eldiario.es

Menú

Marenostrum insiste en celebrar su edición en Alboraia y pide que no se haga política con el festival

La organización vuelve al municipio en el que fue obligado a suspender una edición en verano y denuncia que la asociación Per L'Horta y el grupo municipal de Compromís intentan boicotearlo

- PUBLICIDAD -
Anterior edición del Marenostrum Music Fest

Una de las ediciones del Marenostrum Music Fest

El festival Marenostrum insiste en celebrarse en Alboraia. Pese al varapalo que sufrió este evento el año pasado, obligado a suspenderse horas antes del inicio, los organizadores han decidido volver con más fuerza. Para la próxima edición, de 'Music Fest' pasa a 'Music Experience': nueve días de actividades de aventura, gastronómicas y de ocio más allá de la música, que ocupará dos días del total.

Los promotores eligen de nuevo Alboraia porque, según han estudiado otras experiencias, un municipio del área metropolitana y en primera línea de playa es idóneo para este tipo de festivales. "Hemos aprendido mucho de nuestra experiencia y de otros", aseguran. Además, este año intenta curarse en salud y ha escogido exclusivamente suelo del municipio de Alboraia, con cuyo gobierno se encuentran en sintonía, para evitar que otras administraciones tengan que intervenir.

Pese a la "buena voluntad" que les ha manifestado el Ayuntamiento, los organizadores se están topando con algunos problemas: algunas asociaciones de vecinos rechazan el festival apoyadas por el colectiu Per l'Horta, quien ya se opuso en la pasada edición. Además, el grupo municipal de Compromís también hace oposición. 

La Asociación Cívica de Portsaplaya envió hace unas semanas un comunicado en el que rechazaban la localización del evento, junto al parking del Alcampo No creemos, dicen los vecinos, que " el lugar sea adecuado para una actividad multitudinaria y con música de muchos decibelios durante muchas horas, en la que se estima una asistencia de pago cercana a 20.000 personas al día y no se puede saber cuantos jóvenes más acudirían a los alrededores". Además, aseguraban que los dueños de los supermercados estaban en contra.

Una versión totalmente opuesta es la que ofrece la organización, quienes explican que ya se han reunido con los responsables de Alcampo, Norauto, Leroy Merlín y otras superfícies de la zona de Portsaplaya para pactar compensaciones económicas por el uso del párking como recinto del festival, para que no les suponga pérdidas y que otras asociaciones de vecinos apoyan el festival.

Los organizadores se muestran muy descontentos con las actitudes políticas. Critican que cada administración esgrime unos argumentos cuando ellos, aseguran, están cumpliendo la legalidad. Por un lado, aseguran que la conselleria respalda el festival-aunque en esta ocasión no necesitan sus permisos-, así como la Agencia Valenciana de Turismo -forman parte de la marca paragüas Musix-, y por otro, que los partidos de Alboraia hacen política con el Marenostrum. Salvo Compromís y Podemos -que no tiene representación en el pleno y rechazan abiertamente el festival-, PP y Ciudadanos apoyan el evento en la intimidad "pero lo rechazan por hacer oposición al PSOE", critica la organización. "Nosotros solo pedimos que no hagan política ni con la gente que va al Marenostrum, ni con los que hacemos el Marenostrum".

Para esta edición, la organización deberá compensar a cerca de 500 personas que el año pasado no asistieron al festival por el cambio de ubicación. Según el tipo de entrada que tuvieran (con o sin camping) se procederá al regalo del abono para los 9 días, a descuentos en el precio de las entradas o a la devolución del dinero.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha