eldiario.es

Menú

DESALAMBRE

Grecia espera desalojar el campamento de refugiados Idomeni en los próximos diez días

Las autoridades helenas trasladaron ayer a 2.031 refugiados en 42 autobuses hacia centros oficiales en el norte del país

ONG y voluntarios alertan de la falta de información sobre el realojo de los refugiados y su preocupación por las garantías de una acogida digna

- PUBLICIDAD -
Continúa el desalojo del campamento improvisado de Idomeni en Grecia

Fotografía facilitada por la ONG Médicos sin Fronteras que muestra a una niña refugiada durante la evacuación del campo de refugiados de Idomeni, Grecia. EFE

La policía griega retomó este miércoles el desalojo del campamento improvisado de refudiados de Idomeni. Ayer, en la primera jornada del desmantelamiento, las autoridades helenas trasladaron a 2.031 refugiados en 42 autobuses hacia centros de acogida organizados en el norte del país.

Al igual que ayer, también hoy la operación de traslado, que el Gobierno espera concluir en un máximo de diez días, está transcurriendo sin incidentes. La operación se está llevando a cabo con el apoyo de unos 400 efectivos policiales.

Varias voces temen que haya altercados cuando las autoridades procedan al desalojo de las personas que no quieren abandonar en ningún caso la zona, sobre todo, aquellos de las nacionalidades que tienen más complicado acceder al asilo.

Al comienzo de la operación ayer había en el campamento cerca de 8.500 personas, lo que convierten a este asentamiento improvisado en el de mayor población de todos los campos de refugiados en Grecia. En sus momentos más críticos, Idomeni, convertido en símbolo del fracaso de la política migratoria europea, llegó a albergar a 12.000 personas. En las últimas semanas ya habían sido trasladadas a estructuras organizadas unas 2.500 personas.

Los centros oficiales de destino

Los refugiados están siendo llevados a cinco centros situados en las inmediaciones de Salónica, la segunda ciudad más grande de Grecia, y a otros dos localizados también en el norte del país, según las autoridades.

En los centros nuevos hay una capacidad de acogida total para más de 8.000 personas, indican desde la administración griega. Acnur y varias ONG han indicado su preocupación de que estas personas encuentren una acogida digna en los centros helenos, que ya tienen una alta ocupación.

Este martes, las sospechas de los voluntarios y activistas se vieron confirmadas tras comprobar que algunos de los refugiados forzados a abandonar esta madrugada el campamento de Idomeni habían sido trasladados a naves industriales.

La policía había obligado ya el martes a los medios y a los voluntarios que se encontraban en el lugar a abandonar el campamento, y tan solo permitieron a la cadena de televisión pública ERT y a la agencia de noticias griega AMNA permanecer allí para informar sobre el curso del desalojo.

Además, han podido permanecer en el interior del campamento algunas organizaciones humanitarias, como Médicos Sin Fronteras (MSF), con equipos reducidos. En el caso de MSF, mantiene a ocho trabajadores en el asentamiento y ha comunicado "su preocupación por el hecho de que otros servicios esenciales, como la distribución de alimentos, pueda quedar interrumpida".

La organización humanitaria apunta que no se opone al traslado de estas personas, si se ejecuta sin violencia y de manera voluntaria, "siempre y cuando se les proporcionen mejores condiciones de vida y servicios en los nuevos emplazamientos".

También alerta de la falta de información oficial sobre los planes del Gobierno en este desalojo: "No tenemos ninguna información sobre de la disponibilidad de espacio en los lugares donde les llevan. Tampoco de las condiciones en las que están estos campos. De hecho, no tenemos confirmación de adónde les llevarán".

La seguridad y el cuidado de los niños, especialmente los más vulnerables que están solos en el campamento de Idomeni, es la mayor inquietud de Save The Children. La ONg cifra en cerca de 4.000 los menores en riesgo de quedar desprotegidos. "Las autoridades que gestionan el proceso de realojo deben tener en cuenta las necesidades de cada familia y cada niño, que no es nada fácil en un proceso en el que los grupos están siendo recolocados en masa", ha denunciado Amy Frost, responsable del trabajo con refugiados de Save the Children en Grecia.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha