel europeo se considera así de riesgo". Por eso "el objetivo no es bajar de 500. El objetivo es estar en 50 casos por 100.000, o por debajo". La Comunidad ha optado por ponerlo en un millar, pero "una incidencia de 500 ya es muchísimo. Todos los umbrales se están haciendo por tanteo, experiencia y comparando con países de alrededor. Pero ya vamos sabiendo que con tasas de incidencia de 200 por 100.000, el sistema sanitario comienza a flojear", apunta Pere Godoy, presidente de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE).

Por eso, para Sanidad ya "una tasa de incidencia superior a los 500 casos por 100.000 habitantes, que duplica la considerada de alto riesgo, permite establecer un umbral significativamente elevado a partir del cual puede calificarse la situación como extrema, y da perfecta cuenta de la enorme gravedad de la propagación de la enfermedad en las unidades territoriales que la experimentan". Son varios los territorios en España en esa situación, aunque solo en diez ciudades madrileñas concurren además otros dos factores: una positividad de las pruebas diagnósticas por encima del 10% y una ocupación de camas UCI de más del 10%. La media nacional en España se sitúa en 294,04 casos por 100.000 habitantes a catorce días.

Mirar más allá de la tasa de infección

En este escenario, algo en lo que coinciden los expertos es en la necesidad de mirar más allá de la incidencia acumulada para tomar decisiones. "No todo es la tasa de infección. Es importante, pero también lo es el número de rastreadores, la presión sobre los hospitales, la densidad de población, la movilidad o las condiciones de hacinamiento de la población. No es lo mismo Madrid que otros sitios y hay que hacer un análisis de conjunto", explica Fernando Rodríguez Artalejo, epidemiólogo y Catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Autónoma de Madrid. El conjunto de la región alcanza una incidencia de 741 casos, que se supera en muchos municipios. Pero, además, aunque solo tomáramos como referencia los casos por 100.000 habitantes en las últimas dos semanas, no es lo mismo en una población que en otra.

Para Daniel López Acuña, que fue director de Acción Sanitaria en Situaciones de Crisis de la OMS, debe ser una especie de "cuadro de mandos" con varios indicadores epidemiológicos, entre ellos, el grado de ocupación de camas de agudos y UCI o la tasa de positividad de las PCR, que mide si el esfuerzo diagnóstico está siendo adecuado al incremento de la transmisión del virus. Según los últimos datos, en la Comunidad de Madrid una de cada cuatro plazas en hospitales y un 41% de las camas de Unidades de Cuidados Intensivos están dedicadas a enfermos de coronavirus, la tasa más alta del país. La media está en 9,6% y 17% respectivamente. Sanitarios y sindicatos llevan semanas alertando del incremento de la presión asistencial y advirtiendo de que ya hay intervenciones y operaciones pospuestas y necesidad de ampliar las capacidades en los hospitales.

Etiquetas
Publicado el
1 de octubre de 2020 - 21:57 h

Descubre nuestras apps

stats