eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Mentiras peligrosas

'¿Y tú que miras?', de Mariola Cubells, es un libro sobre la televisión y sus tripas. Sus entresijos. Sus trampas, sus trucos, sus miserias

El libro completo, editado por eldiario.es Libros, ya está a la venta

'Mentiras peligrosas' es el capítulo 2, que reproducimos íntegro a continuación

"TVE se está convirtiendo en la de los años de plomo de Urdaci y Aznar"

Acuerdo definitivo en RTVE para firmar el convenio que mantendrá el empleo

Imagen de Torrespaña

“Por cierto, le advierto que nunca me he marchado, que sigo siendo excelente, y que hay algunos días en los que el cuerpo me pide volver.”

ALFREDO URDACI. Mayo de 2013,entrevista en Servimedia

Mentir, lo que se llama mentir, se hace a veces. Otras veces  se  omiten  las  cosas.  Otras  se  tergiversan.  En  otras  se intenta  confundir  al  espectador. Y  así  va pasando  la  vida  en buena  parte  de  las  televisiones  públicas.  Y  fundamentalmente  en  TVE.  Lo  que  sigue  es  una  retahíla  que  he  intentado  que  sea divertida  a  ratos  para  que  ustedes  no  mueran. Otros  ratos  es  desesperante,  lo  siento.  Les  dejo  con  casos concretos  de  censuras,  manipulaciones  burdas,  órdenes  absurdas  y  grotescas,  modos  y  maneras  de  operar  desde  redacción,  desde  los  despachos,  desde  realización.  Cómo  se dan  las  órdenes  y  cómo  se  acatan.

La  mentira  a  veces  se  transforma  simplemente  en una  burla,  en  algo  grotesco o  peligroso.  Burla  que  a  veces no  está  en  los  informativos,  sino  en  el  tipo  de  programación.  A  veces  es  una  declaración  de  principios,  que está  ya  en  el  logo  de  la  cadena.  En  las  declaraciones  de sus  responsables.  Porque  una  cosa  es  tener  un  punto  de vista  y  defenderlo  con  honestidad  y  argumentos  y  otra cosa  es…  Otra  cosa  es  OTRA  COSA.  Otra  cosa  es  aquella entrevista  paradigmática  que  Urdaci  le  hizo  a  José  María Aznar  el  19  de  enero  de  2004,  en  TVE.  Les  recuerdo  algunas  de  las  preguntas,  algunas  de  las  frases  del  que  era en  ese  momento  director  de  informativos,  por  si  no  lo vieron  en  su  día.  No  les  doy  las  respuestas  del  presidente porque  el  enunciado  casi  las  incluye. Ahora  ya  no  podrán olvidarlo:

«Dice  usted  adiós,  terminan  ocho  años  de  estabilidad  política,  de  estabilidad  económica…»,  «Este  es  un  momento  en  el que  España  ha  llegado  a  un  desarrollo  económico  alabado  por todos…», «Usted  ha  gobernado  una  legislatura  marcada  por  las reformas  y  el  diálogo  social;  se  ha  creado  más  riqueza,  ¿cuáles  son  las  condiciones  para  que  se  mantenga  esa  aventura económica?»,  «Usted  ha  conseguido  una  relación  privilegiada  con  George  Bush.  Esa  relación  tan  estrecha  con  EE.UU. ¿a  qué  responde?¿Por  qué  nos  ayuda  en  temas  de  terrorismo, de  seguridad  de  nuestro  entorno,  por  qué  nos  ayudan  en asuntos  económicos,  estratégicos?»

1.Cómo cambiar el cuento. El (o)caso de RTVE

Programa  Parlamento  de  TVE,  último  sábado  de  junio  de 2013,  nueve  años  después  del  atentado  de  Atocha.  Se  habla de  terrorismo. Tras  un  discurso  de  Jesús  Posada,  presidente del  Congreso  de  los  Diputados,  la  voz  en  off  dice:

«Hace  ya  más  de  tres  años  que  ETA  no  comete  ningún  acto violento,  aunque  permanecen  grabados  en  nuestra  memoria atentados  como  el  de  Hipercor  o  el  11M.»

Las  imágenes  que  acompañan  la  narración  son  las  de los  trenes  reventados  por  las  bombas. El  programa  Parlamento  está  grabado.  Lo  han  confeccionado  redactores  de  la  casa. La  persona  que  redactó  la  frase FALSA  estuvo  liberada  de  CCOO  durante  muchos  años.  El programa  lo  dirige  una  periodista  veterana  de  la  casa, que  ya lo  hacía  en  la  época  de  Fran  Llorente  y  que  está  especializada en  información  parlamentaria.  El  programa,  eso  sí,  depende de  Jenaro  Castro,  el  hombre  que  ha  sido  capaz  de  que  nos riamos  de  un  Informe  Semanal  (luego  cito  el  ejemplo).

«Es  un  error,  una  necedad.  Se  mezclan  las  víctimas  sin  mala intención.  No  ha recibido  consigna  alguna,  eso  desde  luego.  Es un  programa  blanco,  con  una  audiencia  escasa  y  muy  de  servicio  público.  Y  este  caso  coincide  con  la  falta de  control  de  los contenidos.  ¿No  hay  nadie  que  lea  el  texto?  Ahí  es  donde  creo que  se  ha  perdido  en  esta  etapa.  No  hay  tensión,  ni  vigilancia, ni  cuidado en  lo  que  se  lleva  entre  manos, más  allá  de  favorecer el  discurso  oficial. Ya  no  se  oyen  gritos  en  la  redacción  por  una metedura  de  pata.

Tras  la  emisión,  algún  avispado  espectador  alertó  de  la frase.  La  dirección  de  la  cadena  pide  disculpas  públicamente  con  un  comunicado,  por  la  «ambigüedad  de  la frase».  La  directora  del  espacio  asegura,  en  ese  mismo  escrito,  que  «no  ha  habido  intención  alguna  de  atribuir  a ETA  el  atentado  del  11-M».  Y  apostillan  que  la  autora  del reportaje  lleva  más  de  cinco  años  en  ese  programa,  que viene  a  ser  una  manera  de  decir  que  no  se  vayan  a  creer que  es  una  puesta  por  nosotros,  no.  Fin  de  las  explicaciones públicas.  Ahora  lo  que  pasa  dentro:

Joder,  qué  pesadez.  ¿Y  ahora  a  qué  viene  esto?  Tendremos que  hacer  un  comunicado.  ¿Quién  es  la  redactora?  Ah,  ¿pero esa  tía  no  está  desde  hace  años?  Ponlo.  Pon  que  hace  años  que hace  el  programa.  A  ver,  qué  se  ha  dicho  exactamente…  uf, bueno,  tampoco  es  para  tanto.  NO  os  preocupéis,  es este  acoso y  derribo.  No  pasa  nada.

Poco  después  de  hablar  con  mis  colegas  de  TVE,  que  me explicaron  los  pormenores,  decidí  hacer  algo  que  nunca hago:  elevar  mi  queja  a  la  defensora  del  espectador,  Elena Sánchez.  Me  consta  que  algunos  medios  de  comunicación, como  infoLibre,  también  intentaron  consultar  su  opinión. Yo  no  obtuve  respuesta  y  ellos  tampoco.  El  programa  se encargó  en  cambio  de  responder  al  centenar  de  correos  que llegaron  sobre  «por  qué  no  dimos  por  La  1  la  final  de  la  Euroliga  de  baloncesto  que  enfrentó  al  Real  Madrid  con  el Olympiakos  griego».  Que  es  una  cosa  de  lo  más  alarmante, desde  luego. Parece  todo  simple,  ¿no?  Bueno,  sí  y  no.  Detrás  de  esta aparente  sencillez  hay  un  universo  entero  de  malformaciones:  en  la  dirección,  en  la  gestión,  en  la  ejecución,  en  el montaje,  en  la  redacción,  en  la  emisión…  Sin  esas  malformaciones,  una  tele  pública  contaría  EXACTAMENTE  lo  que sucede.  Los  hechos. Y  si  Candela  Peña  hace  un  discurso  incendiario  al  recoger  su  premio  Goya  a  la  mejor  actriz  de reparto  en  el  que  dice:

«Hace  tres  años  que  no  trabajaba,  en  estos  tres  años  he visto  morir  a  mi  padre  en  un  hospital  público  donde  no  había mantas  para  taparlo,  donde  no  había  agua  para  darle  de  beber,  se  la  teníamos  que  llevar  nosotros.  Estos  tres  años  que hace  que  no  trabajo  ha  salido  de  mis  entrañas  un  niño  que  no sé  qué  educación  pública  le  espera.  Y  en  estos  tres  años  he visto  también  que  la  gente  se  mata  por  no  tener  casa  así  que esta  alegría  de  esta  noche  a  mí  no  me  la  amarga  nadie,  en  el idioma  que  sea.  Y  desde  aquí  os  pido  trabajo,  tengo  un  niño que  alimentar.»

…  TVE,  al  emitir  el  resumen  de  la  crónica  de  la  gala  de los  Goya  al  día  siguiente,  no  diría  que  le  dedicó  el  premio  a su  padre.

Adelanto,  a  modo  de  decálogo,  ejemplos  de  las  cosas que  suceden  por  esa  malformación:

1. Imputan  a  la  infanta  Cristina.  Pones  la  1  de  TVE  por la  mañana.  Mariló  Montero  está  empanando  filetes  en  su espacio  de  cocina.  Las  noticias  sobre  la  imputación  de  la  infanta  copan  los  medios. Pones  La  1  de TVE  por  la  noche, esperando  un  pormenorizado  análisis.  Nada.

2. El  papa  Benedicto  XVI  renuncia.  TVE  monta  esa misma  noche  un  especial  donde  vaticanistas  y  más  vaticanistas  hacen  una  hagiografía.  El  especial  tiene  un  3’3  de share.  Medio  millón  de  espectadores.

3. Salen  las  fotos  del  presidente  gallego  Núñez  Feijóo con  Marcial  Dorado  en  los  90.  Dorado  era  entonces  capo del  tabaco  en  Galicia  y  actualmente  está  en  la  cárcel  por narcotráfico.  En  los  informativos  de  TVE  se  le  denomina «contrabandista»  en  lugar  de  «narcotraficante».  Y  Mariló Montero  explica  en  su  programa  que  «tú  un  día  te  vas  a  la playa,  te  hacen  unas  fotos  y  ya  está,  a  ver…»

4. Una  reportera  tiene  imágenes  en  un  país  en  guerra de  gente  sin  piernas.  El  asunto  va  de  minas  antipersona.  La reportera  vincula  las  minas  con  las  amputaciones.  Pero  las amputaciones  son  por  la  polio.  Nadie  se  entera.

5. Beatifican  a  San  Juan  de  Ávila.  Conexión  en  directo con  Roma.  La  información  aparece  también  en  el  sumario, en  titulares.

6. El  mismo  día  hay  manifestaciones  sindicales,  que «solo  han  sido  seguidas  por  cinco  mil  personas»  y  ha  habido  mucho  desorden  y  mucha  provocación.  La  noticia  se da  en  43  segundos.

7. Días  más  tarde  se  convoca  una  manifestación  Pro vida.  Hay  más  de  100.000  personas.  La  pieza  dura  un minuto  y  medio.

8. Muere  Sara  Montiel.  Pones  La  1  de  TVE.  Un  especial mega  completo  sobre  la  cantante.

9. Tenemos  que  hablar,  programa  de  testimonios  presentado  por  Ana  García  Lozano.  Se  plantea  abordar  el  tema del  11-M  con  testimonios  de  aquel  fatídico  día.  Responsables  de  la  casa  dicen  que,  bueno,  que  mejor  que  no,  que  «ni siquiera  se  tiene  clara  la  autoría  aún.»

10. En  la  escaleta  con  los  temas  de  debate  del  programa +Gente  está  el  caso  Bárcenas…  pero,  uy,  que  no  tenemos tiempo.  Se  cae  el  tema,  lástima…

He  querido  empezar  con  anécdotas,  con  ejemplos.  Luego vendrán  más,  que  sé  que  es  lo  que  más  les  gusta.  Pero  ahora llega  la  historia  de  verdad. Antes  de  nada  una  cosita. Cuando acaben  de  leerlo  pensarán  que  les  tengo  ley  a  los  chicos  y  las chicas  del  equipo  directivo  anterior  (época  Zapatero,  sí.  Esto

lo  hizo  muy  bien  el  de  León). Pues  sí, les  tengo  ley. Pero  reto a  cualquiera  a  analizar  pormenorizadamente  seis,  siete  y ocho  informativos  de  aquellos  años  y  compararlos  con  seis, siete  y  ocho  informativos  de  esta  nueva  era.

De  dónde  venimos

TVE  tuvo  su  momento  de  gloria  durante  la  anterior  legislatura.  Me  da  igual  lo  que  dijeran  miembros  del  PP,  me  da igual  que  me  tilden  de  tendenciosa.  Insisto.  Tuvo  sus  años de  sosiego,  de  pluralidad,  de  transparencia,  de  crédito,  de prestigio.  Tuvo  su  tiempo  de  ponerla  y  no  avergonzarte. De  buscarla  cuando  sucedía  algo.  De  sentir  que  era  la  tele pública  que  merecíamos,  educados  ya  como  estábamos  en democracia,  y  audiovisualmente  maduros.

Tenía  fisuras,  sí.  Y  problemas  enormes,  endémicos, irresolubles,  sí.  Pero  sus  informativos,  por  ejemplo,  fueron impecables.  Estuvieron  liderados  por  un  tipo  poco  frecuente  en  estos  asuntos  como  Fran  Llorente,  un  periodista con  temple  para  aguantar  los  envites  (que  los  había,  ¿eh?, los  había)  de  la  Casa  Real,  del  PSOE,  del  PP,  de  los  jefes de  prensa,  de  los  bancos,  de  los  grupos  políticos  alternativos,  de  TODO  el  mundo.  Porque  todo  el  mundo  que  manda un  poco  se  siente  con  derecho  a  exigir  un  trato  de  favor  en las  teles  públicas.  Y  desde  luego  todos  tienen  ese  derecho, derecho  a  pedir,  a  levantar  el  teléfono  y  pedir.  Otra  cosa  es que  la  persona  que  esté  al  otro  lado  del  teléfono,  decida  ser obediente  sin  más,  o  actuar  con  criterio,  conforme  al  servicio  público  que  desempeña.  Que  es  eso,  y  ninguna  otra cosa, lo  que  sucedió  durante  los  años  en  los  que  pareció  que RTVE  iba  camino  de  convertirse,  por  fin,  en  algo  parecido a  la  BBC.  Fruto  de  un  consenso  entre  los  partidos,  de  leyes nuevas  y  más  sanas  que  elegían  al  presidente  de  la  corporación.  Lo  cuenta  uno  de  los  protagonistas  de  aquel  equipo.

«Llaman  todos,  siempre.  Tanto  el  PSOE,  que  estaba  en  ese momento  en  el  gobierno,  como  el  PP,  que  estaba  en  la  oposición.  O  como  cualquier  otro.  Llaman  para  vender  cosas,  algo que  me  parece  normal.  Para  quejarse. Y  desde  luego  para  exigir que  se  den  determinados  contenidos.  Eso  es  lo  peor,  porque  si no  les  haces  caso,  no  se  conforman.  Nosotros  recibíamos  peticiones  de  distinto  calado  todos  los  días  a  todas  horas. Y  cuando eran  cosas  que  estaba  bien  que  se  dieran,  que  eran  periodísticamente  interesantes,  las  dábamos.  Pero  todo  según  nuestro  propio  criterio.  Se  discutía  mucho,  había  reuniones,  intercambios de  opiniones  permanentemente,  broncas  incluso.  Y  ese  nervio está  muy  bien.  Esa  es  una  de  las  cosas  que  diferencia  las  dos etapas.  Se  ha perdido  completamente  esa  implicación,  ese  espíritu  bastante  asambleario  que  teníamos  y  que  creo  que  es  lo que  daba  frescura  a  la  información. Sabíamos  que  podíamos  tener  espíritu  crítico  porque  todas  nuestras  decisiones  serían  respaldadas,  sabíamos  que  podíamos  plantarnos  ante  los  excesos  o ante  las  peticiones  absurdas  o  desproporcionadas.  Ante  los  intentos  de  censura, de  manipulación. Evidentemente  no  era  todo de  color  de  rosa. TVE  es  una  máquina  grande  y  aparatosa,  pero a  mí  me  parece  que  nunca  se  había  respirado  un  ambiente como  ese,  de  tanta  claridad. Yo  al  menos,  que  llevo  allí  30  años, no  lo  había  respirado  nunca.»

Es  decir,  los  progres,  para  que  nos  entendamos,  también manipulan.  Una  de  las  certezas  más  absolutas  de  la  televisión  es:  al  político  como  concepto,  a  la  iglesia,  a  los  empresarios,  a  los  grupos  de  poder  en  general,  les  gusta  meterle mano  a  la  pantalla.  Les  gusta  controlar  su  mensaje  en  ella, les  pone  como  una  moto  salir,  salir,  salir,  les  obnubila  la  posibilidad  de  dar  órdenes  que  luego  vean  reflejadas  en  antena.  Y  ¿a  quién  no?  ¿No  le  gustaría  a  usted  que  la  tele  sacara  su  empresa?  ¿no  le  gustaría  demostrar  lo  que  usted vale  y  que  el  mundo  entero  conociera  su  arte?  ¿su  libro? ¿su  disco?  ¿su  obra  pictórica?  Bien,  pues  los  partidos  políticos  quieren,  por  este  orden:

- Que  por  la  tele  no  salga  nada  que  ellos  no  quieren que  se  sepa,  que  es  habitualmente  LO  ÚNICO  QUE  LE  INTERESA  A  USTED  COMO  CIUDADANO  QUE  VOTA.

- Salir  a  menudo,  diciendo  lo  que  sea.

- Decidir  qué  mensajes,  en  qué  momento,  y  a  través  de quién  van  a  difundirse.  Y  evitar  los  otros.

- No  salir  feos,  a  ser  posible.

Y  luego  está  Juan  Cotino, supernumerario  del  Opus  Dei y  presidente  de  las  Cortes  Valencianas,  y  su  aparición  estelar  en  el  programa  Salvados  de  Jordi  Évole.  Su  corbata  a  la espalda,  alejándose  con  soberbia  de  ese  periodista  insólito  y maravilloso, capaz  de  aguantar  un  paseíllo  atroz  en  silencio, preguntando,  preguntando,  preguntando,  lo  que  los  más de  tres  millones  de  españoles  se  preguntaban  tras  ver  el  reportaje,  no  creo  que  podamos  olvidarla.  Ya  lo  dije  en  Twitter,  nunca  le  agradeceré  lo  bastante  a  Salvados  que  desenmascarara  a  Cotino,  más  allá  de  mis  fronteras  mediterráneas.  Su  comportamiento,  sus  respuestas,  sus  no  respuestas,  reúnen  todo  lo  que  un  político  nunca  debería  hacer  en  la televisión.  Ni  en  la  política,  claro.  Pero  esa  es  otra  historia. Pero  a  lo  que  íbamos.  Ahora  que  estamos  en  la  harina, con  grumos,  del  momento  actual  de  RTVE,  quiero  contarles  una  anécdota  de  esa  misma  cadena  que  pertenece  a  años atrás,  cuando  estaba  al  mando  Zapatero.  Con  un  objetivo: para  que  entiendan  que  los  impulsos  primarios  los  tienen todos  los  partidos.  La  diferencia  está  en  los  grados,  por  una parte  y,  como  les  decía,  en  la  capacidad  de  resistencia  de quién  recibe  la  orden,  en  su  criterio,  en  su  espíritu  crítico, en  su  buen  hacer.  Esto  debería  ser  un  principio  insoslayable  en  las  televisiones  en  general,  e  INCONTESTABLE  en  los medios  públicos,  que  tienen  como  dueños  a  todos  los  ciudadanos.  Qué  bonita  expresión.  Lástima  que  la  tenga  clara tan  poquita  gente…  Ahí  va  la  historia:

Habíamos  emitido  en  el  informativo  una  pieza  sobre  la muerte  de  un  preso  en  una  casa  cuartel  de  la  guardia  civil en  Almería.  Habíamos  incluido  totales  (con  la  cara  tapada) de  testigos  que  insinuaban  malas  prácticas  en  el  cuartel  y que  había  conseguido  Informe  Semanal.  Inmediatamente nos  llamó  un  responsable  de  prensa  del  entonces  ministro de  interior,  José  Antonio  Alonso  hecho  una  fiera.  No  le había  gustado  nada,  nada  lo  que  habíamos  hecho,  me  dijo. Yo  le  repliqué,  la  cosa  fue  subiendo  de  tono  y  él  en  plan  jocoso  acabó  diciéndome  «¿Qué  pasa,  que  habéis  descubierto la  libertad  de  expresión,  o  qué?». Yo  le  contesté  que  afortunadamente  trabajaba  en  libertad  hacía  tiempo,  que  parecía mentira  que  eso  me  lo  estuviera  diciendo  alguien  de  un  partido  de  izquierdas,  y  que  no  iba  a  aguantarle  esas  chorradas porque  mi  jefe  no  era  ni  él  ni  el  ministro.  Hubo  más  reacciones  como  esa  por  parte  de  distintos  ministerios,  no  fue  el único,  y  yo  y  mis  compañeros  que  ocupaban  distintos  cargos  en  el  informativo  nos  mantuvimos  férreos  porque  sabíamos  que  teníamos  el  respaldo  del  jefe  detrás,  porque  él era  el  primero  que  contenía  los  ataques,  las  órdenes,  que nos  filtraba  los  marrones.  Y  todos  sabíamos  que  lo  único que  debíamos  hacer  era  cumplir  con  nuestra  obligación como  periodistas,  seguir  el  criterio. Y  que  si  venían  mal  dadas  él  y  su  equipo  iban  a  respaldarnos.  Es  más  fácil  así,  más natural,  te  sale  sola  la  capacidad  para  enfrentarte,  para  ser fiel  a  los  principios  más  básicos  del  periodismo,  del  servicio público.

Dónde  estamos

Yo  siempre  creí  que  tras  consolidarse  ese  modelo  de  tele pública,  ese  modelo  de  informativos  no  invasivos  (los  premios  recibidos,  la  ausencia  de  quejas  de  la  oposición  o  de cualquier  otro  colectivo),  no  sería  posible  una  vuelta  atrás, una  involución.  Un  regreso  a  las  cavernas,  a  los  momentos Urdaci,  a  los  titulares  que  arañan,  a  los  instantes  delirantes…  Pero  me  equivoqué.  Debería  haberlo  intuido  cuando Dolores  de  Cospedal  comenzó  a  echar  leña  a  un  fuego  que no  existía  en  el  programa  Los  desayunos  de  TVE,  con  Ana Pastor  al  frente.  Recuerden  que  tuvo  que  reconvenirla  incluso  una  periodista  de  La  Razón.  La  misma  Ana  Pastor, por  cierto,  a  la  que  el  señor  Bono,  con  esa  chispa  que  le  caracteriza,  llamó  señorita  Rottenmeier,  demostrando  así que  a  la  izquierda  tampoco  le  gustaban  sus  entrevistas  estilete.  Según  el  propio  Bono, «lo  de  Rottenmeier  le  vino genial,  porque  así  la  gente  vio  como  una  periodista  de izquierdas  se  metía  con  gente  de  izquierdas», una  frase  que encierra  un  universo  entero,  por  cierto.  También  debería haber  hecho  caso  a  todos  los  colegas  de  TVE  que  me  advertían  de  lo  fácil  que  era  volver  atrás,  «basta  con  cambiar  a  10 personas  de  la  cúpula».

La  sensación  general  del  nuevo  equipo  directivo,  tanto  de TVE  como  de  RNE  podría  resumirse  así: «El  PSOE  nos  quitó  el poder  y  ahora  han  vuelto  a  gobernar  los  que  no  debieron  haber sido  descabalgados».  Hay  una  frase  muy  buena  que  repiten como  un  mantra  desde  la  dirección.  Se  la  hemos  oído  a  Jenaro Castro, director  de  Informe  Semanal, a  propósito  del  nuevo  enfoque  de Informe,  pero  vamos,  son  muchos  los  que  piensan como  él:  «Hay  una  nueva  mayoría  social,  y  esa  mayoría  social es  la  que  representa  el  PP,  que  tiene  mayoría  absoluta  y  los  informativos  y  los  programas  y  los  contenidos, tienen  que  ser  un reflejo  de  esa  mayoría…». Y  eso  es  porque  tienen  interiorizado que  con  la  alternancia  política  llega  la  alternancia  de  los  medios públicos.  Luego  está  esa  otra  de  otro  directivo,  que  cuando  la gente  se  queja  de  la  línea  editorial  o  de  los  desmanes,  dice,  «es que  no  ayudáis». ¿¿¿No  ayudáis???  ¿a  quién  tenemos  que  ayudar?  A  mí  me  gusta  mucho  también  una  de  la  jefa  de  sociedad cuando  sutilmente  les  dice  a  los  contratados:  «Tenéis  que  ser buenos»,  así,  como  de  soslayo…

Todos  los  críticos  con  el  nuevo  modelo  aseguran  que nadie  de  la  nueva  dirección  quería  que  se  asociara  esta nueva  etapa  a  la  de  Urdaci,  que  tanto  daño  hizo  a  la  imagen  de  la  cadena.  Pero  se  está  dentro  o  se  está  fuera.  Se hacen  las  cosas  correctas  o  incorrectas. Así,  lo  que  empezó de  manera  sutil  está  enardeciéndose  cada  vez  más,  aunque  se  siga  intentando  hacer  de  manera  velada.  Porque  si quieres  música  clásica,  no  puedes  contratar  a  Georgie Dann.

Se  están  volviendo  a  parlamentarizar  los  informativos.  Habíamos  conseguido  que  no  hiciera  falta  ser  político  ni  representante  en  el  Parlamento  para  decir,  para  hablar.  Dábamos voz  al  ciudadano,  una  voz  discrepante  o  anónima.  Intentábamos  hacer  unos  informativos  que  pertenecieran  a  los  ciudadanos. Ahora  se  acabó. Ahora  los  ciudadanos  solo  entran  si  están  en  Chipre,  por  ejemplo. Ahora  se  pregunta,  ¿ese  quién  es? Es  algo  muy  difícil  de  detectar  si  no  estás  dentro,  si  no  sabes cómo  se  hace.

Una  nueva  moda:  las  piezas  con  final  feliz.  Se  encargan explícitamente  a  algunos  reporteros  de  la  casa  (que  ejecutan,  en  muchos  casos,  horrorizados  y  de  lo  que  luego  dan parte  al  consejo  de  Informativos.  La  explicación  de  la  dirección  es:  «Bastante  tiene  la  gente,  hay  que  darles  optimismo,  cosas  graciosas,  no  podemos  agobiar  más  al  ciudadano».  Es  como  el  Diazepán,  o  como  el  mítico  Prozac,  pero audiovisual.  Y  luego  está  la  banalización,  la  ligereza  de  las informaciones  que  persiguen,  desde  que  el  mundo  es mundo,  DISTRAER  la  atención,  en  el  peor  sentido  de  la  palabra. Así,  en  el  informativo  de  las  21  horas  podemos  encontrar  piezas  como  esta:  Tema,  la  feria  del  regalo  en  Madrid. La  periodista  que  ha  cubierto  la  noticia  la  encabeza  con esta  frase:  «Las  joyas  son  a  veces  el  mejor  amigo  de  las mujeres.  La  PENA  (la  mayúscula  es  mía)  es  que  a  veces  no son  accesibles».

Junto  a  esta  chorrada  ha  habido  otras  (de  hecho  hay más  de  una  TODOS  LOS  DÍAS).  Como  aquella  que  animaba al  rezo  para  aliviar  el  dolor  de  estar  parado,  para  calmar  la ansiedad.  Parece  broma,  sí,  pero  no.  Estaba  en  el  informativo.  Les  recomiendo,  si  no  la  vieron,  que  la  busquen  en  la red.  ¿Razones  por  las  que  se  dio  esta  noticia?:  «Es  una manera  de  ilustrar  la  crisis  desde  el  punto  de  vista  social. Desde  la  crisis  se  ha  duplicado  la  venta  de  velas. Y  además España  es  un  país  de  gran  tradición  religiosa», respondieron los  jefes  tras  la  polémica.  Parece  otra  broma,  sí,  ya  sé, pero  no.  También  se  emitió  esa  otra  información  en  la que  se  contaba  básicamente  que,  a  las  chicas  de  hoy  en  día las  madres  las  dejamos  vestirse  como  putas,  para  provocar,  y  claro…

¿Es  todo  esto  manipulación?  No,  evidentemente  no. ¿Es  inoperancia,  mediocridad,  ineficacia,  falta  de  profesionalidad,  NECEDAD?  Pues  eso.

«La  mayor  parte  de  las  veces  en  estos  casos,  no  hicieron falta  consignas.  En  el  ambiente  se  nota  que  este  tipo  de  noticias  van  a  ser  bienvenidas.  Que  son  del  gusto  de  la  casa,  que los  jefes  estarán  contentos  con  nosotros,  los  que  las  propongamos  y  las  llevemos  a  cabo.  Como  en  la  noticia  sobre  el  decoro  en  el  vestir.  Es  mentira  que  fuera  una  orden  de  arriba. Simplemente  a  la  redactora  se  le  ocurrió,  se  propuso  el  tema y  se  compró.  Y  la  noticia,  que  en  circunstancias  normales  no pasaría  los  filtros  (editores,  jefes  intermedios,  que  habían alertado  de  la  estupidez  de  la  pieza,  cuanto  menos),  en  esta ocasión,  pasa.  La  pieza,  hacerla  y  enfocarla  así,  es  pura  ineficacia.  De  hecho,  la responsable  de  la  noticia  y  su  entorno  no entendía  el  revuelo  que  se  había  montado  después  de  la  emisión,  estaban  sorprendidas  de  que  a  la  gente  le  hubiera  parecido  mal  y  aseguraban  que  era  «manía  persecutoria  y  ganas de  cebarse  en  todo  lo  que  hace  TVE.»

LEOPOLDO  GONZÁLEZ-ECHENIQUE,  presidente  de  la corporación,  cuando  fue  preguntado  por  esa  tontería del  decoro  en  el  vestir  en  el  Congreso,  dijo  que  TVE no  era  para  nada  sexista  y  que  prueba  de  ello  era  la  presencia  de  mujeres  en  los  dibujos  animados, como  Dora  la  exploradora,  por  ejemplo.  Unas declaraciones  tras  las  que  no  hay  nada  que  apostillar.

Con  qué  contamos

Mientras  escribo  este  libro  asisto  a  un  desprestigio  importante  de  la  imagen  de  la  tele  pública,  un  goteo  de  noticias delirantes,  absurdas  o  patéticas  como  las  de  antes,  y  una audiencia  que  va  cayendo  y  cayendo.  Un  equipo  de profesionales  que  realizan  críticos  comunicados  públicos,  como los  que  viene haciendo  el  comité  profesional  de  TVE.  Y unos  directivos  que  creen  que  la tele  pública  es  del  partido que  gobierna.  Simple  y  llanamente.  Que  vienen  de  lugares como  Telemadrid  (autonómica  que,  junto  a  la  ilustre  Canal 9,  ocupa los  primeros  lugares  de  manipulación  y  censura informativa  de  todas  las  televisiones  que  conozco  en  esta parte  de  Occidente),  que  están  en  el  Opus  Dei…  El  otro  día abuchearon  al  ministro  Wert.  TVE  no  dio  la  noticia.  A  ver si  me  llegan,  antes  de  que  tenga  que  entregar  este  libro,  las razones  que  va  a  esgrimir  la  dirección.

Hace  poco,  en  unas  jornadas  que  organizó  la  Universitat  de  Valencia  sobre  la  crisis  y  la  televisión  (y  donde,  por cierto,  aprovecho  para  decirlo,  no  había  ni  una  sola  mujer entre  los  ponentes.  Ni  una  sola,  repito),  estuvo  Alfonso Nasarre,  que  era  en  ese  momento  el  director  de  Comunicación  y  Relaciones  Externas  y  ahora  mismo  es  el  director de  RNE.  Estuvo  con  Aznar  en  la  Moncloa  y  viene  directamente  de  la  Cope.  Las  voces  discordantes  de  dentro  de  la casa  me  aseguran  que  es  uno  de  los  verdaderos  ideólogos de  la  nueva  RTVE,  pero  como  ustedes  pueden  comprender no  me  voy  a  fiar  de  esa  panda  de  rojos  desclasados  que  habita  aún  los  pasillos  de  la  tele  pública.

Me  fui  a  escucharle.  Su  perorata  fue  como  de  otros tiempos.  Me  impresionaron  varios  conceptos  que  soltó  en su  discurso,  que  por  cierto,  pronunció  con  un  tono  un  tanto altivo,  como  si  RTVE  no  estuviera  como  está  —ha  acabado junio  con  un  9,8  por  ciento  de  share,  el  peor  en  sus  cincuenta  años  de  vida—  y  gozara  en  cambio  de  buena  salud, de  audiencia,  de  prestigio,  de  ausencia  de  problemas…  En fin.  El  caso  es  que  Nasarre  dijo  que  la  situación  no  era  tan negra,  que  había  un  empobrecimiento  de  un  30  por  ciento de  España  en  general  y  que  por  eso  pasaba  lo  que  pasaba (¿?).  Luego  cargó  contra  las  autonómicas,  así  en  general,  diciendo  que  solo  cinco  de  las  trece  autonómicas  que  tenemos superan  el  5  por  ciento  de  audiencia  y  se  preguntó  si  ese modelo  era  sostenible.  Yo,  mientras  lo  decía  pensaba  en ese  10%  de  cuota  de  pantalla  que  había  tenido  esa  semana TVE,  y  no  entendía  nada.  Pero  lo  que  me  causó  terror  fue su  arremetida  contra  Internet,  ante  estudiantes  universitarios  de  periodismo  del  siglo  XXI.

Es  una  herramienta  que  corre  el  peligro  de  convertirse  en  un arma.  No  nos  podemos  enfrentar  al  desarrollo  tecnológico, pero  Internet  nos  está  marcando  el  comportamiento  de  los medios  de  comunicación.  Hace  años  los  medios  tradicionales marcaban  el  día  a  día,  y  eso  está  cambiando.  Los  medios  digitales  ahora  son  los  que  marcan  la  actualidad  y  a  mí  eso  me preocupa  porque  es  un  criterio  menos  profesional. A  la  red  hay que  atenderla,  pero  no  hay  que  ponerla  como  primera  fuente, aunque  está. Según  los expertos, es  muy  utilizada  por  la  juventud,  y  genera  mucha  interactividad.

Sí,  así,  con  esa  cara  de  pasmo,  me  quedé  yo.  Él,  en  cambio,  se  quedó  tan pancho.  Ahora,  como  ya  he  dicho,  dirige la  radio  pública  española,  que  no pasa  por  su  mejor  momento.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha