eldiario.es

Menú

EXTREMADURA

El SES cortará un tratamiento antialérgico del Hospital de Plasencia por falta de espacio

Decenas de pacientes han sido informados por los facultativos de que a partir del 1 de marzo se suspende el tratamiento

- PUBLICIDAD -
Miguel Izquierdo

Miguel Izquierdo, uno de los pacientes afectados

La Unidad de Alergología del Hospital Virgen del Puerto de Plasencia dejará de administrar, a partir del primero de marzo, el fármaco omalizumab (Xolair) a las decenas de pacientes que venían recibiendo este tratamiento Se utiliza para combatir el asma alérgica grave y la denominada urticaria crónica espontánea, UCE, tanto en adultos como en adolescentes que no responden a dosis aprobadas de antihistamínicos por lo que tienen limitadas alternativas terapéuticas.

Los enfermos que reciben este tratamiento en la Unidad de Alergología del Hospital de Plasencia se enteraron de la suspensión por una nota de la propia unidad en la que los facultativos informan de que, a partir del día uno de marzo, se verán obligados a suspender la administración del Xolair “ por no disponer de un espacio adecuado que cumpla con los mínimos de calidad y seguridad para el paciente”. Será una especie de sala de reposo en la que permanecer unas dos horas en previsión de reacciones al medicamento, hasta volver a pasar por la consulta antes de poderse ir a casa.

La Unidad de Alergología les ha informado, asimismo, de que queda a la espera de que le sea facilitado dicho espacio lo antes posible. Además, explica en la nota entregada a lo pacientes que tampoco pueden derivarlos a otros hospitales para que prosigan con la terapia, permaneciendo a la espera de que haya nueva orden de la dirección del Hospital de Plasencia que dé una solución al problema.

La habilitación de un espacio adecuado que cumpla con mínimos de calidad y seguridad viene impuesta por la necesidad de que los pacientes, que acuden para recibir la dosis de Xolair, puedan permanecer en observación durante unas dos horas, tras las cuales vuelven a pasar por la consulta, vistas las posibles reacciones que puede llegar a provocar el medicamento. Hasta la fecha se quedaban en las zonas de espera o pasillos del edificio anexo de consultas del Hospital.

Tras conocer la suspensión, las reacciones contrarias de algunos enfermos no se han hecho esperar. A la reclamación a la dirección del centro hospitalario de Plasencia urgiéndole que adecue un espacio para poder reanudar el tratamiento, se suma el argumento de la necesidad de la continuidad, dada mejora de la calidad de vida registrada por los pacientes.

A las reclamaciones al Servicio de Atención al Paciente presentadas la pasada semana, se ha unido esta mañana una más, de tipo colectivo, en la que exponen al dirección del Hospital la necesidad de “tener una sala adecuada a nuestras necesidades ya que llevamos mucho tiempo atendidos en los pasillos o en las salas de espera” que están realizando otras funciones.

La Junta de Extremadura se ha limitado a informar, citando a la Gerencia de Salud de Plasencia que el medicamento no se ha dejado de administrar desde 2007.

“Nosotros no tenemos nada en contra del equipo de profesionales de la Unidad de Alergología, que nada tiene que ver con este problema y queremos que quede claro, porque consideramos responsables de la situación a la dirección del centro que no atiende la habilitación de ese espacio”, declaró Miguel Izquierdo Palacios, enfermo de asma, que habló en nombre de los reclamantes. Éste cifra en unas 50 personas las que reciben este tratamiento en el hospital de Plasencia alguna de las cuales llegan a ir cada 15 días para recibir, como es su caso tres inyecciones.

Además se da la circunstancia de que el Hospital ‘Virgen del Puerto’ administra este fármaco desde hace unos ocho años, ya que formó parte de los ensayos previos a su aprobación -hace un año- por la administración sanitaria. “Fue el doctor Ancillo quien lo trajo”, recuerda Miguel Izquierdo que recalca el cambio de vida y la notable mejoría que le ha supuesto. “Si no vuelven a ponérmelo, no seré nadie, ni podré hacer una vida medianamente normal, ni podría salir de casa”. Y apunta que “ fuimos conejillos de indias y, si esto no hubiera resultado, nos habría ido mal a todos y ahora llegamos a esta situación”.

Abel Izquierdo, portavoz municipal de IU si tiene claro que todo se debe a los recortes y a falta de voluntad política por solucionar el caso puesto que la dirección del centro conoce la petición de habilitar una sala de observación hace tiempo. “Yo creo que hay una intención para hacer que la ciudadanía pague con sus problemas las consecuencias de unas decisiones desastrosas que se han tomado en el país”.

Comercializado bajo la marca Xolair, de los laboratorios Novartis, se trata de un fármaco caro, ya que cada dosis inyectable de 150 miligramos tiene un precio de laboratorio de cerca de 400 euros. Es justo la mitad de prescripción señalada por el laboratorio como efectiva contra la UCE en adultos, tal y como reflejaron los ensayos de efectividad, previos a su aprobación por las autoridades sanitarias europeas. Este medicamento alternativo a los antihistamínicos fue autorizado por la Unión Europea a primeros de marzo del año pasado

La UCE se define como una enfermedad cutánea impredecible y debilitante que causa un intenso picor acompañado de la aparición espontánea y recurrente de habones o ronchas e hinchazón o angiodema en diversas zonas cuerpo del enfermo, con un impacto negativo sobre la calidad de vida del mismo

 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha