La portada de mañana
Acceder
Un 10% de la población tiene que viajar más de dos horas al día para tratarse un cáncer
Sánchez reivindica la geometría variable en el Parlamento
OPINIÓN | Zabihullah Karimullah se ha ido, por Elisa Beni

Vídeo

El viaje del megaiceberg desgajado de la Antártida que liberó en el mar 152.000 millones de toneladas de agua dulce

elDiario.es

0

En julio de 2017, un iceberg gigante llamado A-68 se desprendió de la plataforma de hielo Larsen-C de la Antártida y comenzó un viaje épico a través del Océano Austral. Tres años y medio después, la parte principal del iceberg, A-68A, se acercó de forma preocupante a las Islas Georgias del Sur, liberando la friolera de 152.000 millones de toneladas de agua dulce cerca de la isla, lo que podía tener un profundo efecto en la vida marina de la isla.

Larsen C, el iceberg gigante que está a punto de cambiar para siempre la Antártida

Saber más

Un artículo publicado en Remote Sensing of Environment describe cómo los investigadores del Centre for Polar Observation and Modelling del Reino Unido y del British Antarctic Survey combinaron las mediciones de diferentes satélites para trazar la evolución de la superficie y el grosor de A-68A a lo largo de su ciclo vital, informa la Agencia Europea del Espacio (ESA) en un comunicado.

Los expertos temían que el iceberg encallara en las aguas poco profundas de la costa. Esto no sólo causaría daños en el ecosistema del fondo marino, sino que también dificultaría que la fauna de la isla, como los pingüinos, se dirigiera al mar para alimentarse. Gracias a las mediciones realizadas desde los satélites, los científicos han podido comprobar cómo el A-68A se encogió hacia el final de su viaje, lo que afortunadamente evitó que se quedara atascado.

Cuando el A-68 se desprendió, tenía una superficie de más del doble del tamaño del Luxemburgo, uno de los mayores icebergs registrados. Casi inmediatamente después de su desprendimiento, perdió un trozo de hielo, por lo que el iceberg más grande pasó a llamarse A-68A, y su descendiente se convirtió en A-68B. En abril de 2020, el A-68A perdió otro trozo que posteriormente se llamó A-68C.

Los icebergs antárticos se nombran a partir del cuadrante en el que fueron avistados originalmente, luego un número secuencial, y después, si el iceberg se rompe, se añade una letra secuencial.

En las aguas del Mar de Weddell

Durante los dos primeros años de su vida, el A-68A permaneció en las frías aguas del Mar de Weddell, cerca de su plataforma de hielo madre. En este lugar, apenas experimentó el deshielo. Sin embargo, una vez que el berg comenzó su viaje hacia el norte a través del Paso de Drake, viajó a través de aguas cada vez más cálidas y comenzó a derretirse.

En total, el iceberg A-68A adelgazó 67 metros desde su grosor inicial de 235 metros, y el ritmo de fusión aumentó bruscamente a medida que el iceberg se adentraba en el Mar de las Antillas del Sur, alrededor de las Islas Georgias del Sur.

El viaje de A-68A se trazó utilizando observaciones de cinco misiones satelitales diferentes. El conjunto de estas mediciones permitió a los científicos calcular cómo ha cambiado el volumen del iceberg y, por tanto, cuánta agua dulce ha liberado.

Tommaso Parrinello, director de la misión CryoSat de la ESA, declaró: “Nuestra capacidad para estudiar cada movimiento del iceberg con tanto detalle se debe a los avances en las técnicas satelitales y al uso de diversas mediciones. Los satélites de imagen registran la forma del iceberg y los datos de las misiones de altimetría como CryoSat añaden otra dimensión importante, ya que miden la altura de las superficies, algo esencial para calcular los cambios de volumen”.

El nuevo estudio revela que el A-68A colisionó sólo brevemente con el fondo marino y se rompió poco después, lo que lo convierte en un riesgo menor en términos de bloqueo. Cuando llegó a las aguas poco profundas que rodean las Islas Georgias del Sur, la quilla del iceberg se había reducido a 141 metros por debajo de la superficie del océano, lo suficientemente poco profundo como para evitar el fondo marino, que tiene unos 150 metros de profundidad.

Si la quilla de un iceberg es demasiado profunda, puede quedar atascada en el fondo del mar. Esto puede ser perjudicial en muchos sentidos: las marcas de erosión pueden destruir la fauna y el propio iceberg puede bloquear las corrientes oceánicas y las rutas de alimentación de los depredadores.

Impacto en el hábitat marino

Sin embargo, un efecto secundario del deshielo fue la liberación de 152.000 millones de toneladas de agua dulce cerca de la isla, una perturbación que podría tener un profundo impacto en el hábitat marino de la isla.

Cuando los icebergs se desprenden de las plataformas de hielo, van a la deriva con las corrientes oceánicas y el viento, liberando agua dulce fría y nutrientes a medida que se derriten. Este proceso influye en la circulación local del océano y fomenta la producción biológica alrededor del iceberg.

Anne Braakmann-Folgmann, candidata al doctorado en el Centro de Observación y Modelización Polar y autora principal del estudio, declaró: “Se trata de una cantidad enorme de agua de deshielo, y lo siguiente que queremos saber es si tuvo un impacto positivo o negativo en el ecosistema que rodea Georgia del Sur”. “Como el A-68A siguió una ruta común a través del Paso de Drake, esperamos aprender más sobre los icebergs que siguen una trayectoria similar y cómo influyen en los océanos polares”.

En julio de 2017, un iceberg gigante llamado A-68 se desprendió de la plataforma de hielo Larsen-C de la Antártida y comenzó un viaje épico a través del Océano Austral. Tres años y medio después, la parte principal del iceberg, A-68A, se acercó de forma preocupante a las Islas Georgias del Sur, liberando la friolera de 152.000 millones de toneladas de agua dulce cerca de la isla, lo que podía tener un profundo efecto en la vida marina de la isla.

Larsen C, el iceberg gigante que está a punto de cambiar para siempre la Antártida

Saber más

Un artículo publicado en Remote Sensing of Environment describe cómo los investigadores del Centre for Polar Observation and Modelling del Reino Unido y del British Antarctic Survey combinaron las mediciones de diferentes satélites para trazar la evolución de la superficie y el grosor de A-68A a lo largo de su ciclo vital, informa la Agencia Europea del Espacio (ESA) en un comunicado.

Los expertos temían que el iceberg encallara en las aguas poco profundas de la costa. Esto no sólo causaría daños en el ecosistema del fondo marino, sino que también dificultaría que la fauna de la isla, como los pingüinos, se dirigiera al mar para alimentarse. Gracias a las mediciones realizadas desde los satélites, los científicos han podido comprobar cómo el A-68A se encogió hacia el final de su viaje, lo que afortunadamente evitó que se quedara atascado.

Cuando el A-68 se desprendió, tenía una superficie de más del doble del tamaño del Luxemburgo, uno de los mayores icebergs registrados. Casi inmediatamente después de su desprendimiento, perdió un trozo de hielo, por lo que el iceberg más grande pasó a llamarse A-68A, y su descendiente se convirtió en A-68B. En abril de 2020, el A-68A perdió otro trozo que posteriormente se llamó A-68C.

Los icebergs antárticos se nombran a partir del cuadrante en el que fueron avistados originalmente, luego un número secuencial, y después, si el iceberg se rompe, se añade una letra secuencial.

En las aguas del Mar de Weddell

Durante los dos primeros años de su vida, el A-68A permaneció en las frías aguas del Mar de Weddell, cerca de su plataforma de hielo madre. En este lugar, apenas experimentó el deshielo. Sin embargo, una vez que el berg comenzó su viaje hacia el norte a través del Paso de Drake, viajó a través de aguas cada vez más cálidas y comenzó a derretirse.

En total, el iceberg A-68A adelgazó 67 metros desde su grosor inicial de 235 metros, y el ritmo de fusión aumentó bruscamente a medida que el iceberg se adentraba en el Mar de las Antillas del Sur, alrededor de las Islas Georgias del Sur.

El viaje de A-68A se trazó utilizando observaciones de cinco misiones satelitales diferentes. El conjunto de estas mediciones permitió a los científicos calcular cómo ha cambiado el volumen del iceberg y, por tanto, cuánta agua dulce ha liberado.

Tommaso Parrinello, director de la misión CryoSat de la ESA, declaró: “Nuestra capacidad para estudiar cada movimiento del iceberg con tanto detalle se debe a los avances en las técnicas satelitales y al uso de diversas mediciones. Los satélites de imagen registran la forma del iceberg y los datos de las misiones de altimetría como CryoSat añaden otra dimensión importante, ya que miden la altura de las superficies, algo esencial para calcular los cambios de volumen”.

El nuevo estudio revela que el A-68A colisionó sólo brevemente con el fondo marino y se rompió poco después, lo que lo convierte en un riesgo menor en términos de bloqueo. Cuando llegó a las aguas poco profundas que rodean las Islas Georgias del Sur, la quilla del iceberg se había reducido a 141 metros por debajo de la superficie del océano, lo suficientemente poco profundo como para evitar el fondo marino, que tiene unos 150 metros de profundidad.

Si la quilla de un iceberg es demasiado profunda, puede quedar atascada en el fondo del mar. Esto puede ser perjudicial en muchos sentidos: las marcas de erosión pueden destruir la fauna y el propio iceberg puede bloquear las corrientes oceánicas y las rutas de alimentación de los depredadores.

Impacto en el hábitat marino

Sin embargo, un efecto secundario del deshielo fue la liberación de 152.000 millones de toneladas de agua dulce cerca de la isla, una perturbación que podría tener un profundo impacto en el hábitat marino de la isla.

Cuando los icebergs se desprenden de las plataformas de hielo, van a la deriva con las corrientes oceánicas y el viento, liberando agua dulce fría y nutrientes a medida que se derriten. Este proceso influye en la circulación local del océano y fomenta la producción biológica alrededor del iceberg.

Anne Braakmann-Folgmann, candidata al doctorado en el Centro de Observación y Modelización Polar y autora principal del estudio, declaró: “Se trata de una cantidad enorme de agua de deshielo, y lo siguiente que queremos saber es si tuvo un impacto positivo o negativo en el ecosistema que rodea Georgia del Sur”. “Como el A-68A siguió una ruta común a través del Paso de Drake, esperamos aprender más sobre los icebergs que siguen una trayectoria similar y cómo influyen en los océanos polares”.

En julio de 2017, un iceberg gigante llamado A-68 se desprendió de la plataforma de hielo Larsen-C de la Antártida y comenzó un viaje épico a través del Océano Austral. Tres años y medio después, la parte principal del iceberg, A-68A, se acercó de forma preocupante a las Islas Georgias del Sur, liberando la friolera de 152.000 millones de toneladas de agua dulce cerca de la isla, lo que podía tener un profundo efecto en la vida marina de la isla.

Larsen C, el iceberg gigante que está a punto de cambiar para siempre la Antártida

Saber más

Un artículo publicado en Remote Sensing of Environment describe cómo los investigadores del Centre for Polar Observation and Modelling del Reino Unido y del British Antarctic Survey combinaron las mediciones de diferentes satélites para trazar la evolución de la superficie y el grosor de A-68A a lo largo de su ciclo vital, informa la Agencia Europea del Espacio (ESA) en un comunicado.