eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Bruselas trabaja con España para buscar "mejor solución posible" a los problemas con Mauritania

La comisaria de Pesca de la Unión Europea, Maria Damanaki, ha repetido este martes a España y otros países afectados por el nuevo acuerdo de pesca con Mauritania que es el "mejor (resultado) posible" que ha podido lograr, aunque ha aceptado retomar el diálogo con los Estados miembros a nivel técnico para buscar "la mejor solución posible" a sus preocupaciones.

- PUBLICIDAD -

En una rueda de prensa ofrecida al término del Consejo de ministros de Pesca de la UE en Bruselas, Damanaki ha confirmado haber recibido una carta firmada por España, Polonia, Portugal, Lituania y Letonia en contra del protocolo que ha negociado en nombre de la UE con las autoridades mauritanas.

"Voy a trabajar con ellos (los Estados miembros) en la mejor solución posible, pero es prematuro hablar de rechazar nada", ha dicho Damanaki, quien ha explicado que va a trasladar a Nuackchot las quejas de la flota comunitaria y ha asegurado que su voluntad es "buscar una solución a las preocupaciones" de los países de la UE.

Fuentes conocedoras del debate entre ministros sobre este punto han explicado que el compromiso de la comisaria se refiere a explorar en el grupo de trabajo del Consejo "para saber si se pueden cambiar algunas condiciones y qué condiciones serían éstas".

En el caladero mauritano faenan diez Estados miembros, de los que cinco, entre ellos España, han firmado una carta en la que se hacen eco de las críticas del sector que considera "inviable" el acuerdo tanto en lo económico como en lo técnico.

Damanaki, con todo, ha recalcado que el protocolo es "el mejor posible dadas las circunstancias", no en vano las negociaciones se han extendido más de un año con hasta siete rondas de contactos, y ha señalado que el régimen pesquero acordado incluye dos elementos nuevos para atender las preocupaciones de la flota.

En concreto, la comisaria se ha referido a una salvaguarda que permitiría a la Unión Europea pagar "únicamente por lo pescado", frente a los 70 millones de euros por año acordados a priori, y otra que abriría la pesca a los cefalópodos --que inicialmente han quedado excluidos-- si se aportan datos científicos que avalen que los stocks de pulpo no están en riesgo.

La carta promovida por España también ha sido firmada por Portugal, Polonia, Letonia y Lituania, aunque en el caladero afectado también tienen actividad Francia, Alemania, reino unido, Países Bajos y Grecia, aunque alguno de ellos tan solo con un buque.

Según fuentes europeas, durante el debate entre ministros, Grecia también se ha pronunciado para decir que no ve "equilibrado" el protocolo y Reino Unido y Países Bajos se han expresado de manera "más general" respecto a que los acuerdos pesqueros han de ser "viables".

El ministro chipriota y presidente de turno del Consejo, Sofoclis Aletraris, ha querido matizar las palabras en rueda de prensa de la comisaria para destacar que España "no ha está solo" en sus quejas y que "es el Consejo quién decide" sobre este tipo de acuerdos.

Una vez negociado el protocolo entre Bruselas y las autoridades mauritanas, es necesario el visto bueno del Consejo y de la Eurocámara para su entrada en vigor.

Por su parte, el ministro español, Miguel Arias Cañete, ha valorado al término del encuentro que Damanaki haya mostrado disposición para "iniciar un diálogo en el consejo" a raíz de la carta de cinco países y tras constatar las quejas del sector, que sólo ha renovado "el 27 por ciento de las licencias".

Arias Cañete ha sostenido que "todas las flotas afectadas consideran que las condiciones no son las adecuadas" y que son necesarios "esfuerzos para mejorar" la situación. El ministro ha explicado que no hay fecha para los trabajos en el seno del Consejo ni para llevar el acuerdo al voto de los 27, pero ha confiado en que se avance "en el próximo mes".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha