eldiario.es

Menú

Rota y Morón, Rusia y Siria

Siria, Turquía, Egipto … Como suele suceder, los hechos acaban iluminando las sombras que ocultan lo que los poderes del Estado no nos quieren contar. Ayer, el BOE publicó que el pasado 21 de mayo entró en vigor el acuerdo firmado entre el Reino de España y los Estados Unidos de América por el que la que la VI Flota vuelve a instalarse en la base naval gaditana de Rota.

Apenas cinco días después de que el ministro de defensa Pedro Morenés consiguiera en Bruselas su primera audiencia con el nuevo secretario de Defensa estadounidense Chuck Hagel. Su saludo fue públicamente amistoso, quedó claro que se mostraba agradecido.

Hagel saluda efusivamente a Morenés en presencia de titulares de Defensa de miembros de la OTAN

Hagel saluda efusivamente a Morenés en presencia de titulares de Defensa de miembros de la OTAN

Seguir leyendo »

Ciudadano Del Bosque versus Rubén Castro

Jordi Évole entrevistó a Vicente del Bosque en su último programa

Todos condenamos la violencia de género. Me refiero a en público y teóricamente. Es difícil encontrar quien argumente que el maltrato a una mujer por su compañero, marido, novio, está justificado, eso que se decía no hace tanto de que "ella se lo habrá buscado". Las noticias de asesinatos no se acompañan ya del fatídico sintagma de "crimen pasional". De alguna manera, el torrente de siniestros atentados perpetrados por hombres contra mujeres ha tenido como consecuencia que sea políticamente incorrecto justificar en modo alguno el ejercicio de la fuerza del varón sobre la fémina.

Lo que no impide que los feminicidios en España sigan alcanzando cifras escalofriantes y que los estudios continúen alertando de que las nuevas generaciones reproducen patrones de dominación-sumisión que, si no lo remediamos, acabarán alimentando la orgía de dolor y muerte por décadas. 

Pero es que el machismo es un virus del cuerpo social tan maligno e intenso como sutil y esquivo. Esquivo a la detección -en sus formas más refinadas y disimuladas- y por tanto a su tratamiento y erradicación. Son siglos de mutación para adaptarse al medio. La cepa es muy compleja. Cambia para que nada cambie y avanzar. 

Seguir leyendo »

Canina Dor, Ciudad de Boquerones

Preparados, listos... y al sol

Ya mismo está aquí el verano y a pesar de la crisis ya veréis cómo las playas se llenan de gente y los chiringuitos se ponen empetados de platos de sardinas, de paellas hechas en cinco minutos y de jarras de tintos de verano, como siempre.

Yo no sé de dónde sale tanta gente en verano. Por eso no me creo aquello que cantaban Los Payos de mi admirado Josele : "La playa estaba desierta, el sol bañaba tu piel, cantando con mi guitarra para ti Maria Isabel". No me lo creo porque en España, una playa no está desierta a menos que sea en enero, y en enero el sol no te baña la piel sino que te puede entrar una congestión.

En época de crisis, cada vez más gente espera hasta ultimísima hora para coger el chollo de vacaciones del 2 x 1 en algún sitio paradisiaco. Te ponen unas ofertas en los periódicos que sale más a cuenta irse a vivir a Santo Domingo que quedarse en tu casa un mes. Pero no fiarse. Cuando una oferta está tirada de precio es porque el hotel la única relación que tiene con el mar es que está la mar de lejos. El único viaje organizado que conozco que ha terminado con un final feliz es el viaje que hicieron la vieja y el viejo cuando se fueron para Albacete, que a mitad del camino ya se veía que aquello iba a acabar bastante bien.

Seguir leyendo »

La estrategia del rey

El presidente del Parlamento andaluz lamenta la "indignación" por la subida de dietas y dice que no volverá a ocurrir

Manuel Gracia, presidente del Parlamento de Andalucía decidió ayer copiar la estrategia del rey Juan Carlos:

Lo siento: "Me duele que haya personas que se hayan sentido heridas".

Me he equivocado: "Como presidente entiendo que fue una equivocación".

Seguir leyendo »

Efecto Dogville

En la conversación fluida, que debería haber entre ciudadanos e instituciones, las paredes y los laberintos ensordecen las voz de ambos. Además, el timbre suele estar escondido y la institución te abre o no la puerta en función de misteriosos designios administrativos. La mayoría de las veces, no motivados más allá que en una tradición consuetudinaria, del verbo, esto siempre se ha hecho así.

Por eso necesitamos el efecto Dogville: una conversación sin decorado. Como sucede en esta película, rodada bajo las reglas del Dogma. Unas reglas a las que llamaban “Voto de Castidad”.

Y así, lo esencial son las emociones, las relaciones que se establecen entre los ciudadanos, alejados del artificio de decorados que sólo distrae.

Seguir leyendo »

Extranjero en casa

Así no se puede. Recitemos el rap de la impotencia colectiva. Everybody, todo a pulmón, que cantar en inglés ya no es cantar en extranjero, ni sentirse europeo rima con las tres últimas letras hediondas de cada palabra deletreada por quien usted considere más indeseable entre el amplio abanico de sinvergüenzas que pueblan este país que vive de prestado. Respire hondo.

Admire la colección de trepas, seres inhumanos detestables, mediocres y oportunistas que lucen tipo en la pasarela peatonal de los vicios públicos y privados.

A retratarse. Lo bueno de estos males sangra por la herida de los enfermos crónicos de vanidad y egocéntricas costumbres. Lo mejor de esta catástrofe por capítulos se ahoga en un vaso de quitapenas. La crisis instamatic retrata al personal más mezquino. Pruebe con su vecino. Provoque un poco al mouriño de turno y sacará conclusiones incendiarias acerca del negocio de la pobreza mental. Baje los humos al sociópata de patínillo y verá la que se lía. Reduzca su cuota de hipocresía y lo tendrá mañana en la casapuerta pidiendo un poco de compasión, a little. No nos queda. Pero acabamos de recibir una remesa de revancha de primera calidad, venganza a la plancha. Todos contra todos. Europa ha fallecido.

No haga planes. Vaya plan Pons en siete días, tratamiento dermohistérico de belleza interior. Trabajar en la UE no significa trabajar en el extranjero, él vino en un barco, él es de Castilleja de la Cuesta, él es auténtico y acreditado, como las tortas de Inés Flowers, parece rubio pero no responde al nombre de hijo de juan don nadie, Johnson, por ejemplo. Se llama Españolito, está hasta el corvejón de tanto tunante junto, y vive en la calle No se Puede. Candemor de la Calzada. Esquina con Insurrección.

Así no se puede. Los portavoces altramuces se pegan el homenaje a espaldas del people suyo, 400 mil del ala. Que devuelvan el dinero al pueblo vencido. Que devuelvan sin salpicar. Los del “EREs tú” y los de la Trama Gluten. Los trileros de promesas en tierra quemada y los ladrones de indemnizaciones, los canallas y sus cómplices. Y usted también, sí, el que se pone colorao, que ríe las gracias al corrupto del bloque, del barrio, de la oficina y del aire acongojado. ¿Mentamos nombres? Otro día.

Ataque frontal de porcentajes. Setenta por ciento de amnesia, treinta por ciento de devaluación. En realidad, el objetivo déficit oculta la verdadera misión: dejar al treinta por ciento en los márgenes del sistema, una manera como cualquier otra de crear otro sistema, como Guillermo Puertas pero a tiro limpio. Caminito del exilio interior se nos va a quedar cintura de botellín de Cruzcampo. Un tercio de cerveza andaluza pero extranjera. Así salen las cuentas: treinta por ciento a la calle, treinta por ciento de sueldo, treinta por cuento chino de pensiones, cuarto y mitad de confusión y mucho miedo.

Lo suyo sería tomar medidas, a ver cuánto miden las cosas, y echar a pelear a los defensores de eufemismos criminales. El Plan de Desempleo para Menores de 85 años no admite alegaciones. Ni se le ocurra tocar fondo. Pensamos en las personas físicas y, sobre todo, en su renta. España va bene per capita de pene. Ahí vamos, Europa. Al garete el salario mínimo, adiós a la dignidad. Tonterías, a la voz de ya declaramos antiguo todo lo que usted tiene en mente, en cartera y en la nevera.

Seguir leyendo »

¿Hay alguien ahí?

Hay días tontos en los que uno se pone a pensar -es lo que tiene el paro- si en verdad hay alguien al mando de esta nave a la deriva y a punto de ser engullida por la tormenta perfecta que nos han organizado entre los bancos, los mercados y la prima de riesgo, que no es otra que Angela Merkel. Y las pocas dudas que tenía de que estábamos a merced de los elementos -y nunca mejor dicho- se han visto corroborada esta semana con la decisión del Parlamento andaluz de subir la cuantía de las dietas del presidente, Manuel Gracia (PSOE), y los portavoces de los grupos parlamentarios, insignes prohombres que no se ven bien pagados por los desvelos que tienen que sufrir por nuestra culpa.

Y lo más preocupante no es la cuantía del incremento de los sueldos, ni la consiguiente y torpe rectificación, eso sí, una vez que nos enteramos de tamaña desfachatez. Lo que más me desasosiega es que la decisión fue tomada al alimón por los tres partidos que deciden nuestro destino -PSOE, PP e IU-, sin que ninguno de los muchos asesores que les pagamos diera en pensar que está muy feo que los políticos se suban el sueldo cuando hay tantas criaturitas que no tienen ni para dar a sus hijos un bocadillo de mortadela. Su mayúscula sorpresa por la airada reacción demuestra, tristemente, que viven en un planeta distinto al de los ciudadanos de a pie y que mal pueden solucionar nuestros problemas cuando los suyos se limitan al precio de los hoteles y los restaurantes de postín.

Así se comprende mejor el fecundo debate que se traen en el Parlamento andaluz  sobre temas tan apasionantes como las costumbres migratorias de las angulas en los meandros del bajo Guadalquivir, por poner un verbigracia, que no diré yo que no sea asunto importante, pero con un 20 por ciento del personal en situación de pobreza extrema, parece un poco excesivo dedicar esfuerzos a otra cosa que no sea remediar el terrible problema del paro, que alcanza ya al 34 por ciento de la población.

Seguir leyendo »

No se enteran

Parlamento andaluz durante una votación

Lo ocurrido en el Parlamento andaluz con la subida en secreto de las dietas de los diputados nos ha enseñado que para ser verdaderamente transparentes no basta con abrir las ventanas y dejarse ver, sino que también hay que asomarse para aprender a mirar. Porque lo cierto es que nuestros políticos siguen sin enterarse. Los pesados cortinajes del poder tras los que se ocultan no sólo no permiten a los ciudadanos conocer lo que hacen y cómo lo hacen: también les aíslan y les impiden ver la realidad que hay aquí fuera. Y aquí fuera las cosas no están para bromas.

Da igual que la subida aprobada fuera mínima, o que afectara a muy pocos diputados –sólo los portavoces adjuntos-. Da igual que, con cifras en la mano, se pueda demostrar que nuestros políticos no cobran precisamente millonadas. En estos tiempos inclementes toca no sólo tener una especial sensibilidad, sino también un poquito más de vista. No se puede esperar la comprensión de unos ciudadanos -sin ir más lejos, los mismos periodistas a los que les toca informar de este bochornoso episodio- que cargan a sus espaldas años de escabechinas en sus salarios, pérdida de derechos y despidos masivos.

No, aquí nadie se entera de nada. Si en marzo los grupos aprobaron la medida por unanimidad -todos a una, como en Fuenteovejuna-, cuando la historia ha salido a la luz el guión ha sufrido un brusco giro. Ahora los dirigentes de PP, PSOE e IU son El hombre que nunca estuvo allí. Nadie vio nada, nadie supo nada. Ni siquiera los que -¿estará grabado?- dieron personalmente su voto a la subida. El portavoz del PP, Carlos Rojas, pone cara de póker y dice que su grupo está de acuerdo con dar marcha atrás, olvidando que fueron precisamente ellos los que propusieron el incremento. Zoido no dice ni palabra. Bueno, sí. El jueves, día en que saltó el escándalo, declaró solemne: "Estoy orgulloso del Corpus".

Seguir leyendo »

Puerta a la esperanza

Entre tanto ruido de grandes pactos políticos, uno que sí es ya una realidad, que afecta al futuro inmediato de millones de trabajadores que habían quedado totalmente desprotegidos, ha pasado prácticamente desapercibido en los medios de comunicación. Escondido bajo un 'palabro' al que pocos le ponen significado, el " Acuerdo sobre la ultractividad de los convenios colectivos" fue firmado por CCOO, UGT, CEOE y CEPYME, "en Madrid siendo las 16:30 horas del día 23 de mayo de 2013", en "la sede de la Fundación SIMA" (Servicio Inteconfederal de Mediación y Arbitraje).

La 'ultractividad' se refiere al periodo de vigencia de los convenios colectivos una vez superada su fecha de finalización (denunciados en términos de legislación laboral). Hasta la aplicación de la reforma laboral de Rajoy, éste periodo era indefinido; ahora se limita a un año. Pasada esa fecha, si el convenio (fuera éste de ámbito sectorial, estatal, autonómico, provincial, o de empresa) sigue sin renovarse, los trabajadores pierden las ganancias acumuladas a lo largo de décadas. Sus condiciones laborales quedarán entonces reguladas sólo por el mínimo común denominador del Estatuto de los Trabajadores, que sólo reconoce los derechos laborales básicos (salario mínimo, jornada laboral, horarios, libranzas, etcétera).

Es pues, una de las nuevas normas de la reforma laboral que más desprotegidos deja a los trabajadores frente a sus empresas, ya que a éstas les basta con dejar morir el convenio, cerrarse en banda en la negociación, y esperar un año para desvestir a sus trabajadores de mejoras en complementos salariales, horas de trabajo, movilidad, remuneración de horas extras…

Seguir leyendo »

Preguntas sencillas sobre El Parlamento: Ojos que no ven…

Hay decisiones que no se pueden tomar. El derecho de equivocación debería ser mundial pero, sinceramente, esperaba una mayor dosis de sentido común y pudor del presidente del Parlamento y sus portavoces.

Esta semana se ha publicado la decisión de la mesa del parlamento andaluz, su presidente y sus portavoces con la que aumentaban los complementos por dietas para estas nueve personas de los distintos signos políticos representados en la Cámara. Es difícil no pensar en que se estaba cumpliendo, como en tantas otras ocasiones, el sabio refrán de "ojos que no ven, corazón que no siente". Los ojos ciegos (o más bien cegados) de los ciudadanos. Cuando los ojos ven, cuando los medios lo cuentan, acto de arrepentimiento.  Sin embargo, perdonen que siga preguntando.

¿No había crisis en marzo, cuando tomaron la decisión?

Seguir leyendo »