eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Joaquín Sánchez, 'el cura de la PAH'

Sacerdote desde 1987. Miembro de la plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) y de la Cumbre Social de Murcia. Realiza tareas de acompañamiento en la prisión, centro psiquiátrico y residencia de personas mayores. Escritor. Su frase favorita: nunca es tarde para amar y luchar, luchar y amar.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 107

Carta abierta a Jordi Évole

Hola compañero Jordi, aunque no tengamos relación personal te considero una persona que luchas a través de los medios de comunicación desde una manera profunda, que nos conciencia y que desvela las causas de la realidad y nos indigna !¿Cómo te van a querer los poderosos de este mundo?! Tengo que reconocerte que se me encoge el corazón cada vez que me llega por las redes sociales la posibilidad de que “Salvados” deje de emitirse. Necesitamos esos iconos de la verdad, la justicia y la libertad, los enriquecidos no quieren que se despierten conciencias ni sensibilidades. Quieren dejar las cosas como están.

Te agradezco el programa del otro domingo acerca de la guerra en Siria, sobre el DAESH, de una manera especial y te explico por qué. Hemos ido a diversos campos de refugiados en Grecia, Katsicas, Ritsona, Lampedusa en Italia y otros muchos, y adquirimos un compromiso con algunas familias en Ritsona, todas ellas procedentes de Alepo, que nos pidieron desde el dolor profundo que no los olvidáramos. Nos pidieron: “Por favor, no nos olvidéis, por favor no nos olvidéis”. Tengo clavado en lo más profundo de mí ser sus miradas llena de ternura, de amistad, de impotencia por estar en campos de refugiados en condiciones penosas después de huir de los horrores de la guerra y de su travesía, de esa mirada, que en cierto sentido, ponía su esperanza en nosotros. Le dijimos que no los olvidaríamos, por lo que hemos vuelto allí y creado la asociación 'Amigos de Ritsona', y nos dedicamos a colaborar con los refugiados allí donde estén y según nuestras posibilidades y nuestras limitaciones.

Seguir leyendo »

¿Se puede defender España con un libro?

¿Por qué cuando muere un obrero, un maestro, un trabajador social, un enfermero, un bombero, un limpiador… en un accidente no se le condecora y no se dice que ha muerto luchando por la libertad, y sí, en cambio, cuando se trata de algún militar? Los militares, respetándolos como personas, no luchan por la libertad, sólo reciben órdenes y si tienen que bombardear zonas civiles lo hacen, aún siendo conscientes de que esas bombas que arrojan van a matar a niños y niñas. Al hilo de esto, siempre se ha dicho que en una guerra se matan entre ellos gente joven que no se conocen ni se odian, mientras que la gente mayor que sí se conocen y se odian no les pasa nada y ¡qué gran razón llevan!

Si murieran los hijos e hijas de los ricos habría muy pocas guerras, posiblemente, ninguna. Los muertos y los heridos pertenecen a los  pobres y los ricos siempre están a salvo, en sus megaempresas, llevando las coronas mortuorias a las tumbas de los pobres; los pobres lloran la muerte de los suyos, los ricos siguen haciendo negocio y se van a los restaurantes más caros a seguir comiendo de lujo, ya han hecho el paripé del homenaje a los caídos ¿por la patria y la bandera? No, por los intereses de las grandes empresas, de las multinacionales. Los ejércitos están al servicio de las élites económicas, sociales y políticas, el único patriotismo que conocen es el dinero y la riqueza.

Seguir leyendo »

La raya como sistema social

Sé que puede sonar como un título raro, pero tengo una sensación que nuestra sociedad global se reduce a una raya, marcamos una raya en suelo que nos divide: los que están a mi lado de la raya siempre son los buenos y hagan lo que hagan está bien y siempre está justificado, aunque cometan atrocidades; los que están al otro lado de la raya son la mala gente, la perversa, aunque defiendan los Derechos Humanos Si la violencia viene de mi lado siempre estará justificada; en cambio, si viene del otro lado, no tiene perdón, se remarca y se expone mediáticamente hasta la saciedad. Los de mi lado de la raya nunca mienten, aunque mientan y digan disparates que constituyan un atentado contra la inteligencia; los del otro lado de la raya mienten como bellacos y manipulan aunque digan verdades como puños. Los de mi lado de la raya no son corruptos, aunque las evidencias sean claras y yo también sea un corrupto, los del otro lado de la raya siempre son corruptos, aunque sea gente honesta y honrada.

Esta raya se traduce en muros, separaciones, fronteras, barreras, fragmentaciones y trincheras. En definitiva, en bandos. Esta sociedad te exige que estés en un bando, bien por opción personal o porque te han situado ahí. Los pobres nunca pueden elegir, siempre están en el bando de los perdedores, de los oprimidos y los explotados. Esta situación la hemos vivido en referencia a Cataluña, si no defiendes a los independistas te pueden considerar tibio o incluso fascista, si no defiendes a los que se denominan  españolistas, te consideran antipatriótico. Ya sabemos la técnica y la estrategia de “o conmigo o contra mí”. La raya sigue funcionando.

Seguir leyendo »

¿Se puede fabricar y organizar el odio desde un despacho?

Que cada uno la reflexione, si le apetece, y saque sus conclusiones. Yo lo tengo muy claro: sí rotundo, y así vemos en la clase política y económica cómo fabrican el odio, lo diseñan, lo planifican y lo organizan para que los ciudadanos lo ejecutemos y nos enfrentemos los unos a los otros. El lo convierten en un enemigo, en tú enemigo, descargando toda la maldad del mundo, ampliando sus errores y sus conductas inadecuadas y no éticas, ocultando sus actitudes positivas y sus argumentos.

El odio interesa al poder, se siente bien cuando la sociedad se divide y se parcela en bandos que se enfrentan entre sí y ese poder lo utiliza para cercenar el estado de derecho, la justicia social y libertad. Todo ello con el aplauso encendido y arengando a los respetivos bandos para vencer, derrotar, humillar y celebrar… celebrar ¿el qué?

Seguir leyendo »

Lo revolucionario: Pensar y actuar

“ Yo, pensar ¿para qué? No quiero complicarme la vida, lo que me faltaba, bastante tengo con lo mío”. Esta expresión, tristemente, se oye con frecuencia, sobre todo, en la gente sencilla, empobrecida y obrera.

A veces, les digo que “lo mío” no es tal, sino que están viviendo lo que otros han decidido que vivan: Su paro, su trabajo “de mierda”, la posibilidad de perder su trabajo, el tener que sacar sus hijos de la universidad, las listas de espera en sanidad y un sinfín de cosas.

Seguir leyendo »

Si ¡Alá es grande!, ¿por qué?

Si ¡Alá es grande! ¿Por qué os empeñáis en empequeñecerlo con vuestra violencia, asesinando a gente indefensa, que sólo quiere vivir?

Si ¡Alá es grande! ¿Por qué lo convertís en , destruyendo las vidas de todos aquellos que tienen otra concepción de la existencia? ¿Por qué lo convertís en un , que quiere eliminar cualquier libertad, imponer vuestra concepción reduccionista de la religión musulmana, con la amenaza de matar y violar?

Seguir leyendo »

Historia de una maleta

 

Un barco de salvamento se acerca a una zona de un naufragio, llega tarde por los impedimentos administrativos de Europa y el hostigamiento militar libio, acordado con la Unión Europea (UE). Se encuentra una maleta flotando agarrada por una persona sin vida. Era su maleta, es una maleta vieja y rota, asegurada por una cuerda. En su interior, pocas pertenencias: una fotografía de su hijo, de su familia, una pequeña poesía cuando se declaró porque era tímido y no supo hacerlo de otra manera. Tal vez una maleta llena de esperanza y de miedo a la misma vez. Una maleta que nunca pensó tener ¿para qué.

Seguir leyendo »

El efecto llamada: la política inhumana y corrupta

EL Ministro del Interior Zoido ha declarado que la acogida de refugiados e inmigrantes que huyen de la guerra, la violencia y la hambruna por parte de las ONGs provocan un efecto llamada. La acogida que atiende, la acogida humana, según dicho ministro, produce el aumento de refugiados e inmigrantes.

Ante la reacción de las ONGs y de partidos políticos se ha excusado y ha pedido perdón por sus "declaraciones desafortunadas"; creo que más que un arrepentimiento sincero y un cambio de pensamiento, se trata de seguir las recomendaciones de sus asesores para restaurar su imagen y salir bien parado de este lance.

Seguir leyendo »

¿Ha fracasado la humanidad?

Es una pregunta que late en el pensamiento de mucha gente a lo largo de nuestra historia y que nos hacemos hoy en día con mucha insistencia e, incluso, con mucho desasosiego porque experimentamos que detrás del abandono por la justicia y de la desesperanza está la respuesta ante la pregunta de si ¿ha fracasado la humanidad?. Y la respuesta es un sí sin vacilación, es un sí que lleva a vivir la vida con tristeza y encerrarse de una manera hermética en la familia, con los contados amigos y en el trabajo, con esa herida social que te produce cuando crees que no se puede hacer nada, cuando el fracaso se transforma en dejar de soñar y también en aconsejar a esas personas que quieren y que perseveran en ese otro mundo posible, necesario e imprescindible para la vida humana, que no se esfuercen más. Hubo una expresión que se me quedó grabada en el corazón de un amigo que me dijo “no seas tonto, deja de pelear y sálvate, no merece la pena luchar. Tenemos lo que nos merecemos y no podemos hacer nada, los ricos han ganado”.

Pero, a esta pregunta hay que añadirle el “para quién”; para la gente que concibe un mundo donde todos tengamos cabida, donde la diversidad, incluida la de género, sea respetada, donde los conflictos se resuelvan en la ONU vía diálogo y siempre bajo el objetivo de mantener la paz o, por lo menos, que no hablen las armas; donde las personas, en cualquier rincón del mundo, puedan vivir, no morir de hambre o subsistir miserablemente, y  vivir con dignidad; donde la economía sea un medio para que nuestra humanidad tenga “los colores del arcos iris”; donde la gente pueda permanecer en su tierra, en sus pueblos porque tienen la soberanía alimentaria y nadie les bombardea, destruyendo todo aquello que han conocido, vivido y sentido; donde la democracia es sinónimo de libertad, una libertad cuyo contenido es la sensibilidad, la dignidad, la conciencia, el respeto y el reconocimiento de los Derechos Humanos y la Carta de la Tierra... Para toda esa gente, esa buena gente honesta, con valores, la humanidad ha fracasado en términos amplios.

Seguir leyendo »

Soy extremista, radical y populista, ¿y qué?

En esta sociedad una persona neoliberal, ultraliberal y facha se sentirá muy contenta porque ha logrado tener una presencia pública, acciones y declaraciones sin ningún tipo de complejos, con un tono prepotente, soberbio, desafiante y provocador. Ha logrado que determinadas palabras puedan ser descalificadoras, como socialista, comunista o podemita.

Se sentirán contentos porque han logrado que gane la derecha pura y dura en Francia y la sociedad respire porque no ha ganado la extrema derecha. Nos quedamos a las puertas de extrema derecha y nos sentimos liberados cuando ha ganado el capitalismo salvaje de Macron. Se sentirán contentos porque han logrado que la izquierda se sienta acomplejada y muchos digan que renuncian al socialismo, que tiene grandes valores y ha aportado mucho a la humanidad, y que son socialdemócratas, eso sí, moderados.

Seguir leyendo »