eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Una exposición explora la porosidad entre el cine y el arte a lo largo de 120 años

- PUBLICIDAD -
Una exposición explora la porosidad entre el cine y el arte a lo largo de 120 años

Una exposición explora la porosidad entre el cine y el arte a lo largo de 120 años

Caixafórum Barcelona explora en la exposición "Arte y cine" la porosidad entre estas dos disciplinas artísticas a lo largo de 120 años, con una revisión de las distintas etapas del séptimo arte a través de 349 piezas, entre ellas filmes, carteles, pinturas, fotografías y diversos objetos cinematográficos.

La muestra, que estará abierta al público desde mañana y hasta el próximo 26 de marzo, se estructura en nueve apartados, que permiten realizar un travelín por décadas de la historia cinematográfica, desde el cine primitivo hasta el cine digital y la imagen construida.

Los hermanos Lumière aparecen junto a los maestros del impresionismo, Chaplin con los artistas de vanguardia, Dalí con Hitchcock, Jean-Luc Godard con Andy Warhol e Yves Klein, hasta llegar a la época de las instalaciones y del videoarte.

La selección de los materiales, ha explicado hoy en la presentación Ignasi Miró, director del área de Cultura de la Fundación la Caixa, incluye desde filmes, videoproyecciones y videoinstalaciones, pasando por carteles, pinturas, dibujos, grabados y fotografías, hasta distintos objetos, vestidos y libros de artista.

En la exposición se muestran fondos de la Cinémathèque francesa y se ha complementado con varias obras de la colección la Caixa de arte contemporáneo, y con piezas excepcionales de otras colecciones, galerías y museos, como el Museo de Orsay, el Centro Pompidou, el Reina Sofía, el Museo Thyssen, el MACBA y la Fundación Gala-Dalí.

El comisario de la exposición, Dominique Païni, exdirector de la cinemateca francesa y del departamento de Desarrollo Cultural del Centro Pompidou, ha explicado que la muestra se ocupa "de la deuda del cine con el resto de las artes e, inversamente, de la inspiración que el cine ha significado para todas las artes visuales".

El público descubre asociaciones sorprendentes entre nombres esenciales de la historia de las artes visuales y el cine, como Buñuel, Chagall, Chaplin, Cocteau, Dalí, Duchamp, Serguéi M. Eisenstein, Max Ernst, Henri Foucault, Godard, Hitchcock, Yves Klein, Fritz Lang, Fernand Léger, Roy Lichtenstein, los hermanos Lumière, David Lynch, Claude Monet, Eadweard Muybridge, Francis Picabia, Picasso, Ródchenko, José Val del Omar o Andy Warhol.

Ejemplo de esas idas y vueltas entre cine y artes es la búsqueda que el cine hizo de los delirios de los pintores surrealistas, como cuando Hitchcock invitó a Dalí a colaborar en su filme marcadamente psicoanalítico "Recuerda" (Spellbound, 1945), y 40 años más tarde fue un artista, Eduardo Arroyo, quien fue a buscar a Hitchcock en su volumen de litografías en el que realizó un análisis crítico de la construcción narrativa del maestro del suspense.

En el recorrido expositivo se pueden contemplar 349 piezas, de ellas 56 películas o fragmentos, así como 10 videoproyecciones o videoinstalaciones, 203 pinturas, dibujos, grabados y fotografías, y 54 carteles de cine.

Además de mostrar el beneficio estético que todas las artes obtuvieron del cine, especialmente como "impulsor de las vanguardias", esta exposición también se propone ilustrar la continuidad de su vitalidad durante la etapa más reciente, la más contemporánea, desde los años 80 del siglo XX a la actualidad.

A juicio de Païni, "aunque seguramente el cine ha dejado de ser vanguardia a lo largo de los últimos treinta años, sigue estructurando narrativa y estéticamente tanto el videoarte como las instalaciones que se sirven de la imagen en movimiento".

La exposición, añade el comisario, también quiere demostrar que "el cine se puede exponer" gracias a la tecnología digital, que no tan solo ha permitido exponer las películas, que ahora rivalizan en las paredes de los museos con las imágenes inmóviles de la pintura, la escultura y la fotografía, sino que ha dado lugar a "unas obras sorprendentes que el sustrato fotográfico -analógico- del cine no podía conseguir.

Al igual que sucede con el rock y la dicotomía entre Beatles y Rolling Stones, el cine, ha recordado Païni, también tiene su eterno debate entre los hermanos Lumière y Georges Méliès.

El comisario se ha declarado un "profundo lumierista", pues "en el cine de los Lumière se encuentra todo, la ficción, el documental, el sueño, saben dónde poner la cámara, lo cual implica una puesta en escena, y no son unos prestidigitadores", como considera a Méliès.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha