eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Jesús Cintora

Periodista, escritor, conferenciante. Presentador de televisión y radio. En Cuatro, de espacios como Cintora a pie de calle, Las Mañanas de Cuatro, En la caja y The Wall. En la SER, de programas como Hoy por Hoy, donde fue coordinador del espacio informativo con Iñaki Gabilondo, Hora 14 y Hora 25 fin de semana. También ha sido analista político en RTVE (El debate de la 1, La noche en 24 horas) o Telecinco (El gran debate, El programa de Ana Rosa). Ha escrito el libro La hora de la verdad (Espasa) y ha sido profesor asociado en la Universidad Carlos III de Madrid.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 3263

Amenaza populista

Populismo es un término que está de moda. Como diría mi abuela, es vender los duros a cuatro pesetas. Como dice Rajoy, es "una amenaza, porque hablamos de demagogia barata que solo sirve para mentir". Prometer hasta meter. Una suerte de truhanes y trileros. Atentos pues, porque una ola populista recorre España, donde la verdad parece que cada vez vale menos.

Me pregunto si no es populismo ganar las elecciones prometiendo no subir los impuestos, ni hacer amnistías fiscales, ni abaratar el despido, ni recortar la sanidad, ni la educación, ni dar dinero público a la banca, ni recortar las libertades, ni politizar la justicia, pero hacer justo lo contrario. Populismo debe ser algo parecido a insultar a la inteligencia cuando, como diría Rajoy, no se llama "al pan, pan, y al vino, vino".

Seguir leyendo »

El presi y el preso

Mariano Rajoy se salvó de la moción de censura. Casi al mismo tiempo que Francisco Granados terminaba de hacer el macuto para salir de la trena. Sin haber devuelto el dinero. Sin haber tirado de la manta, claro. Paco da otro ejemplo de supervivencia. Como Luis (sé fuerte). Como tantos otros. Las escenas simultáneas de Rajoy y Granados son un símbolo más de una época. Ahí sigue Mariano en el poder, salvando obstáculos, a pesar del sinfín de casos de corrupción. Aquí viene Paco, libre como un pájaro, para sumarse a todos los que huyen de la jaula y no devuelven ni una miaja de alpiste.

Aún puede Granados quedar hoy con Bárcenas, Rato, Blesa y demás colegas de chanchullos para comentar lo bueno que es el presi. Cómo sortea mociones con esa "ironía de genio" que le aplauden los palmeros. Cómo afirma, con tono solemne, que la corrupción es "muy mala" y que ha hecho leyes para que todos seamos más buenos. Lo demás son "chismes" y "habladurías". Algún otro coleguita seguirá moviendo hilos para remover a un juez, a un mando policial, se reunirá con algún ministro o preguntará qué hay de lo suyo. Todas son cosas que ocurren en este tiempo de "radicales" y "adanes" que vivimos.

Seguir leyendo »

Vuelve la Inquisición

"Confío en la Justicia y en las Fuerzas de Seguridad del Estado, pero no en los responsables políticos de esas instituciones y, desde luego, tampoco confío en el fiscal general del Estado". La frase es contundente, ¿no? Es de alguien que ha perdido la fe. Podría ser de cualquier ciudadano cabreado con la politización del sistema judicial o de un rojo peligroso que sufre la arbitrariedad del orden y la ley.

Pero no. La declaración es de Mariano Rajoy Brey. Año 2009. Rajoy estaba en la oposición y ya se sentía una víctima, porque al PP lo perseguía "la Inquisición". Desde entonces, lleva el hombre huyendo de semejante tortura. No hay derecho a que sufra tan largo martirio.

Seguir leyendo »

Ya basta

Cuando Celia Villalobos es noticia suele ser por algún sesudo comentario que enriquece el debate. Tanto como ella con la política. Sus instructivas valoraciones hasta nos distraen. Como esos juegos infantiles a los que se dedica mientras le pagamos el sueldo. "¿Queremos dirigentes pobres de solemnidad?", ha reflexionado Celia al ser preguntada por Moix. No, hay gente que piensa que ya vale y no quiere vividores de lo público, ni corruptos, ni cómplices que oculten el pillaje. No queremos, por supuesto, un fiscal jefe Anticorrupción con sociedad en el paraíso fiscal de Panamá, por mucho que Villalobos juegue con la causa.

Aquí, ya se frivoliza con que el presidente del país deba declarar ante la Justicia por corrupción, el partido del Gobierno esté imputado y el sistema judicial se esté politizando a la medida de quien manda y a la altura de un retroceso democrático de dimensiones insoportables. Solo en ese contexto se explica que se intente justificar que una de las autoridades del Estado en la lucha contra el fraude tenga sociedad panameña, mienta y se le defienda.

Seguir leyendo »

No hacer nada

Rajoy predica la "unidad" y "dar ejemplo", al mismo tiempo que no felicita inmediatamente al recién elegido líder del PSOE, que sí lo hace con el Real Madrid, que tampoco tiene un hueco para ir a declarar ante la justicia, ni dar la cara en una moción de censura en la que podría explicar detenidamente en el Parlamento por qué considera que sigue legitimado, a pesar de la sucesión de escándalos de corrupción que le rodean.

El presidente del Gobierno no saca tiempo para estos temas, pero, de repente, de nuevo se muestra "muy preocupado por Cataluña", sin hacer gran cosa, igual que hace unos días manifestaba su "gran preocupación" por el "país hermano Venezuela". Es una cuestión de prioridades, de a qué dedica el tiempo libre y, sobre todo, de dónde quiere que ponga su mirada la opinión pública. "A veces lo más urgente es no hacer nada", reza el teorema del marianismo, o "hay que mirar hacia otro lado cuando hay que hacerlo", como les decía recientemente a unos jóvenes.

Seguir leyendo »

Corrupciones campechanas

Hay una España que trabaja o que lo intenta, que estudia o que debe irse del país a hacer "movilidad exterior". Hay también una España de golfos y ladrones que sigue sin recibir su merecido. Por eso, entre otras cosas, son así. Porque han sentido que podían hacerlo y todavía no se ha hecho justicia. El último al que veremos en la calle será Francisco Granados. Por el módico precio de 400.000 euros, cuando no hemos recuperado ni una ínfima parte del dineral que tenía, por ejemplo, en Suiza. Solo en el altillo de los suegros guardaba un millón en metálico.

En la utópica espera de las condenas de una justicia ágil, ejemplarizante e igual para todos prestemos atención al modo de vida de estos tipos, de pulsera rojigualda, cuenta bancaria en el extranjero y saqueo del dinero de todos celebrado con "volquetes de putas". No sabemos ni una parte de sus fechorías, pero se ha declarado una suerte de guerra de clanes y están aflorando muertos, herido graves y leves. La vendetta está arrojando pistas.

Seguir leyendo »

La cochambre

España, señalado como uno de los países más machacados por la corrupción. Autoridades judiciales que deben luchar contra los corruptos, sospechosas de protegerlos. El presidente del Gobierno, llamado a declarar ante la Justicia por presuntas corrupciones en su partido. El partido del Gobierno está imputado… Podríamos seguir con estos "casos aislados" hasta el final del artículo, pero todo es falso "menos alguna cosa". ¿Qué puede salir mal?

La delegada del Gobierno en Madrid, responsable de la seguridad en la capital del reino, ha sido imputada. Podría haber hecho las declaraciones de carril y pedir respeto al trabajo de los jueces, pero no. Se ha permitido ilustrarnos quejándose de "lo que está pasando en este país", porque "a veces la Justicia está haciendo política y no es bueno". Yo diría que es al contrario, doña Concepción. Lo frecuente es que hay políticos que están metiendo mano en la labor judicial y de ahí que veamos a corruptos impunes, retraso en las investigaciones, falta de medios o dobles varas de medir.

Seguir leyendo »

El simpa

El mensaje del Gobierno no podía llegar en un momento más oportuno. Cuando asistimos a un carrusel de noticias sobre la corrupción que ha saqueado el país, Cristóbal Montoro nos dice que "venimos de una crisis por una borrachera de gasto público y algunos ya quieren irse de copas". No, señor Montoro. No es que algunos quieran salir de jarana, es que llevan años de barra libre y se lo estamos pagando los demás. Trincaron de la bodega, metieron la mano en la caja y no han devuelto ni los vasos, ni los platos.

En el país donde nos cuentan que el "jefe Anticorrupción" impedía investigar a los corruptos no es de "bolingas" pensar que el problema no está en los que quieren "irse de copas", sino en los que nos venden garrafón. Intentar cargarles la cuenta de la crisis a los que piden más inversiones en la Sanidad o la Enseñanza de sus territorios es una excusa de mal pagador. No es un tema de inversión pública, sino de reparto de la tarta, de recortes y de falta de ejemplaridad con los que se han puesto morados chupando hasta de la manguera.

Seguir leyendo »

Escarbando cebollinos

La situación es grave, gravísima. Por mucho que se repitan los mensajes, ordenados en "argumentarios" de partido, de que "quien la hace la paga" y "no se tapa a nadie". No es cierto. Se intenta edulcorar el escándalo, pero se oculta la realidad. En España, los principales corruptos no están en la cárcel, no se devuelve el dinero robado y, lo más bochornoso, estamos conociendo todavía más maniobras del poder político para controlar la justicia.

Pinchazos telefónicos desvelan que Ignacio González ya hablaba de quién sería el fiscal general del Estado o el jefe Anticorrupción antes de que se produjeran sus nombramientos: "A ver si podemos poner a Moix, que es un tío serio", decía "Nacho" sobre quién debía ser el fiscal más importante contra los corruptos. "¡Qué alegría, tío. A ver si lo celebramos!", exclamaba cuando le hablaban de Maza, el nuevo fiscal general, como alguien "con criterio".

Seguir leyendo »

Pecas no salió rana

Acabado el ayuno, la Cuaresma ha terminado que parece la última cena. Llaman a declarar a Rajoy, imputan a Marhuenda, detienen a Ignacio González, Esperanza Aguirre es citada como testigo… La situación no era tan grave desde que Esperanza nos dijo que no llegaba a fin de mes o que compraba trapitos en el Primark. Ahora, aquí tenemos todos los trapos sucios. Así, de golpe.

El perrito Pecas tiene que estar con el rabo entre las piernas. Están cayendo todos. A Aguirre se le acaba el cortafuegos. ¿Será Pecas el siguiente? Menos mal que salió perro y no rana, pero viendo lo mal que contó Esperanza sus batracios, Pecas no debería fiarse, porque aquí muchos han perreado para no ser pescados en la charca. Lo mismo, en esta confusión que denuncia Aguirre, acaba teniendo Pecas la culpa de todo.

Seguir leyendo »