Microsoft bate todos los récords al pagar 60.000 millones por los autores de videojuegos como 'Call of Duty'

Microsoft ha anunciado este martes la compra del estudio de videojuegos Activision Blizzard, autor de sagas como Call of Duty, Candy Crush, Diablo, Guitar Hero, Crash Bandicoot, Spyro o StarCraft. La multinacional ha desembolsado 68.500 millones de dólares, unos 60.000 millones de euros. La cifra pulveriza el anterior récord del sector, que se marcó la semana pasada cuando el estudio Take-Two (GTA o NBA 2K) compró Zynga (FarmVille) por 11.000 millones de euros.

Años de violencia sexual desatan un terremoto sin precedentes en el mundo del videojuego

Saber más

La apuesta de Microsoft por su servicio de videojuegos Xbox se ha redoblado con la pandemia. Su estrategia es consolidar el modelo de suscripción, ofreciendo un vasto catálogo de videojuegos a cambio de una suscripción mensual, así como la posibilidad de jugar en streaming, sin descargar ni instalar los videojuegos.

“Hasta que se cierre esta transacción, Activision Blizzard y Microsoft Gaming seguirán operando de forma independiente”, ha informado Bill Spencer, director del área de videojuegos de la multinacional. “Tras el cierre, ofreceremos tantos juegos de Activision Blizzard como podamos dentro de Xbox Game Pass y PC Game Pass, tanto títulos nuevos como juegos del increíble catálogo de Activision Blizzard”, ha añadido.

Los servicios de videojuegos por suscripción de Microsoft ya superan los 25 millones de miembros de pago en todo el mundo. En España, sus precios se mueven entre los 10 y los 14 euros al mes y puede contratarse incluso aunque no se disponga de una videoconsola Xbox. Esta vía de negocio se ha visto potenciada además por la escasez mundial de chips, que ha afectado especialmente a la producción de videoconsolas.

“Las franquicias de Activision Blizzard también acelerarán nuestros planes de juego en la nube, permitiendo que más personas en más lugares del mundo participen en la comunidad de Xbox utilizando teléfonos, tabletas, portátiles y otros dispositivos que ya poseen. Los juegos de Activision Blizzard se disfrutan en una gran variedad de plataformas y pensamos seguir apoyando a esas comunidades en el futuro”, ha confirmado Spencer.

La adquisición de Activision Blizzard, que cuenta con más de 10.000 empleados en todo el mundo, se suma a otros importantes desembolsos de Microsoft en estudios de videojuegos como la compra de Bethesda (diseñador de las sagas The Elder Scrolls, Fallout o Doom), por 7.500 millones de dólares. La adquisición fue anunciada en 2020 y aprobada por las autoridades de competencia de la UE el pasado año. La multinacional controla ya 30 estudios de videojuegos.

Escándalo de acoso sexual

Microsoft no ha comunicado que se plantee sustituir al CEO de Activision Blizzard, el multimillonario Bobby Kotick, que se vio envuelto en un escándalo de acoso sexual tras varias denuncias de sus exempleadas.

No obstante, tanto Spencer como Satya Nadella, el máximo responsable de Microsoft (y miembro del nutrido grupo de ejecutivos de origen indio que controlan gigantes de Silicon Valley) aseguran que pretenden hacer más “inclusiva” la cultura de la empresa. “Creemos que el éxito creativo y la autonomía van de la mano con el tratamiento de cada persona con dignidad y respeto. Este es el compromiso de todos los equipos y de todos los directivos”, ha añadido Spencer.

Microsoft ha anunciado este martes la compra del estudio de videojuegos Activision Blizzard, autor de sagas como Call of Duty, Candy Crush, Diablo, Guitar Hero, Crash Bandicoot, Spyro o StarCraft. La multinacional ha desembolsado 68.500 millones de dólares, unos 60.000 millones de euros. La cifra pulveriza el anterior récord del sector, que se marcó la semana pasada cuando el estudio Take-Two (GTA o NBA 2K) compró Zynga (FarmVille) por 11.000 millones de euros.

Años de violencia sexual desatan un terremoto sin precedentes en el mundo del videojuego

Saber más

La apuesta de Microsoft por su servicio de videojuegos Xbox se ha redoblado con la pandemia. Su estrategia es consolidar el modelo de suscripción, ofreciendo un vasto catálogo de videojuegos a cambio de una suscripción mensual, así como la posibilidad de jugar en streaming, sin descargar ni instalar los videojuegos.

“Hasta que se cierre esta transacción, Activision Blizzard y Microsoft Gaming seguirán operando de forma independiente”, ha informado Bill Spencer, director del área de videojuegos de la multinacional. “Tras el cierre, ofreceremos tantos juegos de Activision Blizzard como podamos dentro de Xbox Game Pass y PC Game Pass, tanto títulos nuevos como juegos del increíble catálogo de Activision Blizzard”, ha añadido.

Los servicios de videojuegos por suscripción de Microsoft ya superan los 25 millones de miembros de pago en todo el mundo. En España, sus precios se mueven entre los 10 y los 14 euros al mes y puede contratarse incluso aunque no se disponga de una videoconsola Xbox. Esta vía de negocio se ha visto potenciada además por la escasez mundial de chips, que ha afectado especialmente a la producción de videoconsolas.

“Las franquicias de Activision Blizzard también acelerarán nuestros planes de juego en la nube, permitiendo que más personas en más lugares del mundo participen en la comunidad de Xbox utilizando teléfonos, tabletas, portátiles y otros dispositivos que ya poseen. Los juegos de Activision Blizzard se disfrutan en una gran variedad de plataformas y pensamos seguir apoyando a esas comunidades en el futuro”, ha confirmado Spencer.

La adquisición de Activision Blizzard, que cuenta con más de 10.000 empleados en todo el mundo, se suma a otros importantes desembolsos de Microsoft en estudios de videojuegos como la compra de Bethesda (diseñador de las sagas The Elder Scrolls, Fallout o Doom), por 7.500 millones de dólares. La adquisición fue anunciada en 2020 y aprobada por las autoridades de competencia de la UE el pasado año. La multinacional controla ya 30 estudios de videojuegos.

Escándalo de acoso sexual

Microsoft no ha comunicado que se plantee sustituir al CEO de Activision Blizzard, el multimillonario Bobby Kotick, que se vio envuelto en un escándalo de acoso sexual tras varias denuncias de sus exempleadas.

No obstante, tanto Spencer como Satya Nadella, el máximo responsable de Microsoft (y miembro del nutrido grupo de ejecutivos de origen indio que controlan gigantes de Silicon Valley) aseguran que pretenden hacer más “inclusiva” la cultura de la empresa. “Creemos que el éxito creativo y la autonomía van de la mano con el tratamiento de cada persona con dignidad y respeto. Este es el compromiso de todos los equipos y de todos los directivos”, ha añadido Spencer.

Microsoft ha anunciado este martes la compra del estudio de videojuegos Activision Blizzard, autor de sagas como Call of Duty, Candy Crush, Diablo, Guitar Hero, Crash Bandicoot, Spyro o StarCraft. La multinacional ha desembolsado 68.500 millones de dólares, unos 60.000 millones de euros. La cifra pulveriza el anterior récord del sector, que se marcó la semana pasada cuando el estudio Take-Two (GTA o NBA 2K) compró Zynga (FarmVille) por 11.000 millones de euros.

Años de violencia sexual desatan un terremoto sin precedentes en el mundo del videojuego

Saber más

La apuesta de Microsoft por su servicio de videojuegos Xbox se ha redoblado con la pandemia. Su estrategia es consolidar el modelo de suscripción, ofreciendo un vasto catálogo de videojuegos a cambio de una suscripción mensual, así como la posibilidad de jugar en streaming, sin descargar ni instalar los videojuegos.