eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

LOS DISCOS DE LA SEMANA

El disco póstumo de Alan Vega y la adaptación de Nietzsche por Laibach

Además de ellos, Fendika, Shabazz Palaces, las reediciones de Television Personalities y la BSO de A Scanner Darkly

- PUBLICIDAD -

Alan Vega

It
Fader
INDUSTRIAL
8/10

Hace justo un año, el 16 de julio de 2016, Alan Vega fallecía de muerte natural en su domicilio de Nueva York a los 78 años. Aunque, como es habitual, en todos los obituarios se destacó su faceta como cantante de los esenciales Suicide, Vega había desarrollado una importante pero discontinua discografía en solitario desde 1980. De hecho, en el momento de su fallecimiento Vega preparaba un nuevo álbum con la ayuda de su esposa Liz Lamere. Llevaban trabajando en él desde 2010 -el último disco de Vega había sido Station, publicado en 2007- y finalmente, un año después, ha visto la luz de forma póstuma.

Cualquiera que esté familiarizado con el trabajo de Alan Vega lo reconocerá de inmediato en It. Ahí se encuentran sus temáticas favoritas, en esencia las imágenes religiosas, una visión apocalíptica de la sociedad americana y referencias constantes a la cultura del rock'n'roll. También los guiños formales de una manera de entender la música que lejos de amansarse con el paso del tiempo nunca dejó de radicalizarse. En ese sentido,  It es uno de los discos más extremos de Vega incluida su aportación como Suicide, con el cantante, compositor y artista plástico bramando hasta la desesperación sobre un colchón de electricidad y material de derribo. Una despedida a la altura de las circunstancias para uno de los grandes indómitos de la música popular reciente.

 

Fendika

Birabiro
Terp
WORLD MUSIC
6/10

Terrie Ex, componente de los míticos The Ex, arrancó hace hace dos décadas un sello llamado Terp que era también una ventana para la música étnica, el free jazz y la improv. No tardó mucho en comenzar a dar cabida dentro del sello a artistas del África subsahariana, lo que se tradujo en discos y colaboraciones tan nutritivas como la de los propios The Ex junto a Getatchew Mkuria en Moa Anbessa, uno de los mejores ejemplos de fusión entre rock occidental y sonidos africanos de las últimas décadas.

Fendika es un grupo etíope al que The Ex también han apadrinado en sus numerosas incursiones europeas. Su líder, Melaku Belay, además de cantar y bailar es uno de los principales responsables de la pervivencia de las músicas autóctonas de su país. Él es director de un club de conciertos en Addis Abeba, la capital de Etiopía. En ese lugar, heredero de la tradición de los Azmaris en los que históricamente se han dado cita los mejores músicos callejeros de la zona, está el germen de este quinteto formado por una vocalista, dos bailarines y dos instrumentistas que tocan el masenqo y el kebero -respectivamente, una suerte de guitarra de una cuerda y un instrumento percusivo similar al tambor-. Con tan limitados recursos, Fendika reivindican la tradición musical del país africano interpretando piezas que han pervivido de generación en generación.

 

Graham Reynolds

A Scanner Darkly (BSO)
Fire / Popstock!
BANDA SONORA
8/10

En 2006 Richard Linklater afrontó el desafío de adaptar al cine A Scanner Darkly (rebautizada al castellano como Una mirada a la oscuridad), la novela de Philip K. Dick que imaginaba un futuro dominado por la subcultura de las drogas. Lo hizo recurriendo a una combinación de animación e imagen real, un experimento que ya había ensayado con éxito en Waking Life. Para la banda sonora del filme recurrió a Graham Reynolds, músico todoterreno que ha firmado óperas, sinfonías, se ha pateado los escenarios con su banda de avantjazz Golden Arm Trio, ha trabajado en teatro y danza, y firmado otras bandas sonoras como la de, sin ir más lejos, Antes del anochecer, también de Linklater.

El trabajo de Reynolds lo reedita el sello Fire, que tras años desarrollando una discografía apabullante en el terreno del pop y el rock se lanza ahora al rescate de bandas sonoras recientes con méritos suficientes para situarse a la altura de algunos clásicos del género. De hecho, la música de A Scanner Darkly ya fue destacada en su día como mejor B.S.O. de la década por la revista Cinema Retro.

La componen veintidós piezas instrumentales interpretadas con ayuda de sus compañeros de Golden Arm Trio y dos colaboraciones a cargo de Jack Dangers y DJ Spooky. A lo largo de algo menos de una hora Reynolds se maneja en un espacio a medio camino de la contemporánea, el post rock y la electrónica, apoyándose en una orquesta casi tanto como en sus compañeros de grupo o en las posibilidades del estudio, siempre con un no-sé-qué amenazador que flota en el ambiente.

 

Laibach

Also Sprach Zarathustra
Mute / [PIAS]
INDUSTRIAL
6/10

"El silencio es peor: todas las verdades que se mantienen en silencio se convierten en veneno". Son las palabras extraídas de Así habló Zaratustra elegidas por los eslovenos Laibach para resumir su acercamiento musical al libro que contiene la esencia del pensamiento de Friedrich Nietzsche. Laibach recibieron el ofrecimiento de musicar la adaptación teatral de Así habló Zaratustra dirigida por Matjaž Berger para el Anton Podbevšek Theatre (APT) de Novo Mesto, Eslovenia. Esta grabación de estudio, que cuenta con la colaboración vocal de Mina Spiler y con la aportación musical de la RTV Solvenia Symphony Orchestra, es el resultado de ese encargo.

Son en total doce piezas que se van hasta casi la hora de duración, en las que estos hijos ilustres del movimiento NSK anteponen la creación de ambientes tenebrosos a la estética industrial, marcial en el tratamiento rítmico, que siempre les ha caracterizado. Incluso la cavernosa e inconfundible voz de Milan Fras se limita aquí a apariciones muy puntuales. Es por eso que no tanto se puede considerar este disco la continuación natural de Spectre (2014) como una muestra de las numerosas e interesantes actividades de la banda que en 2015 ganó la atención de medio mundo por sus conciertos en Corea del Norte.

 

Shabazz Palaces

Quazarz: Born on a Gangster Star / Quazarz vs. The Jealous Machines
Sub Pop / Popstock!
RAP
8/10

Ojo: que el sello de Sub Pop, la discográfica que dio a conocer a Nirvana e inevitablemente vinculamos con las guitarras furiosas, no llame a engaño. Shabazz Palaces es un dúo, también de Seattle, formado por el componente de Digable Planets Ishmael Butler (allí firmaba Butterfly, en ocasiones también lo hace como Palaceer Lazaro) y el multi-instrumentista Tendai Maraire. En líneas generales y tal y como ya demostraron en dos álbumes previos, la suya es una concepción del género transversal, ligada al free jazz y con una visión de la música cercana a lo cósmico.

Quazarz: Born on a Gangster Star y Quazarz vs. The Jealous Machines son dos álbumes gemelos que de forma conjunta cuentan una historia de corte mitológico. Quazarz es un emisario intergaláctico enviado a la Tierra para comunicarse con sus habitantes a través de la música, una excusa para tratar diferentes cuestiones que preocupan a Butler y que van desde la evolución del rap (ascendencia tiene de sobra como para que su opinión sea tenida en cuenta) hasta nuestra excesiva dependencia de la tecnología. De alguna forma recogen el testigo de otros grandes de la música popular afroamericana, de Sun Ra a Drexciya, y además se dejan ayudar para la ocasión por amigos ilustres como Thundercat.

 

Television Personalities

And Don’t the Kinds Just Love It / Mummy You’re Not Watching Me

/ They Could Have Been Bigger than The Beatles / The Painted Word
Fire / Popstock!
POST-PUNK
9/10

En su segunda referencia, el EP Where's Bill Grundy Now?, Television Personalities ya se definían "punks a tiempo parcial". Un posicionamiento comprensible si atendemos a la vasta cultura musical de un grupo que desde el primer momento demostraba tanto interés por la revolución cultural a la que generacionalmente hablando pertenecían (el punk) como respeto otras tradiciones musicales (esencialmente, la psicodelia). De hecho, con el paso de los años, Dan Treacy (cabeza pensante del grupo) se ha convertido en una suerte de Syd Barrett de la generación post-punk, con todos los problemas (mentales, adicciones...) que ello conlleva.

Pese a su aura de grupo de culto, Television Personalities es una de las formaciones más reivindicadas y admiradas de los ochenta, con constantes intentos de reflotar su carrera que han ido desde conciertos de Treacy con músicos más jóvenes (en alguna ocasión con músicos españoles) hasta discos en sellos de prestigio como Domino y Rocket Girl. En realidad la dificultad de trabajar con una persona que definitivamente habita un mundo paralelo ha hecho infructuosos los intentos de reflotar la carrera de la banda. Por si fuera poco, serios problemas de salud han mantenido a Tracy lejos de la música en los últimos años.

Dentro de ese constante proceso de reivindicación de su legado, Fire Records -el sello con el que ya a finales de los ochenta Television Personalities llegaron a publicar un par de discos- reedita ahora en vinilo y CD los cuatro primeros álbumes de la banda británica. Son aquellos que contienen la esencia de su aportación al universo de la música pop, desde el estilo naive de And Don’t the Kinds Just Love It (1981), pasando por el recopilatorio que marca su primera ruptura como banda (irónicamente titulado They Could Have Been Bigger than The Beatles, 1982), hasta el sonido más elaborado y definitivamente psicodélico de The Painted Word (1984). En conjunto estas referencias representan un monumento al sonido lo-fi y también a una forma de hacer desordenada, caótica por momentos, y que sin embargo dio para un puñado de canciones memorables contenidas en estos cuatro discos: I Know Where Syd Barrett Lives, Look Back in Anger, A Picture of Dorian Gray, David Hockney’s Diaries, Painting by Numbers, When Emily Cries...

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha