eldiario.es

Focos

Clara Grima

Clara Grima (Sevilla, 1971)  Doctora en Matemáticas y profesora titular del área de Matemática Aplicada  de la Universidad de Sevilla. Compagina su labor de docente e investigadora con la divulgación de Matemáticas en varios medios digitales y, recientemente, con el libro Hasta el infinito y más allá editado por Espasa. Puedes seguir su perfil de divulgación en claragrima.com.

Si no quieren música tendrán ruido

Anoche se iba a presentar en un bar de la Alameda de Hércules el octavo número de TeVeo, una revista satírica, bastante bruta, editada por un amigo: Rafa Iglesias. Pero no, la presentación ha sido cancelada. De momento, claro, porque no creo que Rafa se asuste tan fácilmente. Y me alegro.

¿Por qué se suspendió la presentación? Según me cuenta el propio Rafa Iglesias, el pasado lunes le llamó, muy asustado, el dueño del citado bar diciéndole, atropellado, que había estado allí gente de medio ambiente (los conocía de otras ocasiones)  pidiendo su DNI para fotografiarlo y advirtiendo de que esa presentación (la de TeVeo, que estaba anunciada en un cartel) no se debería celebrar porque podría acabar en la cárcel.  Por otra parte, el duelo de otro bar cercano  le cuenta ese mismo día a Rafa que un policía local estuvo en su establecimiento, fotografió el cartel de marras y volvió despueś de un par de horas y se lo pidió al dueño para llevárselo. Este accedió: era la policía local. 

Seguir leyendo »

Sophie Germaine, una 'quijota' de la ciencia

Me piden que escriba, coincidiendo con la celebración del aniversario de la muerte de don Miguel de Cervantes, hace 400 años, sobre otros quijotes menos conocidos que el ingenioso hidalgo que salió de la pluma de tan ilustre complutense. Entiendo que por quijote entendemos personas que luchan por lo que creen, lo que consideran justo, sin importarle lo que piensen los demás y sin rendirse ante ningún obstáculo que se interponga en su camino. Lo digo porque cabría la posibilidad de llamar quijote a aquel que vive en una realidad alternativa sin enterarse de lo que pasa realmente con sus vecinos. De haber sido esta segunda interpretación, habría escogido, posiblemente, al señor presidente en funciones. Pero como quiera que la RAE no recoge esta segunda interpretación, me quedo con la primera, con la de " hombre que, como el héroe cervantino, antepone sus ideales a su provecho o conveniencia y obra de forma desinteresada y comprometida en defensa de causas que considera justas". Según esto, para ser quijote primero hay que nacer hombre y no, no aparece quijota en su registros. Pero yo sí quiero hablar de quijotas, de mujeres que lucharon interponiendo sus ideales a su conveniencia, aunque no haya una palabra para nombrarlas en el diccionario de la  Academia. A poco que lo piensen, casi cualquier mujer que tengan a su alrededor nos sirve para esta historia, pero, por deformación profesional posiblemente, quiero dedicar esta columna a las quijotas de la Ciencia: a aquellas mujeres que a lo largo de la historia han luchado, en contra de todos, por dedicarse al apasionante mundo de la investigación científica. Aún reduciéndonos a este ámbito, son aún  muchas las mujeres candidatas a este título de quijota, muchas más de las que sospechan, pero yo he elegido hoy a una quijota francesa que peleó contra todos los molinos que le ponían en el camino hacia las matemáticas. Molinos que es su caso sí eran gigantes. Hablo de Sophie Germaine. Sophie nació en París 13 años de la toma de la Bastilla, en el seno de una familia acomodada y siendo la segunda de tres hermanas. Como quiera que el ambiente en la ciudad no era muy propicio para estar dando paseítos por la misma, Sophie se refugió en la biblioteca de su padre y se empapó de todos los libros de matemáticas que tenía. Por supuesto, tuvo que aprender latín y griego para entenderlos. Y lo hizo, por su cuenta. Leyó a los matemáticos más relevantes hasta aquella época: Euler, Bezout y Newton, y le impresionó especialmente Arquímedes y la muerte de este a manos de un soldado romano mientras resolvía un problema con círculos. Tanto que pensó que si la geometría había fascinado tanto al de Siracusa, ella quería saberlo todo de esta rama de las matemáticas.

Quería estudiar matemáticas. Qué deseo tan bello y simple, ¿verdad? Pues no, sus padres se opusieron a ello porque no era propio para una dama. Le quitaban la calefacción y la iluminación de su cuarto para que no pudiera estudiar por las noches. No lo consiguieron. Sophie siguió devorando textos de matemáticas bajo una manta y con una vela, a escondidas, hasta que finalmente sus padres cedieron, más o menos. Pero Sophie no podía, por ser mujer, ingresar en la Escuela Politécnica para cursar estudios en Matemáticas, así que se conformó con estudiar los apuntes de las clases a cambio, era la norma, de enviar sus conclusiones sobre los temas a la Escuela. Fue así como se interesó  por los trabajos de Lagrange, uno de los grandes matemáticos de la historia, y empezó a intercambiar (por carta) impresiones con él . Eso sí, con un seudónimo, masculino, claro: Antoine-August Le Blanc.

Seguir leyendo »

La incultura y los transgénicos: gigantes y molinos

Tengo un podcast. Sí, yo también. Como dice mi madre soy Mariquilla, la primera o, como digo yo, a mí a moderna no me gana nadie. Se llama “Los 3 chanchitos” (la historia del nombre es larga y no viene a cuento) y en él comparto micrófonos con dos amigos: Enrique F. Borja, doctor en física, y Alberto Márquez, doctor en matemáticas, como yo. No es, como mucha gente piensa, un podcast de ciencia: es un podcast cultural (y de humor). Evidentemente, habida cuenta de la formación de los tres chanchitos, se habla mucho de ciencia. Bueno, eso y el hecho indiscutible de que, bien entrado el siglo XXI, cualquier medio cultural debe incluir a la ciencia. En uno de los últimos programas (que se emiten, por cierto, en SevillaWebRadio.com, la primera radio online sevillana) hablábamos de científicos sobrevalorados e infravalorados. A raíz de esto, un amigo nuestro, Jośe Miguel Mulet, profesor titular de biotecnología en la Universidad Politécnica de Valencia e investigador en el Instituto de Biología Molecular y Celular de Plantas, nos decía en Twitter que uno de los grandes olvidados, al menos a nivel popular, es Norman Borlaug. Y tenía razón porque cuando lo dijo no recordaba quién era. A poco que busqué lo recordé. Es cierto que no sabía su nombre pero sí había oído hablar, entre otros a Mulet, de este gran hombre que ha salvado más vidas en nuestro planeta que ningún otro.  ¿Cómo? Iniciando lo que se ha venido a llamar la Revolución Verde. Desde México, allá por los años 60 del pasado siglo, el Dr. Borlaug estudió y diseñó técnicas de mejora vegetal que permitieron aumentar de forma excepcional la producción de trigo y maíz e iniciar una revolución biotecnológica que ha supuesto salvar la vida de millones de personas. Y sí, le dieron el Nobel por ello. El de la Paz, por su contribución a la alimentación de millones de personas, con ciencia. No sé ustedes pero yo me maravillo con estas cosas. Me maravillo continuamente con los avances en ciencia y tecnología en cualquier área: todos, o casi todos ellos vienen, básicamente, a mejorar nuestra calidad de vida y a alargarnosla. Me maravilla que hayamos sido capaces de generar insulina para diabéticos insertando genes humanos en bacterias y evitar así todos los efectos adversos de la insulina de origen animal. Sí, la insulina que usan los diabéticos es transgénica. Y ahí está, mejorando y salvando la vida de los enfermos de diabetes, por ejemplo. Es por eso que no entiendo que aún hoy en día se puedan publicar panfletos tan histéricos y desinformados como este. Una muestra más de nuestra incultura científica. El propio encabezado del mismo roza la paranoia e inculca un miedo en la sociedad basado únicamente en prejuicios sin ninguna base científica: “La maquinaria política transgénica sabe bien que tiene que sustituir el mundo bio y demodiverso por tecnología esclavizante y por el dictado individualizador de un puñado de transnacionales”. Pero, por favor, ¿a usted cómo le pagan por escribir esta columna? ¿Con sal? Espero por su bien que sí, porque los billetes de euro también están fabricados con algodón transgénico, no los toque bajo ningún concepto. Se habla en el artículo de una demanda presentada por 53 personas: campesinos y campesinas, artistas (cómo no), personas investigadoras y activistas de derechos humanos. ¿Personas investigadoras son científicos? No lo sé, porque según el título y el contenido del artículo se trata de una batalla cultural. ¿Cultural? ¿En serio? Si tuviésemos más cultura científica no veríamos monstruos donde no los hay, gigantes donde solo hay molinos (aprovechando lo del cuarto centenario de la muerte de  Cervantes). Y sí, claro que Monsanto gana mucho dinero, vendiendo semillas transgénicas y semillas para cultivos biológicos. Norman Borlaug también defendió en su día a los transgénicos y, claro, Greenpeace le saltó al cuello. Termino usando la respuesta que dio el Dr. Borlaug en aquella ocasión porque no creo que pueda decirlo mejor ni más claro: "Lo dicen porque tienen la panza llena; la oposición ecologista a los transgénicos es elitista y conservadora. Las críticas vienen, como siempre, de los sectores más privilegiados: los que viven en la comodidad de las sociedades occidentales, los que no han conocido de cerca las hambrunas. Yo fui ecologista antes que la mayor parte de ellos. Pero tienen más emoción que datos".

Seguir leyendo »

Yo sería corrupto si pudiera

Les voy a a contar dos escenas a las que he asistido esta misma semana y que a nadie les sonarán muy extrañas.

En la primera, al comprar un producto simple en una tienda normal, se me exige un precio distinto, superior, al inicial al decir que necesito factura. En la segunda, un señor proclama en la puerta del colegio de mi hijo que él no tiene estudios y que, de haberlos tenido, hubiera sido político para poder robar todo lo que pudiera. Él y su interlocutor concluyen que todos los políticos son unos ladrones.

Seguir leyendo »

¿Y de lo mío? ¿Qué habéis pactado de lo mío?

Lo sé. Hay tal cantidad de noticias sobre pactos y negociaciones que hace que toda reflexión sobre ellos quede obsoleta en el momento de publicarse. Aún así, allá voy: yo también quiero hablar del pacto PSOE-C’s. Me voy a aventurar a comentar uno de los aspectos de los que menos se va a hablar, me temo, aunque puede que sea uno de los mayores condicionantes para conseguir una prosperidad sólida y duradera para una mayoría de los españoles: la política científica.

He repetido hasta la saciedad (saciedad pero no hasta el convencimiento) que lo que hará avanzar a un país, en buena medida, será su política en ciencia y tecnología. Los países más ricos lo son gracias a que dedican un importante esfuerzo a potenciar la investigación, el desarrollo y la innovación. No sólo los países que tradicionalmente han sido más avanzados; aquellos que se encontraban en posiciones más rezagadas y han incrementado su inversión en el conocimiento, se han visto recompensados en relativamente poco tiempo y hoy en día ya se encuentran en la vanguardia. Por lo tanto, voy a tratar de ver qué dice el documento del pacto entre PSOE y Ciudadanos en materia de ciencia. 

Seguir leyendo »

Científicas: pasado, presente y futuro

Hoy se celebra el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, una iniciativa de la Asamblea General de las Naciones Unidas para reivindicar el trabajo de las mujeres que dedicaron su vida a la Ciencia y fomentar las vocaciones científicas en las niñas y las adolescentes. Puede que estemos cansados de celebrar días internacionales de cosas pero creo que este es uno de los que deberíamos dedicar a reflexionar sobre el tema y tratar, los que podamos, poner nuestro granito de arena para intentar cambiar la tendencia actual: según el último informe de la FECYT (Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología), en nuestro país, el interés por la Ciencia y la Tecnología de las niñas y las mujeres es, aproximadamente, la mitad del de los niños y hombres, en cada segmento de edad.

Cuando supe este dato me quedé perpleja, en serio. Entiendo que en nuestro país, con la promoción y esfuerzo de las administraciones públicas por apoyar y difundir la Ciencia, el interés general de los ciudadanos por esta sea bajo. Pero sin depender del sexo. En realidad, no entiendo que alguien en pleno siglo XXI no tenga interés por la Ciencia que es la mano que mece el progreso, pero mucho menos entiendo que las niñas y las mujeres tengan que interesarse la mitad que los niños y los hombres.  Pero ahí está. Paralelamente, cuando doy charlas en centros de primaria y secundaria observo que, en general y sobre todo a partir de 4º o 5 º de primaria, las niñas son menos entusiastas con la Ciencia. Y me enfado. Y me rebelo. No entiendo por qué. Pero ocurre. Y ahí seguimos, de colegio en colegio, de instituto en instituto, mientras nuestra agenda lo permite, divulgando la Ciencia para que todos, sobre todo las niñas, entiendan lo divertido que es investigar y descubrir las leyes que rigen nuestro universo. Hace unos meses, un compañero de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Informática al que no conocía me hizo una propuesta que no pude rechazar. Con inmensa discreción y prudencia, Paco Vega, me proponía formar parte junto a otras científicas de mi univerisdad de un proyecto que tenía en mente. Paco empezaba su petición casi admitiendo de antemano que me iba a negar por problemas de agenda pero no, no pude hacerlo. Su idea era hacer una representación medio teatral medio documental con mujeres científicas del presente interpretando (con vestidos, peinados y demás perejiles) a científicas del pasado para atraer a las científicas del futuro.

Seguir leyendo »

Resiliencia

No había oído nunca, ni leído, esta palabra: resiliencia. Creo. Y digo creo porque mi hermana, ingeniera, se sorprende de que no la haya escuchado nunca hablar de resiliencia de los materiales a ella o a mi hermano pequeño, también ingeniero. Me cuenta, además, que en ingeniería, se llama resiliencia de un material a la energía de deformación que puede ser recuperada de un cuerpo deformado cuando cesa el esfuerzo que causa la deformación. Dicho con pocas palabras (y peor), a la capacidad de recuperación del material cuando desaparece la causa que lo deforma. Interesante, ¿no?

Sin embargo, la acepción del término resiliencia que despertó mi atención puesto que, como ya he dicho, no la conocía, está relacionada con la psicología. Para esta rama del conocimiento, la resiliencia es, más  o menos, la capacidad de las personas para sobreponerse a períodos de dolor emocional y situaciones traumáticas. Lo escuché hace unos días en la radio, en la Cadena Ser: hablaban de resiliencia en humanos a raíz de la publicación de un libro gratuito y solidario titulado 100 ejemplos de resiliencia.

Seguir leyendo »

Zugzwang

En ajedrez existe un término maravilloso para designar a esa situación en la que estás obligado a mover ficha aunque sabes que hagas el movimiento que hagas vas a perder: zugzwang. Esta  palabra alemana significa eso, obligación de mover, pero en el caso del ajedrez se usa para cuando esa obligación de mover te lleva, inevitablemente, a perder la partida o a tablas. Por ejemplo, en la siguiente figura, si es el turno para las negras, cualquier movimiento que haga, le hará perder la partida.

Seguir leyendo »

La reforma electoral de los otros

En la columna de la semana pasada comentábamos algunas de las "peculiaridades" que constituyen la ley electoral del PP. Puesto que el análisis de una temática que me parece fundamental y de la que depende el futuro del país como son las propuestas sobre I+D+i ya lo han hecho otros, me voy a centrar en el análisis de las propuestas de sistema electoral de los otros partidos (entre otras cosas, porque varios lectores me lo han solicitado). Ahí voy. Parece claro  que en el espíritu del resto de los partidos (todos salvo el PP) está la idea de aumentar la proporcionalidad a la hora de elegir nuestros representantes, aunque puede que en ese deseo es en lo único en lo que coinciden y veremos que en esto tampoco se ponen de acuerdo al 100%. Uno de los que más incidió en el pasado reciente sobre la reforma de la ley electoral fue Podemos y así, en el punto 225 de su programa dice: Igualdad política: reforma del sistema electoral Cambio constitucional: Democracia y participación Reformaremos el sistema electoral para el Congreso de los Diputados. Para ello, estableceremos la circunscripción autonómica como única base territorial para la asignación de diputados, y utilizaremos fórmulas de la media mayor que garanticen la igualdad del peso del voto de todos los ciudadanos. La distribución de diputados entre las distintas comunidades autónomas se llevará a cabo de acuerdo con el peso demográfico de cada una de ellas. Abriremos un amplio debate ciudadano sobre el resto de los componentes del sistema electoral. Efectivamente, como los matemáticos repetimos una otra y vez, el problema de la proporcionalidad no es el sistema D’Hont, sino las circunscripciones y, sin duda, las circunscripciones autonómicas garantizan mejor proporcionalidad. Sin embargo, a partir de ese frase empiezan a desbarrar: en primer lugar, cuando dice  "la media mayor" supongo que se refiere al resto mayor y, no, tampoco este sistema garantiza la igualdad de votos de todos los ciudadanos. Un poco más claro queda cuando dice que la distribución de diputados será en función del peso demográfico aunque surge el problema de amplias zonas muy poco representadas. Esto favorece a los partidos con mayor implantación urbana y perjudica las zonas rurales. Y puede crear importantes déficits territoriales.

Por ejemplo, Madrid pasaría de 36 a 48 diputados y Castilla la Mancha a 16 cuando ahora tiene 21 o Castilla León pasaría de 32 a 19. Naturalmente, al estar algunas zonas sobrerrepesentadas, casi el 50% de los diputados saldrían de Andalucía, Cataluña o Madrid y bastaría concentrar en esas comunidades las políticas de inversión para garantizar el favor de sus votantes. Lo que Podemos llama "el resto de los componentes del sistema electoral" es tanto como el método para repartir escaños en cada circunscripción y se deja a un debate ciudadano. Confiemos en que el conjunto de los ciudadanos se conviertan en expertos en aritmética electoral de aquí a que se produzca ese debate. El otro de los partidos "emergentes" es Ciudadanos. No hace mucho énfasis en el tema y se limita a decir:

Seguir leyendo »

A vueltas con el sistema electoral

Entre las muchas (o puede que no tantas) promesas electorales, el Partido Popular vuelve a proponer algo en lo que lleva tiempo insistiendo. Dado que por diversas razones (su propia incapacidad, el tener aglutinado casi todo el voto de derecha, etc.), la aritmética de los pactos no les suele favorecer, pretende que, al menos en las elecciones municipales, el sistema electoral prime mucho a la lista más votada (ya que ese puede ser el único sistema para recuperar buena parte del poder municipal perdido). Podemos ver la noticia a la que me refiero en  esta nota de este mismo medio.

Naturalmente, entre las promesas de cientos de miles de puestos de trabajo, de la felicidad tan absoluta que vamos a alcanzar tras estas elecciones, etc, puede parecer esta una cuestión menor, pero no creo que lo sea en absoluto ya que, por una parte, lo que ocurra en nuestros municipios nos repercute a todos de forma evidente y, por la otra, lo anterior puede ser un anticipo de los verdaderos deseos de lo que tratan de imponernos los populares en un sentido más general. Si ganan, claro. También es verdad que el PP niega una y otra vez la legitimidad de que en las pasadas elecciones catalanas gobierne la lista más votada. Creo que ya voy alcanzando la lógica de sus propuestas: si la lista más votada es el PP, debería gobernar la lista más votada, en caso contrario, no.

Seguir leyendo »