eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Renfe recoloca en una fundación al responsable de su división de Viajeros tras ahogarla en pérdidas

Alberto García se marchó de la división más potente del operador en noviembre, cuando perdía 114 millones, un 133% más

La agresiva política tarifaria de la empresa pública, el ERE, el canon y el coste de explotación del AVE empañan el aumento de pasajeros del 30% en la alta velocidad

El directivo, nombrado gerente de la Fundación de los Ferrocarriles Españoles, fue cesado en 2003 por el fiasco del AVE Madrid-Lleida con Álvarez-Cascos en Fomento

21 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Antigua estación de Delicias, en Madrid, gestionada por la FFE. Foto: Fundación de los Ferrocarriles Españoles

Antigua estación de Delicias, en Madrid, gestionada por la FFE. Foto: Fundación de los Ferrocarriles Españoles

En noviembre de 2011, con el PSOE a punto de ser desalojado del poder, las cuentas de Renfe Operadora arrojaban unos beneficios de 45,18 millones de euros. El PP arrasó poco después, Ana Pastor se hizo cargo de Fomento y puso al frente de Renfe Viajeros a un viejo conocido de la casa, Alberto García Álvarez, mientras que para la presidencia de Renfe nombró a Julio Gómez-Pomar, hoy secretario de Estado.

García Álvarez dimitió en noviembre, y ha mediados de este mes se conocía su nueva ocupación: gerente de la Fundación de los Ferrocarriles Españoles (FFE).

Noviembre de 2014 es el último mes del que se tienen noticia de la cuenta de resultados de Viajeros a la espera de liquidar las cuentas finales de todo el ejercicio pasado. Y el resultado acumulado hasta ese mes es absolutamente desolador para Renfe: 113,17 millones perdidos en los once primeros meses del año pasado, de acuerdo con las cuentas a las que ha tenido acceso eldiario.es.

Esa es, entre otras, la obra de Alberto García, además del aumento de pasajeros del 30% gracias a los descuentos masivos de precio en los trenes de alta velocidad: más pasajeros y unas pérdidas descontroladas, un 133% superiores a las del mismo periodo del año anterior.

Siempre de acuerdo con el balance de cuentas acumulado al que ha tenido acceso este diario, las principales pérdidas para Renfe Viajeros emanan de varias fuentes: el canon a pagar a Adif es un 21% superior del que se abonaba en 2013 (605 millones frente a 497); el coste de explotación, es decir, la energía de tracción que necesitan los trenes, especialmente los de alta velocidad, subió un 6%; y en el capítulo de Personal y en el Plan de Recursos Humanos (en 2014 se realizó un ERE) los gastos también se dispararon mientras los ingresos del AVE subían moderadamente, un 8% interanual.

En 2013, Alberto García fue uno de los principales valedores de los descuentos masivos en los billetes del AVE, una medida anticipada por la ministra de Fomento en diciembre de 2012: “El AVE es rápido y eficaz, pero hay muchas personas que no han ido nunca en él porque todavía es muy caro”, dijo entonces Pastor.

En los últimos dos años, no pocos altos directivos confiesan en privado su hartazgo de ver titulares resaltando las ganancias de pasajeros al tiempo que observan cómo las cuentas de Renfe Viajeros están cada vez más maltrechas. “Quizás no fuera ese el objetivo de Fomento, sino demostrar que los trenes no son rentables ni aunque vayan llenos”, comenta con sorna un alto cargo que pide el anonimato. El objetivo final que implícitamente acompaña la reflexión de este directivo es el afán privatizador de Fomento.

El PP va a culminar su etapa de gobierno sin haber conseguido encauzar la liberalización del tren de viajeros. De acuerdo con las últimas informaciones, el canon que los operadores pagan a Adif quedará rebajado para que les salga rentable competir en un sector que no arroja beneficios en ningún país del mundo.

La Unión Europea ya no anima a dar entrada a los actores privados como hacía durante la pasada legislatura (2009-2014). Cada país ahora puede decidir, libre de presiones comunitarias, si abre o no a la competencia el transporte ferroviario de pasajeros. España es uno de los países que más está apretando el paso frente a la negativa de Francia (SNCF) o Alemania (DB) por abrir sus operadores.

Exfalangista en sus años mozos

Siempre vinculado al PP, Alberto García, es un viejo conocido en Renfe que ahora regirá los destinos de la fundación. Fundada en 1985 y gestionada por un amplio patronato en el que predominan Fomento, Renfe y Adif, la Fundación de los Ferrocarriles Españoles se dedica al estudio y la divulgación de la historia del tren en España y gestiona los museos dedicados a este transporte, que incluyen un vasto patrimonio ferroviario. Cuenta con un centenar de trabajadores.  

En 2003, García fue fulminado por el entonces ministro de Fomento Francisco Álvarez-Cascos siendo director de explotación del Gestor de Infraestructuras Ferroviarias (GIF), ente que luego se convirtió en Adif. El motivo fue la desastrosa inauguración del AVE Madrid-Lleida, que conectaría con Barcelona en diciembre de 2007. Las obras de este trayecto se demoraron nueve meses, y en su presentación se realizaron una serie de viajes promocionales con personalidades de alto rango durante los cuales se detectaron graves fallos en el sistema de señalización que pusieron en riesgo la seguridad de los pasajeros.

Tras su despido, García, que en 1979 (con 24 años) fue candidato al Senado por el falangista Movimiento Nacional antes de refugiarse en los trenes, ya pasó por la Fundación de los Ferrocarriles durante la mayor parte del mandato de Zapatero. Ahora vuelve como gerente.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha