eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La crisis de Fagor podría cerrar la empresa Grumal de Azpeitia (Gipuzkoa)

- PUBLICIDAD -
Los empleados de Edesa encerrados dicen no perder la fe en la cooperativa

Los empleados de Edesa encerrados dicen no perder la fe en la cooperativa

La grave crisis que atraviesa Fagor Electrodomésticos, que se agarra aún a la búsqueda de una cada vez más improbable financiación, podría implicar el cierre de la firma Grumal de Azpeitia (Gipuzkoa), dedicada a la fabricación de muebles de cocina, que fue adquirida por la cooperativa vasca en 2005.

Fuentes de Fagor Electrodomésticos han asegurado hoy a EFE que esta emblemática cooperativa, actualmente en preconcurso de acreedores, mantendrá la búsqueda de financiación hasta "el último minuto", aunque se antoja cada vez más imposible, ya que el plazo máximo del que dispone es de "siete días".

Las consecuencias de la posible caída de Fagor Electrodomésticos, que cuenta con 5.600 empleados en el mundo, de ellos 2.000 en Euskadi, salen a la luz diariamente, ya que al encierro indefinido que celebran los trabajadores de Edesa de Basauri (Bizkaia), se suma la concentración que han celebrado este mediodía en Azpeitia (Gipuzkoa) medio centenar de empleados de Grumal.

Fagor Electrodomésticos alcanzó en 2005 un acuerdo con la multinacional norteamericana Masco Corporation para adquirir por 18 millones de euros el Grupo Grumal, uno de los principales fabricantes de puertas y componentes de muebles de cocina de España.

Los empleados de esta firma han querido salir hoy a la calle para expresar su temor ante el cierre de Grumal en el caso de que Fagor Electrodomésticos presente el concurso de acreedores.

Desde Fagor Electrodomésticos se han limitado a aclarar a EFE que Grumal se encuentra en fase de preconcurso de acreedores desde el pasado 18 de octubre, cuando la matriz se acogió a esta figura.

Han señalado asimismo que, "como parte íntegra de Fagor Electrodomésticos, la compañía está trabajando en un plan de continuidad que permita mantener las áreas de actividad más rentables de Grumal, con el objetivo de salvaguardar el mayor número de trabajadores posible".

Desde Grumal, Josu Galarraga (ELA) y Andone Arrieta (LAB) han sido los encargados de hacer declaraciones a los periodistas durante la concentración celebrada este mediodía en Azpeitia (Gipuzkoa), que ha tenido lugar frente a una sucursal de Laboral Kutxa, entidad del Grupo Mondragón, tras una pancarta con el lema "Fagor-MCC. No cerrar Grumal".

Galarraga ha recordado que el acuerdo de compra de Grumal por parte de Fagor Electrodomésticos preveía "la cooperativización" de la empresa, proceso que, a día de hoy, todavía no se ha hecho realidad.

Ha precisado que en la planta de Azpeitia hay 95 trabajadores con contratos indefinidos, a los que se suman otros 53 empleados reubicados en distintas plantas de Fagor, a los que se da el tratamiento de "socios de duración determinada", cuyo contrato expira el 31 de diciembre y que tendrían que regresar entonces a Grumal.

"La gran incógnita que tenemos es que no sabemos si Grumal a 31 de diciembre va a existir o no, si estará en concurso o liquidación", ha añadido Galarraga, quien ha denunciado la total falta de información en la que se encuentran los afectados.

Ha comentado que, antes de que la Corporación Mondragón negara a Fagor Electrodomésticos los 170 millones de euros que precisa, la cooperativa vasca les comunicó que estaba elaborando un plan de viabilidad que contempla ocupar a unos 40 trabajadores de Grumal, pero tampoco se aclaró qué se pensaba hacer con el resto.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha