eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

"La vida es sueño (vv. 105-106)", una esencialización del clásico de Calderón

- PUBLICIDAD -
"La vida es sueño (vv. 105-106)", una esencialización del clásico de Calderón

"La vida es sueño (vv. 105-106)", una esencialización del clásico de Calderón

Madrid, 18 abr (EFE).-Los Teatros del Canal acogen mañana el estreno de "La vida es sueño (vv. 105-106)", de Moma Teatre, una adaptación de Carles Alfaro y Eva Alarte que propone volver a la esencia del texto clásico de Calderón, interpretado por los actores Alejando Saá, Vicente Fuentes, Enric Benavent y Rebeca Valls.

La obra, con escenografía de Felype de Lima, es una versión "fiel" a la poética y a los dilemas filosóficos que el autor plantea en la obra original con el fin de actualizarlas en un viaje al centro de las emociones más íntimas a través de las historias paralelas de los personajes de Segismundo, Rosaura, Clotaldo y Basilio.

Alfaro ha explicado en rueda de prensa que la adaptación, "con un 95 %" de fidelidad al texto original, es una "esencialización" de "La vida es sueño", una obra "inabarcable centrada en lo que conmueve y focalizada a través de cuatro seres humanos que viven conflictos".

Segismundo es un rey, "un personaje de una precocidad enorme", que se lamenta por haber nacido preso entre cuatro muros, aislado e inducido paralelamente por una enseñanza ilustrada de ciencias y matemáticas, herramientas que no puede desarrollar y que le llevan a convertirse en un monstruo sin un atisbo de libertad personal.

Alarte ha destacado que la atemporalidad de los conflictos de los personajes es lo que consigue que el espectador "cuestione los dilemas básicos de todo ser humano" y afirma que el trabajo de actualización ha sido "tanto léxico como sintáctico, pero siempre manteniendo intacta la métrica y la poética de Calderón".

En lo que se refiere a la escenografía, De Lyma ha señalado que el objetivo era "buscar la esencia construyendo una cárcel con un cubo de cinco metros de altura por cinco metros de anchura, en el cuál habitasen los personajes para imitar la simulación porque es un espacio para la experimentación".

"El espacio es esencial porque el aislamiento físico y afectivo se realiza en una celda etérea con la singularidad de que desde fuera vemos lo que pasa dentro, pero desde dentro no podemos observar lo que pasa fuera", confiesa Alfaro.

"En la obra se mantiene toda la sinfonía pero simplemente está interpretada con cuatro instrumentos"; por este motivo es "necesario" ver esta función, "no solo por la parte teatral sino por todo lo que tiene que ver con lo metafísico, las dudas y los conflictos con los que todos nos identificamos", aclara Saá.

Valls cuenta que Rosaura nace "estigmatizada por ser mujer en un mundo de hombres y por no tener un padre reconocido" y que está "encerrada en su cabeza", el habitáculo que comparte con el resto de personajes.

"Carles me está enseñando a ser un hombre, una mujer y un soldado porque Rosaura se convierte en una especie de monstruo entre hombre y mujer e intenta buscar su identidad y su humanidad como ser humano pero se encuentra con su alma gemela, que es Segismundo, convirtiéndose así en una justiciera", ha añadido Valls.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha