eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Se cumple medio siglo de la muerte de Azorín, figura clave del 98

- PUBLICIDAD -
Se cumple medio siglo de la muerte de Azorín, figura clave del 98

Se cumple medio siglo de la muerte de Azorín, figura clave del 98

Hoy se cumplen cincuenta años de la muerte de uno de los escritores fundamentales para comprender la Generación del 98, José Martínez Ruíz "Azorín", fallecido en Madrid a los 94 años, una efemérides que coincide con el fallo en Alicante Del premio de literatura que lleva su nombre.

La editorial Planeta y la Diputación de Alicante fallan hoy el premio de novela que lleva su nombre y que está dotado con 45.000 euros.

Fue Azorín, nacido en Monóvar (Alicante) en 1873 y fallecido en Madrid, donde se instaló nada más terminar sus estudios, el que dio nombre a la generación del 98 y uno de los que más luchó por el renacimiento de la literatura española.

Novelista, periodista, ensayista, crítico literario, traductor, viajero, asiduo de la fiesta de los toros y pionero de la afición a la crítica del cine, tomó su seudónimo de un personaje de uno de sus relatos y lo convirtió en su nombre a partir de 1904.

Autor de más de 100 obras, entre ellas, "La Voluntad", "Confesiones de un adolescente", "Castilla", " Los pueblos de Castilla" o "La ruta de Don Quijote", hizo en su juventud gala de un nihilismo existencial, cercano al anarquismo radical, para después, en su madurez, "sentirse" republicano y al final, en su ancianidad, definirse como monárquico y conservador.

Fue cinco veces diputado -entre 1907 y 1919-, y dos veces subsecretario de Instrucción Pública. Durante la I Guerra Mundial estuvo como corresponsal de guerra y obtuvo la Legión de Honor de Francia.

Tras haber proclamado primero su afinidad hacia la dictadura de Primo de Rivera (1923-1930), al llegar la II República se definió republicano y al estallar la Guerra Civil (1936-1939) vivió exiliado en París.

Al terminar en 1939 la guerra regresó a España y desde entonces constituyó un punto de referencia para los intelectuales conservadores, gracias a la ayuda de Ramón Serrano Suñer, entonces ministro del Interior.

Fue presidente del Patronato de la Biblioteca Nacional y en 1963 fue objeto de un homenaje nacional. Azorín dedicó la última etapa de su vida a ver cine y a colaborar como crítico en diarios y revistas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha