eldiario.es

Menú

Alicante se pelea por las calles

Ocupación de Vía Pública dice que "media" entre los afectados y que no está "de parte de nadie" y señala que se ajusta a la ordenanza municipal

Anuncia planes de ordenación en La Explanada, Gabriel Miró y, en 2016, en Labradores, San Isidro y Castaños

Los locales de ocio atraen cada semana a 3.000 personas a la ciudad

- PUBLICIDAD -
La calle San Francisco fue reordenada la pasada legislatura y ahora es conocida como calle de las setas

La calle San Francisco fue reordenada la pasada legislatura y ahora es conocida como calle de las setas Rubèn Peñalba

El Ayuntamiento de Alicante es un “mediador” y no está de “parte de nadie”. Simplemente se trata de aplicar la ordenanza de ocupación de vía pública que aprobó el Partido Popular, según indican desde los departamentos de Urbanismo y Ocupación de Vía Pública.

La ordenanza afecta a las mesas, terrazas y veladores de los locales de ocio del centro tradicional y del casco histórico, que han crecido como setas con la moda del 'tardeo', salir de copas la tarde del viernes y el sábado hasta la tarde-noche.

Mediar y ajustarse a la normativa local es la postura que mantiene firme el equipo de Gobierno a tres bandas, pero que ha situado en el centro del huracán al vicealcalde y concejal de Urbanismo y Ocupación de Vía Pública, Miguel Ángel Pavón, que ha anunciado planes de ordenación y el cumplimiento a rajatabla de la ordenanza municipal.

No obstante, la problemática nace de la ocupación que se hace en calles estrechas del centro. Según la concejalía, se debe dejar el espacio adecuado para el tránsito de los servicios de urgencias en casos de necesidad y hay calles, puntualizan, donde las mesas, ubicadas en el centro, impiden ese acceso.

En el conflicto hay tres patas. La primera la forman Pavón, y el equipo de Gobierno, que apuestan por aplicar la ordenanza y reordenar determinadas calles de la ciudad. Se trata, de hecho, de uno de los puntos del acuerdo de gobierno a tres entre PSPV, Guanyar Alacant y Compromís. Por ello, desde Guanyar se ha subrayado que PSPV y Compromís, pueden “sugerir” pero quien “decidirá” será la formación de izquierdas que lidera Pavón.

Las otras patas de la mesa que cojea son los vecinos, que reclaman paz y tranquilidad y que en algunos casos van de la mano de los comerciantes; y la de los empresarios del sector del ocio, que señalan la necesidad de hacer viables sus establecimientos y que han anunciado movilizaciones en caso de que se cumpla el rumor que habla de una retirada de hasta el 40 por ciento del número de mesas.

Espacios singulares

Desde Urbanismo y Ocupación de Vía Pública la opción es, según han explicado fuentes de la concejalía, ordenar los espacios que “por su singularidad” requieran de “un tratamiento especial”. De hecho, la ley está de parte de los vecinos, que ya han anunciado que si no se regula, acudirán a los tribunales.

Así, se han establecido una serie de planes que se ejecutan o se ejecutarán sobre La Explanada, que según el Consistorio cuenta con el visto bueno de los vecinos y se aprobará en breve; plaza de Gabriel Miró, previsto de aprobación para finales de este mismo mes de diciembre con acuerdo con vecinos y comerciantes; y la problemática de las calles del eje Labradores-San Isidro y Castaños, que se abordará ya entrado el 2016.

Este último espacio, en el entorno de la Concatedral de San Nicolás, es el que genera más conflictos. No en vano, es la que tiene más establecimientos de ocio y aglutina a un mayor volumen de personas los viernes tarde y los sábados. “Es un problema de gestión de tiempos”, han puntualizado las fuentes municipales consultadas, que han señalado el hecho de que esas calles han ido perdiendo comercios tradicionales porque se han perdido clientes.

Los espacios no regulados “se degradan”, agregan al tiempo que matizan que igual que los locales de ocio generan su negocio los viernes y los sábados, los comercios también concentran sus ventas en ese mismo plazo de tiempo y en ese mismo espacio.

Como ejemplo de regulación, desde el Ayuntamiento se habla de la calle San Francisco. La conocida 'calle de las setas' fue un espacio revitalizado que tuvo su plan en la pasada legislatura.

La regulación “favorece” a los vecinos, siguen desde Urbanismo, porque impide molestias por un “mal uso del espacio público”, pero también favorece a los empresarios porque “fortalece el marco de seguridad jurídica”, “combate la competencia desleal” y “reparte el espacio entre los interesados”.

La industria del ocio genera muchos puestos de trabajo y atrae cada fin de semana a unos 3.000 turistas con ganas de pasarlo bien sin miedo a gastar dinero.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha