eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Emily Watson: "Hay mucho de mí que aún no se ha descubierto"

- PUBLICIDAD -
Emily Watson: Hay mucho de mí que aún no se ha descubierto

Emily Watson: Hay mucho de mí que aún no se ha descubierto

Emily Watson recibió anoche el Premio Donostia del Festival de Cine de San Sebastián, un galardón que no conocía y que ha sorprendido a esta actriz británica, que piensa que hay "mucho" de ella que "aún no se ha descubierto" y a la que le encantaría hacer una comedia.

"Creo que sería muy buena, dicho sea de paso", ha asegurado la actriz en el palacio del Kursaal tras posar para las cámaras y firmar autógrafos a algunos fans.

Anoche recogió el premio del certamen a toda su carrera, el único que se entregará en esta edición. Aunque le parece "maravilloso recibirlo", dice que se siente "extraña" por ello.

"Me creo que todavía tengo 23 años", bromea la intérprete, con una treintena de películas en su currículum, que inauguró en 1996 con "Rompiendo las olas", de Lars von Trier.

Ha señalado que, con el transcurso de los años, el director danés "ha adquirido la reputación de tío difícil con las actrices", pero su caso no fue ese, pese a que fue "duro" trabajar con él.

"Fue una experiencia en la que me sumergí por completo. No era consciente de que estaba haciendo una película; repetía escena tras escena y cada vez estaba más metida en el papel. Me abrió las puertas, con él empezó mi carrera y se lo agradezco muchísimo", ha destacado la actriz, que "más allá de Almodóvar" poco sabe del cine español.

De poder, volvería a trabajar con Robert Altman, fallecido en 2006, con quien rodó "Gosford Park" en 2000. "Es el ser más extraordinario que he conocido; hacía las cosas de otra manera, no utilizaba las reglas de nadie. Era una especie de filósofo del espíritu humano", ha resaltado.

Ha afirmado que fue "genial y divertidísimo" interpretar al personaje "irreverente y malvado" de Gosford Park y que le gustaría que le ofrecieran de nuevo un papel de "villana".

Con Paul Thomas Anderson también repetiría, y de hecho su rol en "Embriagado de amor" es uno de sus favoritos, al igual que el de "Propuesta de muerte", de John Hillcoat.

Ha añadido que le "encantaría" que la dirigiera Todd Haynes y que aún no ha conseguido todo lo que ambiciona. "Aunque tengas mucho éxito, sigues esperando que te llamen al teléfono", asegura la intérprete británica, que prefiere el trabajo en el cine y en la televisión al del teatro.

Emily Watson entregaría el Premio Donostia a compañeras como Helen Mirren, Maggie Smith y Judi Dench, actrices "clásicas" de su país, "ahora famosas porque han trabajado en el cine".

"Anteponen el trabajo a su propia vanidad. Me encanta honrar la labor de esas mujeres", ha manifestado.

La actriz opina que el cine vive algunos ciclo peores que otros, en los que se ponen de moda un tipo de filmes y muchos siguen esa senda, aunque dice que "siempre habrá directores grandes que hagan buenas películas pese al sistema".

Watson cree que el físico, sobre todo "el 'look' tipo Hollywood, que es muy difícil de gestionar", sí condiciona a una actriz "en cierto modo", pero que ella ha tenido "mucha fortuna" en su profesión.

"No tengo realmente un plan para mi carrera. Es una vida como de gitano, te dejas llevar donde te lleve el viento. A mi edad, con hijos y familia, es un desafío. Siempre he intentado interpretar papeles que tienen cierta integridad. Unas veces tienes éxito y otras no", ha explicado.

La igualdad de salarios por la que pelean sus compañeras de Hollywood es una cuestión que entiende que debe abordarse, pero en la que ella no se va a "meter".

Todo esto contaba Watson a los periodistas en una sala que, a diferencia de lo ocurrido con otros galardonados, hoy no estaba a rebosar para escuchar a una actriz de la que el certamen ha dicho que con sus interpretaciones "ha regalado personajes llenos de vida, inteligencia y sensibilidad".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha